eldiario.es

Menú

Rumasa o el esperpento

- PUBLICIDAD -

La imagen de Ruiz-Mateos anunciando su suicidio (si Dios se lo permite) en una rueda de prensa rodeado de sus hijos-socios representa el esperpento del siglo XXI. En la España de Valle-Inclán los esperpentos estaban justificados, el imperio se estaba desmoronando, las colonias se liberaban y no se podía mirar a los héroes de frente, porque ya no eran héroes, por eso había que recurrir a los espejos cóncavos. Lo explicaba el protagonista de Luces de Bohemia: " Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas. (...) La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta. Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas".

Ruiz-Mateos volvió a las andadas. Tras la caída del imperio Rumasa, tras su paso por la política y sus apariciones públicas vestidos de Superman, el viejo empresario intentó nuevamente usar la matemática perfecta, su matemática perfecta, para construir un nuevo imperio económico. Pero lo que nos vendía como matemática perfecta era una matemática de espejo cóncavo que acabó en esperpento.

Estaba pasando delante de nosotros pero nadie nos lo estaba contando. Bueno, mentira, desde hace meses en las tertulias económicas de El Correíllo mostramos nuestro asombro por las carísimas campañas publicitarias que realizaba la nueva rumasa. Además de los anuncios en toda la prensa de Madrid, estaban poniendo campañas en todos los periódicos de papel provinciales. Lo planteé en varias tertulias: ¿ustedes se creen esto de la Nueva Rumasa?¿Aquí hay negocio? Teodoro Luján, Aníbal Santana y Nacho Zabaleta fueron rotundos, aquello olía muy mal. Con el lenguaje de los expertos recurrieron al dicho: nadie vende duros a cuatro pesetas. Si el mercado estaba dando un 3% de interés, sonaba muy extraño que unos señores ofrecieran un 10%. Era una burbuja?y estalló.

La expropiación del imperio Rumasa por el gobierno de Felipe González el 23 de febrero de 1983 fue presentada por la derecha política y mediática como la acción de unos malvados rojos que pretendían atracar a un empresario ejemplar. Los guerracivilistas de siempre montaron una campaña de apoyo a Ruiz Mateos que usaba los espejos cóncavos, detrás de la expropiación estaba la mano del bolchevique Alfonso Guerra que odiaba a Ruiz Mateos porque creía en dios y dios creía en él, al fin y al cabo su imperio nació y creció gracias al apoyo del Opus Dei. No contaban, por ejemplo, que desde 1978 (los tardofranquistas de UCD en el gobierno y Alfonso y Felipe con chaquetas de pana y sin coches oficiales) el Banco de España había requerido a Rumasa por la "peligrosa concentración de riesgos de los bancos del grupo en sus propias empresas y el exceso de inversión por encima de lo ortodoxo". Además el Banco de España le recomendó que desinvirtiera. Antes de la intervención los organismos públicos de control le pedían auditorías que Ruiz Mateos no hacía o no entregaba.

Tras la expropiación de las 400 empresas y los 18 bancos que formaban el holding de la abeja, se pudo comprobar que la antigua Rumasa tenía una caja B con más de 111.000 millones de pesetas y una deuda fiscal de 20.000 millones de pesetas. A pesar de los datos, la derecha política lo apoyó y presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional que perdió. También tuvo el apoyo de banqueros como Emilio Botín (padre del actual mandamás del Santander) y del entonces presidente del Banco Popular Luis Valls. El imperio Rumasa cayó porque era una estafa al Estado, porque sus números eran falso. Otra cosa son los posibles tráficos de influencias del gobierno de Felipe González en el proceso de venta de las empresas expropiadas. Pero una cosa es una cosa y, como dice Pepe Alemán, otra cosa son dos cosas.

Después de lo que pasó con la vieja Rumasa, ¿cómo es posible que otros 5000 ahorradores hayan creído en la familia Ruiz Mateos?¿La estupidez humana no tiene límites?¿Cuánto vino hay que meterse en el cuerpo antes de acudir al banco para hacer una transferencia a las cuentas corrientes de las bodegas de la Nueva Rumasa? Para colmo esta nueva aventura de Ruiz Mateos se produjo cuando estábamos sufriendo el gran estallido de la burbuja inmobiliaria española. Todos los días nos estaban hablando de las hipotecas basuras, de los activos tóxicos, de los fraudes financieros. La Comisión Nacional del Mercado de Valores realizó hasta ¡siete avisos! públicos sobre la poca fiabilidad de la inversión en Nueva Rumasa. Es como si después de recorrer todas las ramblas de Barcelona y observar a los ciudadanos estafados por los trileros callejeros, nos paramos al final y le damos los billetes que tenemos en el bolsillo a un señor que tiene tres vasos boca abajo sobre una mesa. Y ahora vendrán esos inversores a pedirle al Estado que les devuelva las perras. Pues que se jodan, que el que se arruina en un casino no tiene derecho a indemnización.

Tengo la impresión de que sin esa extraordinaria campaña publicitaria en los periódicos de papel Ruiz Mateos no hubiera conseguido a tantos ingenuos. La propaganda fue un elemento fundamental en la captación de ahorradores. Igual que la propaganda fue determinante para el empresario jerezano lograra un escaño en el Parlamento europeo después de la caída de su imperio económico. Mientras los acreedores y los ahorradores intentan recuperar su dinero, me imagino que Ruiz Mateos dispondrá ahora de mucho tiempo libre. Que sepa que en Intereconomía Televisión tiene un sitio reservado como tertuliano en las noches gatunas, entre Mario Conde y José Manuel Soria. Los tres, con vinito de Lanzarote traído por PP Manolo, nos hablarán de lo mal que se pone la economía cuando se deja en manos de ateos y rojos.

Otros artículos en el blog Somos Nadie

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha