Buena acogida de las propuestas laborales

El Gobierno ha planteado a los agentes sociales (empresarios y sindicatos) en el documento de propuesta de reforma laboral la posiblidad de incorporar modificaciones en el contrato indefinido de fomento del empleo (que tiene un despido más barato) para ampliar su utilización, así como reforzar la actual contratación a tiempo parcial.

Así lo anunció este viernes en rueda de prensa en la Moncloa el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien abrió la puerta a cambios en el uso de este contrato, cuya indemnización por despido improcedente es de 33 días por año trabajado, de forma que su utilización por parte de las empresas se pueda extender y se abra a más colectivos que los actuales.

"Hay que usar todo su potencial", señaló Zapatero, quien, sin embargo, dejó claro que no habrá pérdida de derechos de los trabajadores en las indemnizaciones por despido y que no se ha planteado ninguna propuesta nueva de contratación.

Actualmente, el empresario puede efectuar este contrato con jóvenes parados de entre 16 y 30 años, trabajadores en desempleo mayores de 45 años, personas con discapacidad, desempleados que lleven inscritos en las oficinas de empleo al menos durante seis meses ininterrumpidos, y mujeres en paro cuando se contraten para prestar servicios en profesiones u ocupaciones con menor índice de empleo femenino.

Asimismo, el contrato de fomento del empleo estable, creado en la reforma de 1997, puede aplicarse a aquellos trabajadores que, en la fecha de celebración del nuevo contrato, estuvieran empleados en la misma empresa mediante un contrato temporal celebrado con anterioridad al 31 de diciembre de 2007.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insistió este viernes en que la propuesta de reforma laboral presentada a los agentes sociales es un "marco abierto y negociable" para fomentar la contratación indefinida que no contiene medidas para abaratar los costes del despido, e insistió en que las propuestas del Gobierno no supondrán "una pérdida de derechos para los trabajadores".

En este sentido, explicó que el documento no prevé la creación de nuevas figuras contractuales en el mercado de trabajo, sino la reforma de algunas de las existentes con el objetivo de "aprovechar cuando antes la vuelta al crecimiento económico para crear empleo".

Durante su intervención, Zapatero detalló que el documento entregado a los agentes sociales incluye ochos líneas de actuación que el Gobierno considera necesario abordar.

El documento contempla también la posibilidad de usar la reducción de jornada como ajuste temporal de empleo, reducir los contratos temporales, aumentar el uso del contrato a tiempo parcial y crear un plan extraordinario de empleo para jóvenes de hasta 24 años.

La CEOE ve ''positiva'' la reforma laboral

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, calificó este viernes de "positiva" la reforma laboral propuesta por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a los agentes sociales, ya que cree que "va en la buena dirección" para una reforma que considera "imprescindible".

En rueda de prensa en la Moncloa, Díaz Ferrán explicó que la propuesta planteada por el Gobierno contiene líneas básicas sobre temas concretos que deberán abordar sindicatos y empresarios en la mesa del diálogo social.

El presidente de la CEOE afirmó que el documento trata sobre la reducción de la dualidad, fomentar la contratación indefinida y a tiempo parcial, mejorar la contratatación de los jóvenes y reformar las bonificaciones a la contratación, entre otras cosas. Sin embargo, no ha concretado ninguna de las propuestas.

Díaz Ferrán avanzó que se iniciará de forma inmediata un "diálogo tripartito constructivo y leal para poder llegar a un acuerdo lo antes posible". Por ello, apostó por desarrollar este proceso de diálogo "de manera rápida" y "con profundidad".

Por su parte, el presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, cree que con estas medidas propuestas por el Gobierno se da "un paso importante hacia adelante".

"Creo que debemos tomar un camino rápido de acuerdos. El Gobierno ha hecho un esfuerzo importante. Este documento es un principio y un esbozo de por dónde debe ir la negociación. Empresarios y sindicatos estamos de acuerdo en empezar a negociar pronto, marcando los tiempos y teniendo en cuenta no repetir la experiencia anterior que nos llevó a una ruptura en la negociación y el actual entorno de crisis", señaló en su comparecencia, en solitario y posterior a la de Díaz Ferrán.

Bárcenas explicó que la propuesta entregada por el Gobierno a los agentes sociales es un documento "genérico donde cuesta trabajo encontrar temas puntuales". La palabra despido como tal no está en el documento, pero hay reformas importantes", dijo Bárcenas en contestación a la prensa, y dejó claro que el diálogo social se va a reanudar "inmediatamente".

Además, Bárcenas pidió que en el marco de la negociación, se den instrumentos al ICO para apoyar a las empresas y que bancos y cajas se impliquen más en la financiación de pymes y autónomos.

Los sindicatos dicen que es una propuesta ''flexible y discuttible''

Los secretarios generales de UGT y CC.OO., Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, aseguraron este viernes que la propuesta de reforma laboral presentada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no contiene un nuevo modelo de contrato que implique un abaratamiento del despido, sino la apuesta por una mejor utilización del actual marco de contratación.

En rueda de prensa conjunta en el Palacio de La Moncloa, Méndez afirmó que en la reforma del mercado de trabajo planteada por Zapatero no hay un "giro brusco", como en materia de pensiones, y supone una propuesta "flexible" y "discutible".

El líder de UGT desveló que el presidente del Gobierno subrayó a los agentes sociales la necesidad de alcanzar un "consenso nacional" en materia de reforma laboral, a lo que Méndez se mostró confiado.

En este sentido, indicó que UGT tiene la voluntad de abordar un proceso para contribuir a facilitar el empleo de los jóvenes, mejorar la calidad del empleo o la intermediación laboral, entre otros temas, para enviar un mensaje de confianza a la sociedad.

Méndez indicó que "de una lectura superficial" podía deducir que el documento presentado por Zapatero a sindicatos y empresarios "tiene un alcance suficiente en epígrafes", a la vez que "flexibilidad para hablar sin condicionantes".

No obstante, criticó que el contexto social de la negociación es "complicado" debido a las propuestas del Gobierno sobre reforma de las pensiones.

Por su parte, el líder de CC.OO. también insistió en que "la primera impresión" tras leer el texto entregado por Zapatero es que "los elementos más conflictivos que han ido aflorando los últimos días no están explicitados en este documento".

Por ello indicó que la propuesta del Gobierno es "discutible", no tiene un plazo de tiempo concreto para cerrar un acuerdo, aunque esperó que sea corto, y formará parte de un proceso de negociación entre todas las partes.

Toxo dijo que buena parte de las cuestiones incluidas en la propuesta del Gobierno ya formaban parte del temario que la comisión del seguimiento del diálogo social marcó en la reunión de enero en el Ministerio de Trabajo.

Además, explicó que se dan las condiciones para abrir una negociación, que quiso desligar del "desacuerdo fuerte" en materia de pensiones.

Toxo subrayó que, después de su primera lectura, el documento del Gobierno no hace referencia a una nueva modalidad de contratación o sobre el coste del despido, y sí se refiere a una propuesta sindical, la del llamado 'modelo alemán', "que supone una apuesta por la reducción de la jornada para intentar sostener el empleo".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats