eldiario.es

Menú

Soy macarra

- PUBLICIDAD -
Casimiro Curbelo

Casimiro Curbelo

En pleno 2017 nuestros representantes políticos podrían entonar sin problema un “soy rebelde porque el mundo me ha hecho así”. Claro que lo harían actualizando la canción de Jeanette, como hace el PP con su himno electoral. En esta lista los hay de todos los colores: morados, rojos y azules. Ser macarra está de moda, pero, si eres macarra y político español, te haces un triple.

En el ámbito nacional tenemos el “que se jodan” que le propinó a todos los parados la diputada del Partido Popular Andrea Fabra, pasando por la corrupción “ in vigilando” de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid o esa famosa frase de Pablo Iglesias: “El cielo no se toma por consenso, se toma por asalto”. Queda así confirmado que la chulería no tiene siglas ni colores. Nadie le ha dicho a Iglesias que la política nacional no es como una clase universitaria, donde puedes soltar todo tipo de comentarios mientras tus alumnos se quedan calladitos o te ríen las gracias.

A mí esta semana me han venido dos ejemplos regionales a la cabeza: si hay un político gomero polémico en forma y fondo, ese es Casimiro Curbelo, que es noticia por que el Tribunal Supremo ha abierto juicio oral al exsenador del PSOE por un altercado con tres policías en 2011. Todos recordamos el asunto. Según el escrito de la acusación, el ahora diputado por la Agrupación Socialista Gomera (ASG) le dijo a los agentes: “Soy senador, y vosotros, más que policías, sois unos terroristas, unos borrachos”, y luego añadió: “No sabéis con quién estáis tratando”. Lo que no consta es que los policías le contestaran a Curbelo “¡ave César!”.

Un expolítico macarra que procede de un partido que en teoría se denomina progresista es Miguel Zerolo, aunque el exsenador ahora tiene que tomar Tranquimazin para sobrellevar los comentarios de algunos periodistas en redes sobre el pelotazo de libro. Hubo una época en la que derrochaba chulería con frases como: “ Ser senador es supercómodo, te permite hacer lo que te salga de la polla”. Esta frase se la dedicó al expresidente Adán Martín en una conversación intervenida por la Policía en 2007, a raíz del caso Fórum. Con frases así no es de extrañar que haya ciudadanos que se cuestionen cuál es el papel real del Senado. Pero este es otro debate. Punto y minipunto para Zerolo y para Curbelo.

Ser macarra está de moda, pero, si eres macarra y político español, te haces un triple

Otro político macarra es José Manuel Soria. Es vox populi que el exministro de Industria tenía ciertos desaires con los periodistas canarios. Malas caras, malas respuestas, cuando no hacía caso omiso a preguntas que no quería contestar. A Soria le va tocar mejorar su política de comunicación ya que se ha convertido en un emprendedor que crea novedosas startups.

Aunque algunos no consideren macarras las malas prácticas de nuestros políticos en horario laboral y en cuanto a la forma, podemos señalar que lo son en el fondo. Y es que hay políticos que, lejos de ir a nuestras instituciones para crear un mundo mejor con arcoíris incluido, se dedican a jugar al Candy Crush, como Celia Villalobos, o a hacer la tarea de inglés de sus hijos, como el de la famosa diputada de Coalición Canaria Nuria Herrera. Qué voy a hacer si el mundo me ha hecho así.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha