eldiario.es

Menú

Soria en su salsa

- PUBLICIDAD -

La salsa de Soria no es el mojo picón, la salsa que más le gusta es el escabeche de cojinoa panameño, que se utiliza para los tamales o las corundas picantes. A Soria, en los últimos años, la gastronomía panameña lo vuelve loco, lo excita, lo pone a tope, y unas carimañolas, que se hacen con yuca, puerco (con perdón), yema de huevo, un generoso refrito y una salsa muy picante, lo ponen a doscientos por hora. Pero no sólo está enganchado a la gastronomía panameña, Pepemanué está también muy encoñado (con perdón) con los shnitzel de Suiza, los rösti, los raclette, y hasta los bollos suizos.

En realidad, cada vez que Pepemanué va a Suiza o Panamá vuelve lleno de papeles (de recetas, off course), y se embarca en atracones suizos y panameños.

Pero Pepemanué, pese a sus aventuras gastronómicas en Panamá y Suiza, su traída y llevada de papeles, su gran amor por el Canal de Panamá y los lagos de Suiza, le falta una cosa: el Poder. Soria sin poder es un don nadie, un absurdo de la vida, y ahora está que se sube por las paredes, tanto que ha comenzado a maquinar contra Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro, pobrecitos míos, no saben lo que les espera. Quince meses después de su “muerte política” Soria está descalabrado, descompuesto, porque aunque tiene mucho dinero, salsas de Suiza y Panamá, no tiene Poder. Y eso Pepemanué no lo puede soportar, y mucho menos que su examigo Rajoy no lo colocará en el Banco Mundial. Eso fue demasiado para su orgullo, y ahora el Partido Popular, el Gobierno corrupto de Rajoy no le puede buscar una puerta giratoria porque estaría dando vueltas hasta caer mareado.

Como tiene tanto miedo a qué un desalmado lo pueda agredir cuando está en su barrio de Tafira en Las Palmas de Gran Canaria, aunque no tiene ya derecho a escolta, convenció a su amigo el Subdelegado del Gobierno en Las Palmas, Luis Molina, para que le mantuviera un servicio que consta de seis agentes, no sé si teme que el MPAIAC, o incluso la ETA, vuelvan a la lucha armada y lo ataquen con un dedazo en el ojo, en plan Mouriño a Tito Vilanova, en paz descanse. No le voy a discutir a Luis Molina si el servicio prestado a Pepemanué es legal, alegal, ilegal, o frontispicio, pero un amigo bien enterado del Ministerio del Interior me dice que ya no tiene derecho ni que lo escolte un guindilla. Este es el último signo de Poder de José Manuel Soria, que me dicen pronto lo perderá.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha