eldiario.es

Menú

Decomiso municipal

- PUBLICIDAD -

Tengo un amigo que, con el caso de Chipre y el decomiso a los ahorradores de más de 100.000 euros de un porcentaje de sus dineros, me decía que algo parecido nos había pasado a los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria, con una medida que ha puesto en práctica el Ayuntamiento en el presupuesto de 2013 y nadie había protestado.

Antes de contarles el hecho, conviene que sepamos lo que la Real Academia Española dice de la palabra "decomisar": Penar con privación de bienes, que son asumidos por el fisco.

En el Presupuesto municipal 2013, en el "Anexo de Inversiones" figura una partida denominada "Otros gastos de inversión en edificios y otras construcciones" que se financia con "recursos generales" por importe de 11.551.720,45 euros. Por si no parece muy elevado el importe, hay que recordar que equivale a casi 2.000 millones de las antiguas pesetas.

En condiciones normales, esa partida, que se financia con los importes de los impuestos, tasas, etc., que nos cobra el Ayuntamiento a Vd. y a mí, se debería destinar a lo que se dice en el "Anexo de Inversiones", o sea, a invertir en edificios y otras construcciones. Pero no. No se va a destinar a nada de eso. El Ayuntamiento nos la ha confiscado. Recuerde que confiscar es "penar con privación de bienes, que son asumidos por el fisco". Y exactamente eso es lo que ha hecho el fisco municipal. Nos castiga privándonos de nuestros bienes (nuestros impuestos recaudados) y se queda con 11,5 millones de euros de nuestro dinero.

El argumento por el que el Ayuntamiento nos cobra impuestos, tasas, etc., pero no los utiliza para pagar, se explica, si es que esto es una explicación, en otro apartado del mismo presupuesto, el denominado "Bases de Ejecución", en un párrafo de su página tres que dice "al objeto de cumplir el objetivo de estabilidad presupuestaria establecido en la Ley Orgánica 2/2012 de 27 de abril..., se declara como crédito de no disponibilidad el correspondiente a ? por importe de 11.551.720,45 ?".

O sea que nosotros pagamos nuestros impuestos, tasas, etc., y el Ayuntamiento se queda su importe por 11,5 millones de euros, para cumplir un objetivo de estabilidad? ¿será una tomadura de pelo? En Chipre el dinero decomisado de los ahorradores es para cubrir un "agujero" en las cuentas del país. Agujero creado por la banca. Pero ¿y aquí? ¿Dónde van a parar los 11,5 millones de euros? Siempre he creído que el dinero se utilizaba para comprar o pagar, pero que sirva también para cumplir un objetivo de estabilidad presupuestaria, parece pura metafísica.

Agustín Gutiérrez, concejal de Hacienda, lo intentó explicar en el pleno en el que se aprobaron los presupuestos, pero tengo la impresión de que ninguno de los presentes nos enteramos.

Tengo para mí que las finanzas municipales no van tan bien como dice el alcalde (siempre en defensa de su concejal de Hacienda) ni el propio Agustín Gutiérrez.

Y pongo como ejemplo un dato que ha pasado desapercibido. El periodo medio de pago a proveedores del Ayuntamiento a 31/12/2012 ha sido de 157 días, según informe que dirigió la Intervención General al Mº de Hacienda y Administraciones Públicas el 31 de enero pasado.

Esto significa que algunos (privilegiados) cobraran a 90 días y otros (menos privilegiados) a 224 días (siete meses y medio). Y mientras tanto ¿Se ha creado y funciona en el Ayuntamiento, el Registro de Facturas a que obligaba la Ley 15/2010? La puesta en marcha de dicho registro es la única manera de que no haya "amiguismos" a la hora de pagar las facturas, y se abonen por un riguroso orden de entrada en el Ayuntamiento.

Curiosamente, en el año 2010, fecha de entrada en vigor de la Ley 15/2010, el Partido Popular, en la oposición al gobierno municipal de Jerónimo Saavedra, presentó una moción, reclamando la puesta en funcionamiento del Registro de Facturas. Moción que fue rechazada por el PSOE.

Por último, en la liquidación del Presupuesto municipal del 2012, que se vio en el pleno de abril, hay dos datos que no dicen mucho a favor de la gestión municipal en el último año. La recaudación de los impuestos directos en 2012, ha disminuido en 3,2 puntos porcentuales con respecto a la recaudación de 2011, pasando del 80,6% al 77,4%. Y la recaudación de las tasas y otros ingresos en 2012, ha caído más de un 7 % con respecto a 2011.

Por cierto, la excusa de los problemas en el aplicativo informático de contabilidad está ya muy vista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha