eldiario.es

Menú

Otra vez Soria

- PUBLICIDAD -

Otra vez Soria. Ahora no es por el chalet de Esquivel que no pagaba, ni por los salmones que no pescaba, ni el Eolo, Faycan, La Favorita, Góndola, ni siquiera por Venecia ni Panamá. Ahora es el Banco Mundial, que es capaz de llevárselo a las islas Caimán para disimular, que sería muy evidente y sospechoso que lo domiciliara en Panamá. En realidad, Soria me facilita artículos muy fáciles de escribir, ustedes perdonen mi franqueza, pero el personaje es así de mediático y de mediocre. Hasta en el Partido Popular se ha desatado una ola de protestas contra la decisión de Rajoy de darle una chupa a Soria para que no llore. Sin ir más lejos, Rosa Valdeón, alto cargo del PP, vicepresidente de la Junta de Castilla y León, y miembro de la Ejecutiva Nacional, ha dicho que “quiero pensar que no es verdad, y si lo es, lo más suave que se me ocurre es vergüenza ajena”. Y el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, contestó a los periodistas que “no me aprieten demasiado, ya conocen mi opinión, saben que mi impresión de Soria es mejorable”. Otro que disiente públicamente es el líder del Partido Popular en Euskadi, Borja Sémper, que dijo “hay cosas que se pueden hacer mejor, dudo de la idoneidad del momento y del puesto que se le ha concedido en concreto”.

Por si fuera poco el lío monumental en el que se ha metido Mariano Rajoy, y de paso ha metido al Partido Popular, ahora que anda negociando con Ciudadanos los negocios de España,  Albert Rivera no ha podido ser más claro afirmando que “el PP tendrá que dar explicaciones de lo inexplicable en el Congreso, les obligaremos a venir a dar la cara y a decirnos por qué no hay ningún otro español mejor que Soria para representar a España en el Banco Mundial”. Me da la impresión que a Mariano le gusta estar al filo del precipicio, porque en estos momentos no se explica la designación de Soria como candidato al Banco Mundial, y dos panamás. Ya saben mis muy cultos lectores que el Banco Mundial se dedica, entre otras cosas, a luchar contra la pobreza, y Soria en su currículum vítae va a presentarle a la institución por la que va a cobrar 226.000 euros libres de impuestos, su formidable actuación contra los pobres de Las Palmas de Gran Canaria a los que sacó de las calles utilizando mangueras de agua, y de paso los bañaba, para luego llevarlos al aeropuerto y mandarlos para Madrid como fardos y sacos de escoria, y tal.

La obsesión de Soria de luchar contra la pobreza, de ahí el gran interés de Rajoy de colocarlo en el Banco Mundial, y además también su experiencia como aguador, luchador porque el agua llegue a toda la población, como ya demostró en el caso Isolux, y su magnífica operación como gran economista en la adjudicación por 75 millones de euros de una potabilizadora que producía agua por comprensión, y fue tan incomprendido que la tal operación resulto un fracaso tremendo pese a los consejos de los técnicos que le hacían ver que no era factible, y acabó vendiéndole el aparatito a un emirato árabe por un módico precio, tal es su gran amor al petróleo arábigo. Me tropiezo a la vecina del quinto en la Avenida de Las Canteras, y sin dejarme hablar me pregunta: “Pero coño, ¿es verdad, es verdad, o toda la prensa no hace sino decir mentiras? ¿Es verdad lo de Soria al Banco Mundial?”. Le confirmo la noticia, pero la tranquilizo diciéndole que de momento es sólo una propuesta, y que ha habido tantas reacciones que a lo mejor Rajoy da marcha atrás. “¡Rajoy no dará marcha atrás!. Mire, esto ya se pasa de escándalo, esto es, es, no sé qué decirle, no sé que decirle. No me extraña que Soria deje a todos los pobres de África, Asia, América Latina, sin poder ni desayunar. Y que se lleve el Banco Mundial para Panamá”. Me fui a nadar hasta la Peña la Vieja.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha