eldiario.es

Menú

Presupuestos canarios con más recortes

La reforma del IRPF que plantea el Ejecutivo canario es una muestra de improvisación, falta de rigor y nulo impacto en las arcas públicas y en los bolsillos de la mayoría de los ciudadanos

- PUBLICIDAD -

Los Presupuestos de la Comunidad Canaria para 2015 son los últimos del Gobierno PSOE-CC. Retroceden en 158 millones de euros (una bajada del 2,5%) con respecto a los de 2014. Y, como los tres anteriores de esta legislatura, responden al modelo de recortes y austericidio que tanto sufrimiento han supuesto para una parte muy importante de la población. Ni generarán economía ni ayudarán a la creación de empleo. Ni colaborarán en la recuperación del deterioro sufrido por los servicios públicos desde el comienzo de la crisis.

Es muy difícil hallar diferencias sustanciales entre estas cuentas públicas y las de los ejercicios anteriores. Y también es muy difícil encontrarlas respecto a los Presupuestos General del Estado del Gobierno del PP.

Se basan en la misma filosofía: austeridad y ajuste fiscal por la vía de la reducción del gasto público, renunciando a incrementar los ingresos mediante diversas fórmulas: combatiendo decididamente el fraude fiscal, incrementando los impuestos sobre el consumo de lujo y los grandes patrimonios, estableciendo la tasa turística que ya tienen numerosos estados en el mundo y que permitiría modernizar las ciudades turísticas y generar economía y empleo.

Por cierto, la reforma del IRPF que plantea el Ejecutivo canario, y que tendría efecto en 2016, es una muestra de improvisación, falta de rigor y nulo impacto en las arcas públicas y en los bolsillos de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas. Rebaja el IRPF a los ingresos por debajo de los 53.000 euros y los sube por encima de ese tramo. Su efecto recaudador será exactamente de cero euros. Y, además, la rebaja de unos 25 millones de euros para 703.000 contribuyentes les supondrá un ahorro de unos 30 euros anuales de media que ni alivia la situación de precariedad de las familias ni va revolucionar el consumo.

Las Comunidades Autónomas son las que cargan con el mayor porcentaje del gasto público, al ser las responsables, entre otros servicios, de la educación y de la sanidad. Sin embargo, el Ejecutivo estatal ha establecido todos estos años techos de déficit que las castigaban y que han supuesto un enorme retroceso en la financiación y en la calidad de esos servicios esenciales.

Razonablemente, las comunidades han solicitado poder incrementar ese techo de déficit. Canarias, también. Pero, paradójicamente, a la Comunidad Canaria le sobró, es decir no se gastó, 240 millones de euros entre los años 2012 y 2013, que se podrían haber utilizado en inversión pública y en atender necesidades sociales básicas. Y este ejercicio de 2014 va camino de que suceda lo mismo.

 

O,6%

Las áreas sociales incrementan su peso relativo dentro del Presupuesto de la Comunidad Canaria, situándose en un 71%. Pero no porque hayan experimentado un notable crecimiento. En realidad, Educación, Sanidad y Servicios Sociales crecen solo en un 0,6% (38 millones) con relación al 2014. Lo que no sirve para recuperar lo recortado, más de 1.000 millones de euros, en los últimos ejercicios presupuestarios. Ni, por tanto, para combatir las listas de espera, la masificación en las aulas o los elevados niveles de pobreza y exclusión social del Archipiélago.

En el caso de sanidad se sube apenas 38 millones cuando se mantiene una deuda de 80 millones de euros de octubre y noviembre del 2014 con las farmacias; y una infra financiación en este ámbito de 70 millones para el 2015, lo que implica arrastrar un déficit de 150 millones para el presupuesto del próximo año, cinco veces más que el crecimiento apuntado por el Gobierno.

Además, las cuentas públicas canarias para 2015 rebajan drásticamente la inversión pública, un 17%, recortando 86 millones de euros, que en realidad son 97 si tenemos en cuenta que el Cabildo de Gran Canaria aporta 11. La aportación a carreteras del Ejecutivo es ridícula, seis millones de euros para toda Canarias, lo que paralizará o ralentizará los proyectos en marcha, entre ellos la vía que unirá La Aldea con El Risco, con el agravante de que no han aceptado el acuerdo de prefinanciación del Cabildo de Gran Canaria. Con esos niveles de inversión, estos presupuestos no impactarán en la economía ni en la creación de empleo.

Lo reconoce el propio Gobierno canario cuando estima que el desempleo bajará el próximo año un punto porcentual, pasando del actual 32,7% al 31,7%. Es decir, que con un crecimiento de la economía por encima del 2%, con el turismo en récord histórico de visitantes, pasaremos de 363.000 parados a 352.000.

 

Situación laboral

Un turismo, por cierto, que tiene hoy registros superiores de ingresos a los de 2009 (12.583 millones de euros el pasado año 2013), según los resultados del Estudio de Impacto Económico del Turismo (Impactur). Y, sin embargo, lo hace con 42.500 empleos menos, lo que da certeras pistas sobre la situación laboral de los trabajadores y trabajadoras del sector; y sobre los perniciosos efectos de la reforma laboral del PP. Por otra parte, el poco empleo que se genera en el conjunto de la economía es de muy escasa calidad.

En definitiva, estas cuentas públicas de CC y PSOE para 2015 se limitan a copiar las fórmulas neoliberales y austericidas que han castigado a buena parte de la sociedad, empobreciéndola y precarizándola. No aportan nada nuevo. Solo con el establecimiento de nuevas mayorías y con la aplicación de políticas económicas bien distintas –pensando en el conjunto de la sociedad y, especialmente, en los que peor lo pasan-, con una distribución más justa de la riqueza, Canarias podrá salir de esta situación socialmente tan alarmante como injusta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha