eldiario.es

Menú

El ''submundo''

- PUBLICIDAD -

Quien conozca la trastienda sabe que aun en el supuesto de que este periódico simpatice con Henríquez, lo que sería normal, no tendría esa actitud la relevancia y trascendencia de los movimientos de García sensu contrario. El que fuera durante décadas despótico amo y señor de La Caja, cosa que admiten sus amigos y sus enemigos porque él es así, debió aconsejar a los plumillas complacientes prudencia ya que con el mismo derecho con que enjuician a los demás cabe enjuiciarlos a ellos; y con razones de mayor peso: sabido es que García anduvo indagando la posibilidad de que se presentara un candidato de su gusto. No tuvo demasiado éxito (le conocen demasiado para picar) y se decantó por Suárez del Toro, lo que me parece muy bien por más que no favorezcan esos quereres a un candidato de talla y de entidad suficiente para no necesitar muletas y que merece el respeto de que no lo involucren en las infames luchas tribales que tanto agradan, por lo que se ve, a los mentados escribidores.

Tanto Suárez del Toro como Henríquez están en su derecho a presentarse. El primero fue "tocado" inicialmente por el PSC, al que se le considera cercano, y ejerció su libertad de no concurrir bajo el amparo de unas siglas partidistas; lo que me parece en principio higiénico, pues si algo le sobra a La Caja es la politización que la ha esterilizado. Un posicionamiento tan legítimo como el de Henríquez al aceptar el padrinazgo psocialista. Como son legítimas las opiniones de quienes no ven adecuada la candidatura del segundo dada su condición empresarial o debido a las filias y fobias que inspira dentro y fuera de su partido; o la de quienes consideran que el primero difícilmente podrá dedicar a La Caja la dedicación que necesita en estos momentos al simultanearla con la presidencia de Cruz Roja durante el tiempo que la siga ostentando. Dicen, por cierto, que sólo le queda un año de mandato.

Todos esto pros y contras son normales en los procesos electorales. Normal sería incluso que García buscara candidatos de acuerdo con su idea de La Caja, la que ya tuvo tiempo practicar, y que cada medio muestre sus preferencias, si quiere. Pero una cosa es una cosa y dos cosas que quienes trabajan a las órdenes de García hablen del supuesto "submundo" de Henríquez colocándolo en el lado oscuro con alusión no tan encubierta a prácticas poco menos que mafiosas. Es clara la intención no de mostrar preferencia por su antagonista sino de destruirlo social y profesionalmente; práctica que tiene un nombre muy feo. Y no les digo que aproveche, de paso, para meter en el baile a este periódico digital por haber sido Henríquez su presidente. Si quieren hablar de submundos no tienen más que decirlo para poder revolcarnos todos a gusto.

Y conste que no defiendo a CANARIAS AHORA; no me corresponde esa función. Sólo expreso mi protesta personal porque, aun sabiendo que se trata de pobres recursos de meritorios ambiciosos de talento limitado, me conciernen esas imputaciones como colaborador diario de este medio.

Conozco y aprecio a los dos candidatos y creo que, sobre el papel, ambos pueden hacerlo bien, cosa que se verá en su momento. Adivino quién ganará ya que son habas contadas. Pero la cuestión aquí no es ésa sino la tendencia a hacer de algo tan anecdótico como estas elecciones otro escenario de confrontación y contribuir así a hacer todavía más irrespirable de lo que ya es la convivencia entre isleños.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha