eldiario.es

Menú

Tópicos de reparto

- PUBLICIDAD -

El 23 de diciembre es uno de los mejores días del año, no porque sea la víspera de Nochebuena sino porque ya se ha pasado la plúmbea jornada del sorteo de la Lotería de Navidad, donde todos los medios de comunicación nos saturan a números, champán y tópicos aburridísimos. Afortunadamente este año la información de la Lotería quedó atenuada por la resaca de las elecciones del domingo, aunque no sé yo que es peor.

La Lotería, como siempre, estuvo muy repartida, casi tanto como la consulta electoral, al decir de sus más ilustres protagonistas, que se apuntaron a caballo ganador, aunque finalmente trocados en mulos perdedores.

El PP ganó teóricamente las elecciones, pero no lo pareció a juzgar por la cara de funeral de Rajoy y sus acompañantes en el balcón de Génova. El presidente parecía un torero corneado, con su sonrisa forzada y sus saltitos ridículos al compás de cuatro seguidores hooligans que enarbolaban banderas de España mientras coreaban el “yo soy español, español, español”. Al parecer no se puede ser española. Es un soniquete nacional-machista, aunque lo canten también las mujeres del PP y Ciudadanos.

Soria compareció con cara larga, el ceño fruncido y sin esbozar apenas una tímida sonrisa. Inesperadamente tuvo un atisbo de autocrítica cuando reconoció que se habían dejado en el camino muchos votos, exactamente 162.806. El PP perdió casi la mitad de su representación en el Congreso, el PSOE obtuvo la misma (en realidad uno menos porque el cuarto es de NC) con 12. 845 votos menos, Podemos fue el ganador indiscutible sin hipotecas (sin pedir préstamos a los bancos para su campaña), Ciudadanos creció bastante menos de lo previsto y la gran perdedora fue Coalición Canaria, que se quedó con una sola diputada en Tenerife, mientras que en Las Palmas es un partido residual.

La suerte estuvo muy repartida, como en la Lotería Nacional, y todos dicen que ganaron, pero sin embargo unos perdieron mucho más que otros. El descorche de champán tendrá que esperar a la Lotería del Niño, que como se sabe es abstemio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha