eldiario.es

Menú

Referéndums de independencia y falacias españolistas

- PUBLICIDAD -

Desde el siglo XIX muchos países han celebrado referéndums para alumbrar un nuevo estado. El último fue en Escocia el año pasado y curiosamente ganó el “NO”. En ninguno votó la población de la parte del territorio no concernido por la secesión. ¿Por qué entonces esa majadería tan española de “queremos votar todos”? Los que quieran votar en el Referéndum catalán solo tienen que empadronarse en Catalunya. 

Chequia y Eslovaquia decidieron en referéndum separarse pacíficamente y hoy ambas forman parte de la UE: aunque tal vez los más patriotas prefieran el modelo yugoslavo que costó una dolorosa Guerra en los Balcanes. 

Antes, y en ocasiones ahora también, las cosas se dirimían de un modo menos civilizado: en el campo de batalla. Una sociedad democrática debe prescindir de guerras de secesión o Frentes Armados; creo que es algo en lo que todos los demócratas podemos estar de acuerdo. Entonces, ¿Cual es la vía que pueden utilizar los independentistas (y yo nunca he sido independentista) para alcanzar sus objetivos? Necesariamente tiene que estar prevista una vía democrática hacia la independencia de los pueblos que se sientan legitimados para optar a ella. Por supuesto no seré yo el que decida quien puede, o quien no, optar a ser independiente… quizás habría que fijar un porcentaje del cuerpo electoral mínimo para poder convocar un referéndum, porque yo creo que votar es la forma más pacífica, representativa y respetuosa de resolver este conflicto.

El referéndum catalán es ilegal… porque los partidos españolistas no han querido legalizarlo. Si se cambió a toda prisa el artículo 135 de la Constitución, en contra de los intereses de los españoles y se cambiará la Constitución si Leonor tiene un hermanito, ¿Por qué no se puede cambiar para buscar una salida democrática a un conflicto que solo se generó por la cerrazón de “Madrid” a aceptar la reforma del Estatuto de Autonomía de Catalunya? La política madrileña es hoy una fábrica de independentistas, y no solo en Barcelona… Se da la curiosa paradoja de que los mismos españolistas que silban a Piqué y odian a los catalanes, no les dejan que se vayan… ¿Alguien me lo explica? Si yo no soportara a mi cónyuge y estuviera todo el día criticándola saltaría de alegría al saber que se quiere divorciar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha