eldiario.es

Menú

Santa Rufina

- PUBLICIDAD -

Tanto la autoría como la calidad y la historia externa de la pintura tuvieron distinta valoración en los ambientes académicos. Es un hecho que no provocó entusiasmo en los organismos oficiales salvo en la autonomía de Andalucía, que puso todo su empeño y toda su fe en adquirirla con ocasión del aniversario del maestro que se celebraba el año siguiente.

La aparición en el catálogo de la galería Christie´s con un detenido estudio fue causa de una controvertida polémica en la prensa, no sólo en España sino en el extranjero. Difícilmente podría compilarse la abundante bibliografía sobre esta cuestión. He reunido las esenciales, con posturas negativas en la mayoría de los casos, interviniendo especialistas de conocido prestigio. Esto obligó a la Administración a solicitar informes sobre la cuestión a instituciones académicas y a especialistas.

La entonces ministra Esperanza Aguirre requirió mi criterio respecto a la pintura. Entregué el informe el 16 de Diciembre de 1998 y lo expuse en la reunión del día siguiente, donde también se leyó el de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Mi opinión fue favorable a la autoría de Velázquez, razonando sobre su estilo, cronología, conservación e historia externa con referencias bibliográficas. Más tarde se recogió en Le Figaro. Desde estas fechas, la opiniones continuaron divididas: Johnathan Brown y Enriqueta Harris vieron en un principio la mano de Martínez del Mazo, contradiciendo a la galería Christie´s. Posteriormente, en un estudio más detallado, Johnathan Brown se pronunció por Velázquez con interrogante.

No encuentro motivos razonables para dudar que se trate de la santa citada en el inventario de don Luis Haro y Guzmán. Debo advertir que fue A. L. Mayer quien atribuyó este retrato a Mazo, deslindándose de la corriente reiterada a su paternidad como Murillo, opinión que siguió Don Diego Angulo sin entrar en disquisiciones. De cualquier forma, Mayer acerca la pintura al ámbito velazqueño. Los estudiosos más antiguos que transcriben la cita del inventario del marqués del Carpio, no asocian la documentación a la pintura que nos ocupa. Los inventarios de don Luis IV, marqués del Carpio y don Gaspar, marqués de Heliche, registran la pintura en 1661. No figura en el inventario de Don Gaspar de 1651 ni en el más extenso de 1682. Es posible que la pintura quedara en la rama de los duques de Arcos, al no constar en este último inventario.

*Matías Díaz Padrón (El Hierro, 1935) es conservador del Museo del Prado y Premio Canarias 2008 de Investigación y Patrimonio Histórico.

Matías Díaz Padrón*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha