Gran Canaria ha recuperado el 80% de su paisaje un año después del fuego

Un pequeño pino rebrota en la zona de Pinos de Galdar, dañada por uno los dos grandes incendios que afectaron a Gran Canaria en agosto del año pasado.

Efe

0

El 80% de las 10.000 hectáreas de terreno que fueron arrasadas el pasado mes de agosto en Gran Canaria por los dos grandes incendios forestales ya se han recuperado a nivel paisajístico, mientras que en el 20% restantes se observan todavía señales del paso del fuego. Este lunes, se cumple un año de la declaración del primero de los dos grandes incendios forestales que afectaron a las cumbres de Gran Canaria en 2019, aunque en el paisaje, como ha explicado en el mirador de los Pinos de Gáldar el jefe de Emergencias de la isla, Federico Grillo, se ha recuperado "muy rápido".

La regeneración de estas zonas "va rápido y gran parte de la superficie está recuperada", con apenas un "20-25 % que aún muestra señales de los incendios" por ser lugares "donde hubo alta intensidad de fuego" y donde comenzó "con una carrera fuerte" y con afección de copas, una "herida que tarda más tiempo en desaparecer".

Las zonas de pastizales se han recuperado en unos meses, los matorrales tardarán unos años y la gran mayoría de la superficie del Pinar de Tamadaba está recuperada, ha indicado; "a escala paisajística, hay poco daño visible a día de hoy". Además, se estimó que el fuego había afectado a 300 hectáreas repobladas en años anteriores que "se dieron por perdidas", pero en otoño "el 95% rebrotaron con un pequeño riesgo de mantenimiento, con lo que siguieron adelante".

Una "gran parte" de los terrenos afectados por las llamas "se ha recuperado por sí misma" y habrá zonas en las que "se adelantará el proceso con repoblaciones y ayuda a la regeneración".

En la montaña de Pajaritos "aún se puede ver la cicatriz del fuego" y hay zonas dentro de los pinares donde se aprecian señales como la sustitución del matorral por pastizales, en un proceso en el que "hay especies que han desaparecido y otras han rebrotado". El codeso y la retama "ya está creciendo" y otras especies han cambiado en sus poblaciones y conviven con otras adultas y más fuertes como "el pino canario, que pervive al fuego". Como ha recordado Grillo, "la naturaleza está acostumbrada a regenerarse tras el fuego", que es "parte del ciclo".

Además de los trabajos de regeneración y de recuperación del paisaje, se ha mejorado la vigilancia "con proyectos que ya están en marcha como Alertagran" con la instalación de 18 nuevas cámaras de vigilancia que se suman a los vigilantes de torre, o la profesionalización de los trabajadores. También se está "mejorando el mapa de actuaciones con áreas cortafuegos que ahora se sabe que funcionan", para "multiplicar el proyecto inicial de 1.000 hectáreas" destinadas a este fin y actuando con fajinadas para evitar que se pierda el suelo con las lluvias.

"No hay ningún territorio protegido al 100% frente al fuego", por lo que hay que trabajar en "ser contundentes y rápidos en la respuesta", para que no haya víctimas ni daños, así como la información y comunicación adecuada, prevención y el cuidado de las zonas de cumbre, ha señalado Federico Grillo.

La consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez, ha incidido en esta cuestión haciendo una "llamada de atención sobre la precaución y para cuidar el territorio", porque el cuidado no solo debe hacerse "con recursos y personal, sino también de forma constante con medidas de prevención", como limpiar de vegetación el perímetro de las casas, en un radio de 15 metros.

Para Gran Canaria, estos grandes incendios han marcado "un antes y un después", por lo que se ha estado "trabajando todo el año en reponer lo afectado". A un año de los incendios, el Cabildo de Gran Canaria ha actuado con una inversión de ocho millones de euros para recuperar carreteras e infraestructuras públicas y cinco millones para indemnización a los vecinos afectados.

Etiquetas
Publicado el
10 de agosto de 2020 - 17:29 h

Descubre nuestras apps

stats