Giovanni Carenzio dice estar ''ingresado en Italia''

Como preveía el demandante, el broker italiano Giovanní Carenzio no ha comparecido este martes al acto de conciliación fijado a las diez de la mañana en el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Las Palmas de Gran Canaria. Uno de sus tantos acreedores, que ha solicitado preservar su identidad, había interpuesto una demanda por reclamación de cantidades, en concreto por 300.000 euros, pero el conocido intermediario emparentado con la alta burguesía grancanaria sigue fuera de España.

Según explicó a la salida del juzgado el acreedor denunciante, Giovanni Carenzio "no ha comparecido y no ha justificado su ausencia mediante un certificado, sino simplemente se ha limitado a decir que está ingresado en un clínica en Italia".

La ausencia del broker, también denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción de Santa Cruz de Tenerife y la Jefatura Superior de Policía de Canarias por dos familias tinerfeñas, obliga a este acreedor "a partir de ahora a acudir a la vía penal", con la interposición de la correspondiente querella criminal y solicitud de orden internacional de busca y captura, como también han reclamado a Anticorrupción y la Policía los acreedores tinerfeños.

"Nosotros no hemos podido cobrar", lamentó el acreedor denunciante de su caso ante la justicia española, "pero hay otros muchos a los que también les debe dinero, que se manifestaron delante de su casa, ¿esos por qué no hablan? ¿Por qué no denuncian también?", indicó el acreedor de Carenzio a los periodistas presentes.

Según comentó, tiene constancia de que el conocido empresario italiano también investigado por la Agencia Tributaria junto a su esposa, Dolores Molina de Aguilar, "va diciendo por ahí que vendrá a final de mes, pero debe estar prometiendo miserias para ir demorando el pago" a esos acreedores a los que invita a acudir también a los juzgados.

Carenzio no solo se enfrenta a este proceso ahora encaminado hacia la vía penal y a la investigación solicitada a Anticorrupción, sino que desde el juzgado de instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria se ha abierto una causa contra su esposa desde mediados del año pasado, por un presunto fraude de más de ocho millones de euros en las declaraciones fiscales de 2005 a 2008.

La acusación de fraude fiscal presentada por la fiscal delegada de delitos económicos, Eva Ríos, se centra en Dolores Molina de Aguilar, según consta en una querella hecha pública por Canarias7 hace unos días.

La imputada declaró en sede judicial no ser consciente del fraude cometido durante esos años al fisco y quien operaba con esas cuentas era su marido, ausente de su domicilio en la calle del Castillo desde finales del verano pasado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats