eldiario.es

Menú

Cero patatero

- PUBLICIDAD -

Aceptando, pues, esta sorprendente realidad, procede analizar lo que está sucediendo tras esas incorporaciones socialistas a las Instituciones, sobre todo a las más cercanas al Pueblo, los Ayuntamientos. Han conseguido enervar a muchos ciudadanos, por esa etiqueta "socialista obrero" y su comportamiento real, no alejado de lo que la derecha pura y dura hace en muchas ocasiones, ahora permitiendo o subiéndose sueldos en tiempos de gravísima crisis y tratar de justificarlo con un canto al sol de futura plena dedicación, que está por ver.

Si realmente se es socialista, como mandan los cánones y no de boquilla, no pueden aceptar como de recibo el juego sucio o las salidas de tono, aunque sean otros quienes las practiquen, porque estén coaligados. Tampoco las injusticias, como subirse sus emolumentos, cuando hay demasiadas familias que no tienen ni para comer y hasta mueren indigentes en las calles por falta de recursos. Circulan por ahí nombres de Ayuntamientos que han cabreado a la gente, como Granadilla, Tacoronte o El Rosario, aunque no son los únicos.

Tampoco proceden en estos tiempos iniciativas suntuosas o derrochadoras de los dineros públicos, si no generan economía productiva y una gran cantidad de necesarios puestos de trabajo, como sucedería con los trenes o el puerto de Granadilla. Y menos aún, si las iniciativas son innecesarias y atentan contra el Medio de forma tan grave e irreversible, que también es el caso. Deteriorar un Medio que ofertamos al visitante para su disfrute, es más que una fechoría, una muerte anunciada. Debemos preservar los escasos recursos naturales que nos quedan, máxime si vivimos de ellos.

Pero no todo queda ahí. En esta locura inaceptable del PSOE Canario y aún valorando positivamente su apuesta por la modificación del sistema electoral canario, en lo referente a la bajada de unos topes electorales muy injustos, que vienen impidiendo que se pueda configurar el Parlamento de Canarias con la diversidad política que el Pueblo ordena elección tras elección, no se entiende su afán por crear una lista regional, además de las ya existentes, con los cuantiosos desembolsos que conllevaría.

Nos faltan recursos, pero nos sobran gastos que los están mermando. Entre ellos, sin duda, muchos cargos públicos, inútiles asesores y enchufados varios de todo tipo. Yo creo que a estas alturas de la película, pocos ciudadanos dudan que un Parlamento de Canarias con no más de un tercio de los diputados actuales, haría la misma labor. Y es que no sólo nos sobran los diputados gandules, que los hay, sino bastantes más, por aquello de que no aportan casi nada, pero cobran demasiado. Las estadísticas están ahí.

Es evidente que con la actual configuración política de la Cámara, derivada de la injusta Ley Electoral de Canarias, y ante el voto "todos a una", a la orden del Partido, da lo mismo tener veinte que cinco, y, sin embargo, el ahorro de recursos sería tremendo. Y ya sabemos que las necesidades perentorias en donde emplearlos, son muchas. Con seguridad es muy difícil reducir el número de parlamentarios, son ellos mismos los que tendrían que tomar tal decisión y no lo harían, como tampoco se reducen sus sueldos y dietas, procede, por lo tanto, no incrementar su cantidad, desechando la lista regional complementaria añorada por el PSC-PSOE.

Al respecto y sin que sirva de precedente, por una vez estoy completamente de acuerdo con lo declarado por don Ignacio González Santiago, del CCN, en relación con su apuesta por la bajada de los topes electorales y su rechazo a la creación de la lista regional. Y fíjense que me cuesta decir esto, de un político que pretende desmontar eficientes y rentables muelles que nos han costado un riñón para hacer ridículas e insalubres playas, sin entrar en los motivos porque los creo obvios, o que viene apoyando a muerte el injusto PGO de Santa Cruz, que a tantas familias expoliaría.

Termino reconociendo, porque no sería justo por mi parte si no lo hiciera, la buena labor que vienen desarrollando determinados socialistas, algunos de ellos manteniendo una trayectoria intachable y estando ahí, como, por ejemplo, don José Ángel Martín Bethencourt, hoy con la gran responsabilidad de la Concejalía de Urbanismo de Santa Cruz, con toda una muy complicada labor por delante. Ha anunciado públicamente, y lo ha reiterado, una muy congruente y justa forma de actuar, muy cercana al pensamiento de la mayoría del Pueblo, esperemos que de la talla, si finalmente lo logra le auguro un espléndido futuro político.

Cándido Quintana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha