eldiario.es

Menú

La ULL podría perder a 26 investigadores si no consigue financiación estable

El centro de investigación biomédica del centro académico tinerfeño reclama una línea financiera básica y mayor definición administrativa.

- PUBLICIDAD -
Foto de familia de los participantes en la reunión del comité director del proyecto europeo Imbrain.

Foto de familia de los participantes en la reunión del comité director del proyecto europeo Imbrain.

El comité director del proyecto europeo Imbrain del Centro de Investigaciones Biomédicas (CIBICAN) de la Universidad de La Laguna, financiado con más de 4 millones de euros por la Unión Europea, celebró este martes 17 de febrero una reunión en un hotel de Santa Cruz de Tenerife, donde se advirtió del peligro que corren 26 investigadores si este centro investigador no encuentra una línea de financiación estable.

Este comité está compuesto por representantes de la propia universidad anfitriona, expertos internacionales en transferencia tecnológica, gestores de la propiedad intelectual, técnicos en capital riesgo y científicos de prestigiosos centros de investigación europeos y norteamericanos.

Los miembros del grupo tuvieron la oportunidad de escuchar las conclusiones del comité de innovación que se celebró el día antes, y que estuvo presidida por el vicerrector de Investigación e Internacionalización de la Universidad de La Laguna, Rodrigo Trujillo.

El comité de innovación analizó la estructura necesaria para que la transferencia del conocimiento biomédico del CIBICAN sea efectiva, así como los procedimientos adecuados para la gestión de la propiedad intelectual y la generación de impacto social. También se expusieron las oportunidades de financiación en el programa Europeo Horizonte 2020.

Buena parte de la jornada de ayer se dedicó a escuchar los puntos de vista y análisis de los expertos en biomedicina y transferencia de tecnología de otros centros de investigación, un panel que, según Rafael Alonso Solís coordinador del proyecto Imbrain, “pocas universidades españolas tiene”.

Globalmente los objetivos del proyecto se están cumpliendo con un alto grado de satisfacción, y así lo manifestaron en sus conclusiones. Sin embargo, los mismos expertos identificaron algunas debilidades que tiene que solventar en los próximos meses para que pueda seguir haciendo “buena ciencia”, capaz de producir un impacto en la sociedad, en términos de beneficios hacia los pacientes y generación de empleo de calidad.

Alonso Solís manifestó a la finalización de esta reunión que “para que CIBICAN pueda cumplir su misión de hacer buena ciencia en biomedicina y que ésta repercuta en la sociedad, en primer lugar necesita una estructura legal que le dé autonomía”.

En la actualidad es un estamento que depende la Universidad de La Laguna sin una definición administrativa clara. Todos los expertos del exterior coinciden en que se debe solucionar este limbo. “En este sentido, en las próximas semanas llegaremos a un acuerdo entre Universidad, Cabildo y Gobierno de Canarias para solucionar este problema”, adelantó.

El comité también alertó del problema de que todo el esfuerzo que se ha realizado en los últimos años caiga en saco roto por la falta de una línea de financiación estable que debe llegar, según los técnicos, de las administraciones locales y regionales.

“Hemos contratado a 26 investigadores que dentro de un año se quedarán en la calle si el Cabildo de Tenerife o el Gobierno de Canarias no lo remedian. Hemos realizado el esfuerzo de captar este capital humano con fondos europeos y corremos el riesgo de que todo este trabajo quede en nada si no llegan nuevos fondos”, añadió Alonso Solís.

En este sentido, el comité internacional de expertos echó en falta una línea de financiación básica que pueda sostener el día a día del CIBICAN, y que garantice la estabilidad laboral y científica de los investigadores, que ya están realizando avances importantes en diferentes campos de la biomedicina.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha