El colegio Heidelberg ficha como director a un exconcejal de Vox en Paracuellos de Jarama

Canarias Ahora

0

Considerado el mejor colegio privado de Canarias en muchos de los ránkings publicados, el Heidelberg, en Las Palmas de Gran Canaria, no logra sacudirse la polémica desde que su consejo de administración tomara la sorprendente (y escasamente explicada) decisión de destituir a su director los últimos 14 años, Miguel Ángel Montenegro. Siete meses después de dejar vacante ese puesto, ahora se ha sabido que el nuevo “director titular” del Heidelberg es Ignacio Hernández Antón, que fuera concejal de Vox en Paracuellos de Jarama (Madrid) en el mandato que comenzó en 2019 y concluye el próximo mes de mayo. Hernández Antón no ha querido contestar a las cuestiones planteadas por este periódico a través de una llamada de teléfono, un correo electrónico y un mensaje de WhatsApp.

Mutismo en el colegio Heidelberg ante la destitución por sorpresa de su director

Más

“Este colegio no puede estar dirigido por un socialista”. La frase es atribuida a uno de los vocales del consejo de administración del Heidelberg, el empresario Óliver Alonso, que la pronunció en diversas ocasiones, una de ellas ante el destituido director, y que madres y padres del centro recuerdan ahora al conocer el fichaje de una persona políticamente vinculada a la extrema derecha de Vox. De Miguel Ángel Montelongo no se conoce militancia política ni ha ocupado cargos políticos en su vida. Sí su esposa, la dirigente socialista Elena Sáinz Peláez, actual alto cargo de la Consejería de Economía del Gobierno de Canarias.

La elección de Ignacio Hernández Antón fue llevada a cabo a través de una consultora especializada en selección de profesionales. Para ello, el consejo de administración del Heidelberg hizo el encargo a Carmen Sánchez, una coach valenciana vinculada a la empresa Domingo Alonso Group, del que es presidente Óliver Alonso, a la que presta esos mismos servicios recurrentemente. Nadie en el colegio facilitó el nombre del elegido hasta que su contrato estuvo firmado el pasado 12 de diciembre.

Se desconoce, porque nadie contesta a las preguntas de este periódico, si pesaron más o menos los criterios de militancia política del nuevo director, o su último destino en el colegio San Patricio, de Madrid, de donde salió traumáticamente después de que algunos padres se quejaran a la dirección de que sus hijas eran objeto de adoctrinamiento en las aulas mediante comentarios misóginos. “Aplicaba el ideario de Vox” lo que ni siquiera está admitido en un colegio con fuerte presencia de padres y madres de derechas donde han estudiado ilustres alumnos como los hijos de la infanta Elena y Jaime de Marichalar. Eso le condujo a perder su puesto de trabajo, aseguran fuentes cercanas a la dirección del colegio San Patricio.

Sí que está confirmado que en la información que se fue haciendo pública durante el proceso de selección se ocultó su participación en política durante al menos un año en el ayuntamiento de Paracuellos de Jarama como concejal de Vox, que obtuvo dos actas en 2019. Hernández fue de número dos en la candidatura que encabezó un tinerfeño, el ingeniero aeronáutico Víctor Acosta. Sí se destacaron otros méritos, como el de haber trabajado en BMW Ibérica y General Motors. “Me presenté por hacer un favor a un amigo”, ha comentado en el colegio Ignacio Hernández cuando ha salido a colación su carrera política.

La falta de información sobre el nuevo director llevó a algunos padres inquietos a buscar  sus antecedentes en Internet, no sin dificultades porque la presencia de Ignacio Hernández Antón fue concienzudamente eliminada en las redes sociales. Solo el acta de constitución de la Corporación de Paracuellos de Jarama, en junio de 2019, a la que ha tenido acceso este periódico, da cuenta de su existencia. A ese consistorio han consultado padres y madres del Heidelberg hasta confirmar que se trata de la misma persona que ahora dirige el centro. Algunas personas preguntadas por este periódico han indicado que Hernández incluso ha cambiado su aspecto personal. No hay confirmación de tal extremo por la imposibilidad de contrastar fotografías que puedan corresponder inequívocamente a él dado el borrado que se ha hecho de su existencia en la Red.

Desde que se produjera la destitución de Miguel Ángel Montenegro como director, el colegio Heidelberg no ha superado las convulsiones internas. La última junta general de accionistas (formada por los padres y madres más algunos padres y madres de otras épocas que conservan sus acciones) fue un ejemplo elocuente de esas convulsiones. Se votaba, entre otras cosas, la renovación de dos vocales del consejo de administración, entre ellos Magüi Melián, mano derecha de Óliver Alonso en el grupo Domingo Alonso (importador de Volkswagen y Audi, entre otras marcas), lo que el consejo de administración logró sacar adelante gracias a los votos delegados que consiguió que muchos accionistas firmaran con antelación. La tensión afloró, sin embargo, cuando un accionista pidió que se votara la destitución de todo el consejo de administración, lo que fue denegado por el presidente de ese órgano, el notario Miguel Ramos Linares, alegando que ya había sido levantada la sesión y acabada la reunión.

Algunos padres se están organizando para impugnar esa junta y poder convocar otra en la que se pueda abordar ese asunto.

Mientras tanto, el colegio continúa operando con relativa normalidad, relatan algunas fuentes, pero no sin ciertas tensiones de índole laboral con el nuevo director, que ha impuesto nuevas normas sobre bajas médicas que están chocando con el personal.

El director sustituido, Miguel Ángel Montenegro, se dedica a dar sus clases de matemáticas tras 14 años al frente del centro, uno de los referentes educativos de España.

El impulsor del relevo en la dirección del Heidelberg, Óliver Alonso, continúa con su proyecto de crear una universidad privada en Gran Canaria, la Universidad de las Hespérides, cuyo consejo asesor preside él mismo. Su filosofía se basa en “el individuo”: “Creemos firmemente en el poder del individuo para transformar el mundo. Por eso queremos facilitarte herramientas que potencien tus habilidades creativas, colaborativas e innovadoras para lanzar proyectos transformadores (...) Nos apasiona la idea de mejorar el mundo y queremos potenciar el talento de cada individuo para lograrlo”.

Considerado el mejor colegio privado de Canarias en muchos de los ránkings publicados, el Heidelberg, en Las Palmas de Gran Canaria, no logra sacudirse la polémica desde que su consejo de administración tomara la sorprendente (y escasamente explicada) decisión de destituir a su director los últimos 14 años, Miguel Ángel Montenegro. Siete meses después de dejar vacante ese puesto, ahora se ha sabido que el nuevo “director titular” del Heidelberg es Ignacio Hernández Antón, que fuera concejal de Vox en Paracuellos de Jarama (Madrid) en el mandato que comenzó en 2019 y concluye el próximo mes de mayo. Hernández Antón no ha querido contestar a las cuestiones planteadas por este periódico a través de una llamada de teléfono, un correo electrónico y un mensaje de WhatsApp.

Mutismo en el colegio Heidelberg ante la destitución por sorpresa de su director

Más

“Este colegio no puede estar dirigido por un socialista”. La frase es atribuida a uno de los vocales del consejo de administración del Heidelberg, el empresario Óliver Alonso, que la pronunció en diversas ocasiones, una de ellas ante el destituido director, y que madres y padres del centro recuerdan ahora al conocer el fichaje de una persona políticamente vinculada a la extrema derecha de Vox. De Miguel Ángel Montelongo no se conoce militancia política ni ha ocupado cargos políticos en su vida. Sí su esposa, la dirigente socialista Elena Sáinz Peláez, actual alto cargo de la Consejería de Economía del Gobierno de Canarias.

La elección de Ignacio Hernández Antón fue llevada a cabo a través de una consultora especializada en selección de profesionales. Para ello, el consejo de administración del Heidelberg hizo el encargo a Carmen Sánchez, una coach valenciana vinculada a la empresa Domingo Alonso Group, del que es presidente Óliver Alonso, a la que presta esos mismos servicios recurrentemente. Nadie en el colegio facilitó el nombre del elegido hasta que su contrato estuvo firmado el pasado 12 de diciembre.

Se desconoce, porque nadie contesta a las preguntas de este periódico, si pesaron más o menos los criterios de militancia política del nuevo director, o su último destino en el colegio San Patricio, de Madrid, de donde salió traumáticamente después de que algunos padres se quejaran a la dirección de que sus hijas eran objeto de adoctrinamiento en las aulas mediante comentarios misóginos. “Aplicaba el ideario de Vox” lo que ni siquiera está admitido en un colegio con fuerte presencia de padres y madres de derechas donde han estudiado ilustres alumnos como los hijos de la infanta Elena y Jaime de Marichalar. Eso le condujo a perder su puesto de trabajo, aseguran fuentes cercanas a la dirección del colegio San Patricio.

Sí que está confirmado que en la información que se fue haciendo pública durante el proceso de selección se ocultó su participación en política durante al menos un año en el ayuntamiento de Paracuellos de Jarama como concejal de Vox, que obtuvo dos actas en 2019. Hernández fue de número dos en la candidatura que encabezó un tinerfeño, el ingeniero aeronáutico Víctor Acosta. Sí se destacaron otros méritos, como el de haber trabajado en BMW Ibérica y General Motors. “Me presenté por hacer un favor a un amigo”, ha comentado en el colegio Ignacio Hernández cuando ha salido a colación su carrera política.

La falta de información sobre el nuevo director llevó a algunos padres inquietos a buscar  sus antecedentes en Internet, no sin dificultades porque la presencia de Ignacio Hernández Antón fue concienzudamente eliminada en las redes sociales. Solo el acta de constitución de la Corporación de Paracuellos de Jarama, en junio de 2019, a la que ha tenido acceso este periódico, da cuenta de su existencia. A ese consistorio han consultado padres y madres del Heidelberg hasta confirmar que se trata de la misma persona que ahora dirige el centro. Algunas personas preguntadas por este periódico han indicado que Hernández incluso ha cambiado su aspecto personal. No hay confirmación de tal extremo por la imposibilidad de contrastar fotografías que puedan corresponder inequívocamente a él dado el borrado que se ha hecho de su existencia en la Red.

Desde que se produjera la destitución de Miguel Ángel Montenegro como director, el colegio Heidelberg no ha superado las convulsiones internas. La última junta general de accionistas (formada por los padres y madres más algunos padres y madres de otras épocas que conservan sus acciones) fue un ejemplo elocuente de esas convulsiones. Se votaba, entre otras cosas, la renovación de dos vocales del consejo de administración, entre ellos Magüi Melián, mano derecha de Óliver Alonso en el grupo Domingo Alonso (importador de Volkswagen y Audi, entre otras marcas), lo que el consejo de administración logró sacar adelante gracias a los votos delegados que consiguió que muchos accionistas firmaran con antelación. La tensión afloró, sin embargo, cuando un accionista pidió que se votara la destitución de todo el consejo de administración, lo que fue denegado por el presidente de ese órgano, el notario Miguel Ramos Linares, alegando que ya había sido levantada la sesión y acabada la reunión.

Algunos padres se están organizando para impugnar esa junta y poder convocar otra en la que se pueda abordar ese asunto.

Mientras tanto, el colegio continúa operando con relativa normalidad, relatan algunas fuentes, pero no sin ciertas tensiones de índole laboral con el nuevo director, que ha impuesto nuevas normas sobre bajas médicas que están chocando con el personal.

El director sustituido, Miguel Ángel Montenegro, se dedica a dar sus clases de matemáticas tras 14 años al frente del centro, uno de los referentes educativos de España.

El impulsor del relevo en la dirección del Heidelberg, Óliver Alonso, continúa con su proyecto de crear una universidad privada en Gran Canaria, la Universidad de las Hespérides, cuyo consejo asesor preside él mismo. Su filosofía se basa en “el individuo”: “Creemos firmemente en el poder del individuo para transformar el mundo. Por eso queremos facilitarte herramientas que potencien tus habilidades creativas, colaborativas e innovadoras para lanzar proyectos transformadores (...) Nos apasiona la idea de mejorar el mundo y queremos potenciar el talento de cada individuo para lograrlo”.

Considerado el mejor colegio privado de Canarias en muchos de los ránkings publicados, el Heidelberg, en Las Palmas de Gran Canaria, no logra sacudirse la polémica desde que su consejo de administración tomara la sorprendente (y escasamente explicada) decisión de destituir a su director los últimos 14 años, Miguel Ángel Montenegro. Siete meses después de dejar vacante ese puesto, ahora se ha sabido que el nuevo “director titular” del Heidelberg es Ignacio Hernández Antón, que fuera concejal de Vox en Paracuellos de Jarama (Madrid) en el mandato que comenzó en 2019 y concluye el próximo mes de mayo. Hernández Antón no ha querido contestar a las cuestiones planteadas por este periódico a través de una llamada de teléfono, un correo electrónico y un mensaje de WhatsApp.

Mutismo en el colegio Heidelberg ante la destitución por sorpresa de su director

Más

“Este colegio no puede estar dirigido por un socialista”. La frase es atribuida a uno de los vocales del consejo de administración del Heidelberg, el empresario Óliver Alonso, que la pronunció en diversas ocasiones, una de ellas ante el destituido director, y que madres y padres del centro recuerdan ahora al conocer el fichaje de una persona políticamente vinculada a la extrema derecha de Vox. De Miguel Ángel Montelongo no se conoce militancia política ni ha ocupado cargos políticos en su vida. Sí su esposa, la dirigente socialista Elena Sáinz Peláez, actual alto cargo de la Consejería de Economía del Gobierno de Canarias.