eldiario.es

Menú

Restaurantes temáticos

- PUBLICIDAD -

Por eso, de forma muy esquemática, se les pueden clasificar en dos grandes grupos. El primero es el orientado específicamente a la alimentación cotidiana. Están ubicados en zonas industriales, de carretera o en áreas de alta concentración laboral. A ellos acuden las personas que, normalmente, por motivos laborales no pueden, no quieren o les resulta más incómodo ir a su casa a comer. Era los que antes se llamaban casas de comidas y suelen ofrecer una variedad de platos que recuerdan la cocina casera, tanto en contenido como en presentación. Una variedad de este tipo de locales son los comedores de empresa o los escolares. Importa más ofrecer menús equilibrados y que rotan con frecuencias semanales o quincenales, porque allí los clientes hacen su comida principal de forma habitual y sistemática. El segundo tipo de restaurantes, son los que cumplen la función de premiarnos y no de alimentarnos. Constituyen una parte esencial de la oferta real de ocio y servicios. A ellos se suele ir por mil y una razones, pero suele ser para celebrar algo, por pasar una velada agradable con amigos o familiares, o para predisponer favorablemente a alguien en un negocio o en los prolegómenos de una propuesta amorosa, pongo por caso. Por eso en estos establecimientos prima el ambiente y el servicio, casi siempre tanto o más que la propia comida, que para mucha gente no es más que la excusa para el encuentro social. Tan especial solemos sentir el momento que no oímos los gritos de nuestro Pepito Grillo en lo concerniente a las calorías y a la factura. Por supuesto que se están planteando las cosas entre el blanco, suma de todos los colores, y el negro, la ausencia total de ellos, sabiendo que entre uno y otro extremo hay, afortunadamente, toda una gama de alegres matices de colores, olores y sabores. Es en las zonas turísticas y de ocio donde debiera primar este segundo tipo de establecimientos, pero no exclusivamente en ellas, ya que también hay una clientela urbana y local ajena al bullicio turístico. Es aquí donde la importancia de disponer de locales temáticos cobra especial relevancia. Ya en otros artículos anteriores, Tres modelos de arquitectura hotelera en Canarias y Bufé temático canario se comentaba algo de este asunto. Cuando alguien desea ir a un restaurante con frecuencia lo primero que le viene a la mente suele ser en que ambiente le gustaría pasar la velada y por eso elige ir a un restaurante italiano, chino, japonés, árabe o, por que no, español. Los establecimientos están decorados según la idea prejuzgada que se tiene sobre lo que es el país de referencia, no forzosamente sobre cómo es realmente. Importa más la fantasía y la imaginación del cliente que la fidelidad al original. Se trata de sentirse bien y a gusto, no de hacer un curso de etnografía y cultura del lugar. Pero estamos en Canarias. Todos los estudios y análisis apuntan a que, sobre todo ahora, los nuevos turistas buscan conocer y disfrutar de nuestra hospitalidad y de nuestra idiosincrasia. ¿Les facilitamos esa tarea, al menos en lo que a restauración se refiere? Mi opinión personal es que no y por eso, y por otras cosas más, muchos restaurantes están en decadencia y les resulta tan difícil competir con el “todo incluido”. No hay, o no se conoce suficientemente, una oferta de restauración con tema canario, preferiblemente en forma de bufé que elimine los recelos culinarios de mucha gente ante lo desconocido. No todo el mundo se aventura con una carta menú, prefieren que les entre por todos los sentidos. Hay en las Islas un exceso de establecimientos italianos, chinos, otros muchos sin definición alguna como en cualquier lugar del planeta y, paradójicamente, pocos restaurantes indios. La pregunta obvia es que si en los restaurantes de la zona turística se ofrece el mismo tipo de comida anodina que se tiene en el hotel, pensada para alimentarse, ¿para qué hacer ese desembolso adicional que no aporta un mayor grado de satisfacción y fantasía? ¿Nos hemos olvidado que estamos en Canarias y que vivimos de satisfacer expectativas de los turistas?

José Fco. Fernández Belda

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha