eldiario.es

Menú

Miguel Montero: "Me preocupa que la discrepancia en Podemos se considere disidencia"

El consejero de Educación y Juventud en el Cabildo de Gran Canaria advierte de que si en "lugar de aprender de los errores" se buscan excusas fuera, la formación corre el riesgo de fracasar como los históricos partidos de la izquierda canaria

"Si la dirección de Podemos quiere romper el pacto del Cabildo, que lo diga con valentía"

"Habría que recuperar las primarias como signo distintivo de Podemos" en caso de terceras elecciones

Montero está "muy preocupado" porque en lo que va de año tan sólo se han celebrado dos asambleas

- PUBLICIDAD -
Miguel Montero, consejero de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria

Miguel Montero, consejero de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria Alejandro Ramos

Miguel Montero (Las Palmas de Gran Canaria, 1980) está en Podemos desde sus inicios.  Fue secretario general del partido en Las Palmas de Gran Canaria, cargo en el que duró apenas cinco meses ya que dimitió antes de las elecciones municipales de 2015. En esos comicios salió elegido consejero del Cabildo de Gran Canaria, donde la formación morada logró cuatro consejeros y él asumió la Consejería de Educación y Juventud.

Pregunta: De pronto un día se hace público su enfrentamiento con Meri Pita con un artículo de opinión en el que pide la dimisión de la secretaria general, ¿por qué?

Respuesta: En el artículo, por desgracia, se le dio más importancia a lo oculto que lo público. Lo que ponía el artículo era que no podía ser que partiendo de los resultados que teníamos en el conjunto de Canarias, pero sobre todo particularmente en  la provincia de Las Palmas el 20 de diciembre, de ahí al 26 de junio hubiésemos tenido esa bajada que era la mayor de todas en España, y que no podíamos tener discursos triunfalistas de que aún así estamos mejor que la media o aún así no estamos tan mal.  Otra cosa que lo que se habían presentado de candidatos era que la presión de los medios, pues es lo que hay y este es el juego, repetiríamos los errores de la vieja izquierda de echarle la culpa a los medios de no saber hacer llegar el mensaje. Y sobre todo, me preocupaba una cosa muchísimo, cuando uno asume una responsabilidad de la campaña y la asume prácticamente en solitario y se hace la campaña que tú quieres, como tú quieres, vetando a gente y dándole visibilidad a otra, esas decisiones que tomas tú y los contratados que tienes en el partido, por lo tanto estás asumiendo después el resultado. Si partimos de un resultado muy bueno el 20 de diciembre a un resultado regular el 26 de junio alguna responsabilidad había que asumir. Yo pongo mi ejemplo, yo era secretario general de Podemos en Las Palmas de Gran Canaria, intentamos una candidatura potente con varios actores y dos de los actores, Izquierda Unida y Partido Verde Canario, en el último momento se descuelgan y se presentan solos, sacan unos 5.000 votos entre los dos, lo que nos faltó para que hoy hubiese un alcalde o alcaldesa de Podemos en Las Palmas de Gran Canaria porque los datos así lo indicaban. Yo antes de las elecciones, porque no era tan importante el resultado, yo dimití, no pasa nada por dimitir. Lo que pasa es que hay gente que entiende que hay una identificación del partido con su persona, y eso es peligrosísimo porque aquí nadie es indispensable. Por eso, lo que demandaba en el artículo era un proceso de reflexión que no tuviera límites y que no excluyese la posibilidad de asumir responsabilidades, incluidas las dimisiones. Partía de declaraciones que se le preguntaba directamente a Meri Pita y ella decía directamente que bajo ningún concepto iba a dimitir. Además se asociaba con otra cosa, se asociaba con que se responsabilizaba a la acción de gobierno en el Cabildo en parte de los resultados, curiosamente no se nos responsabilizó el 20 de diciembre de los buenos resultados. Aquellos casos que se llevaron a una sobreexposición mediática, a instancias incluso de Podemos Canarias mediante comunicados, como era el tema de las cabras, ya estaban un mes antes de las elecciones del 20 de diciembre, por lo tanto tampoco se le podía echar la culpa a ese tema. De fondo lo que reclamaba era un proceso de debate sin límites y con todas las consecuencias. Ese proceso no se ha producido y si hemos tenido asambleas es porque Pablo Echenique las convocó.

P: Usted siempre dice que este cambio de opinión no vino de la noche a la mañana, ¿qué le llevó concretamente a decidir escribir este apócrifo?

R: Creo que a algunas personas les está resultando difícil intentar cuadrarme en los planteamientos de o estás conmigo o estás contra mí, y les está resultando difícil ponerme un sello y etiquetarme con algún partido o alguna corriente. Esos discursos maniqueos creo que no se corresponden con los dos años que yo llevo en Podemos. Cuando en marzo de 2014 en la isla éramos malamente 30 personas, de hecho hasta menos, en ese momento no teníamos ninguna expectativa de que Podemos fuera en un futuro a ocupar cargos públicos porque en ese momento estábamos intentando presentarnos a las Europeas, y los que estábamos ya en aquel momento sabemos que en general la mayor parte de la gente no tenía ninguna intención personal. Por eso les está resultando muy difícil encuadrarme en bandos. Si algo tuvo bueno el artículo es que una gran cantidad de gente del conjunto de las Islas es que por fin alguien plantea que haya un debate sin necesidad de ser o de este o de este otro. Si tomé la decisión era porque entendía que si no se producía ese debate, y por eso por supuesto no es un tema personal, es un tema político, nos íbamos a convertir en un partido de los antiguos, de los que cuando tienen malos resultados se justifican en lugar de explicarse.

P: Meri Pita dijo en una entrevista con este periódico que a ella le abochornó su gesto y que suponía que a usted también, ¿es así?, ¿se arrepiente?

R: A mí me abochorna ver a personas criticando la acción de gobierno de los compañeros de Podemos o diciendo que en el Cabildo no cumplimos el programa electoral. Eso sí me abochorna, precisamente porque no es un tema personal es por lo que yo no lo llevo a la persona concreta. Me preocupa que la discrepancia se considere disidencia, y que pedir que alguien asuma sus responsabilidades se considere estar contra esa persona. Esos modelos cesaristas y cerrados de la vieja izquierda donde el secretario general es infalible han llevado a que esa izquierda pelease por lo pequeño, Podemos aspira a representar a la mayoría, Podemos aspira a ser una fuerza del conjunto de la ciudadanía y en ese sentido yo me abochorno de las declaraciones contra la acción de gobierno, jamás se me verá criticar medidas que se toman por los cargos públicos, estén gobernando o en la oposición, porque para eso están los espacios internos del partido. Por ejemplo, en Las Palmas de Gran Canaria yo tengo una opinión sobre las últimas medidas que se están tomando, como el tema de la apertura dominical, o también tengo una opinión sobre la PNL que se llevó al Congreso sobre los militares, pero nunca se me oirá criticarlo porque sé lo difícil que es estar en la institución. En el caso concreto de Las Palmas de Gran Canaria se está viendo, por si alguien tenía alguna duda, lo difícil que es gobernar en pacto sobre todo cuando eres una fuerza subsidiaria, pero por supuesto los compañeros tienen mi apoyo, nunca se me oirá criticar las decisiones en las instituciones. Tampoco las decisiones orgánicas tomadas por los órganos, cuando un órgano se reúne y dentro de sus competencias toma una decisión, eso también lo respetaré y cuando crea que haya que criticarlo lo haré dentro del partido. No soy de los cargos públicos que se han pasado dos años firmando manifiestos y haciendo peticiones en Change.org invitando a tumbar decisiones tomadas por los órganos del partido. Lo que sí creo que está dentro de mi margen de opinión son las decisiones individuales y personalísimas que llevas a la organización por determinados derroteros. Dicho de otra manera, hoy en Podemos quien invita a la discrepancia se le considera disidente, y como esto no es el Frente Popular de Judea y el Frente Judaico Popular, estoy convencido de que en toda organización debe haber debate.

P:  Tras su escrito y las críticas de Juan Manuel Brito, inmediatamente después salió un comunicado enviado desde el partido en el que se decía que los Consejos Municipales del partido rechazaban las críticas de "una minoría de compañeros", ¿quiénes son estos consejos?

R: Me preocupa que los que dicen que no vayamos a los medios a hablar manden comunicados utilizando los medios del partido. Ese comunicado estaba supuestamente firmado por órganos que no existen, otros órganos no se habían reunido, de algunos municipios firmaban una persona a título individual pero vinculando con el nombre del municipio. Eso es muy preocupante, también es muy preocupante que se le diera difusión desde los medios oficiales del partido y que de hecho se lanzase el mensaje a los medios de comunicación de que el poder local en Gran Canaria y Tenerife estaba a favor y a muerte con la secretaria general y su pequeño entorno y en contra de quienes invitábamos a la reflexión. Ese comunicado no se firmó en Tenerife ni en ninguna otra isla. Por tanto, si ese comunicado lo que pretendía era lanzar la idea de que había una mayoría clara que apoyaba las decisiones que se tomaron en la fracasada campaña electoral, el resultado fue todo lo contrario porque quienes participamos en Podemos sabemos cuántas de las firmas que estaban ahí existen, cuántas no, cuántos consejos ciudadanos están sin secretario general y firmaban, cuántos consejos ciudadanos no se reunieron para votar esa resolución, por lo tanto flaco favor le hicieron a la organización. Yo creo que si somos una fuerza política del siglo XXI no hay que rehuir del debate en los medios porque la sociedad tiene que conocer la situación. Se da la paradoja que los cargos públicos que piden que no vayamos a los medios y que no hablemos en los medios van a los medios a hablar de Podemos. En Canarias Ahora podemos buscar en la hemeroteca artículos de Javier Doreste sobre la candidatura de Juanma Brito, o  una entrevista de Meri Pita donde hace juicios sobre la acción de gobierno de Podemos en el Cabildo cuando ella no se ha reunido con nosotros, porque no se ha querido reunir, desde enero para acá. Por lo tanto, los que reclaman que no hablemos en los medios van a los medios a decirnos a los demás lo que tenemos que hacer. Y utilizan los medios del partido, la difusión a través de redes sociales y comunicados de prensa, de informaciones inexactas. Por lo tanto, si esa gente de verdad creyera que el debate no debe ser abierto no andaría mandando comunicados, mandando artículos o hablando en entrevistas sobre los demás.

Miguel Montero, consejero de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria

Miguel Montero, consejero de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria Alejandro Ramos

P: ¿Es de una minoría estas críticas a la dirección del partido o existe gente que está callada pero piensa igual que los más críticos?

R: Desde la publicación del artículo para acá mucha gente se ha dirigido a mí diciéndome que ya era hora de que esto no fuera de elegir entre unos y otros. Cargos públicos y orgánicos pero también de muchos militantes, gente que está desde el principio y gente que ha llegado después, que me han dicho que ya era hora de que se pudiese hablar y me avisaban de que probablemente esto iba a suponer que me iban a intentar encuadrar en un sector. Eso es inverosímil, quien me conoce sabe que yo no me caí una mañana de la cama y me convertí en otra cosa que lo que soy, una persona que allá donde he militado siempre he sido crítica y autocrítica.

P: ¿Le sentó mal que no se contara con la participación de los consejeros del Cabildo en la campaña electoral pero sí con los del Parlamento de Canarias y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria?

R: No me sienta mal que los compañeros participen en la campaña, sí me sienta mal que hubo un veto por parte de la dirección del partido para que consejeros del Cabildo no participasen en la campaña. Si algún compañero me vio más activo en la campaña del 20 de diciembre que en la del 26 de junio es por la sencilla razón de que se nos vetó para participar en los actos públicos. Incluso, en algún caso, se nos sacó del cartel de algún acto ya programado y eso es decisión personal de Meri Pita. Por eso digo que esas decisiones que no fueron del comité de campaña, sino que fueron personales, son las que pueden haber llevado, junto a otros muchos factores, al resultado electoral. Tendrán que asumir la responsabilidad quienes tomaron esas decisiones. Creo que defender la acción del gobierno en el Cabildo de Gran Canaria, como también se puede defender la acción de gobierno en Mallorca o en Ibiza, donde también gobernamos en pactos, creo que eso es bueno para Podemos. Si en lugar de difundir lo que estamos haciendo se llega a, directamente, eliminar publicaciones en Facebook de Podemos Gran Canaria en las que se hablan de la gestión de los consejeros, como me ha pasado a mí por mandato y decisión expresa de una persona en concreto, eso creo que es grave. La acción de gobierno es más larga en el tiempo, las decisiones no se pueden tomar de hoy para mañana, los trámites son largos. Creo que después de un año en general,  y así me dio la sensación cuando rendimos ante la ciudadanía cuentas los consejeros del Cabildo en un acto, creo que se demostró que con todos los errores que estamos cometiendo en conjunto la acción de gobierno es defendible. Y que el partido no sólo no la defienda, no sólo nos dé cauce público para explicarlo y que además nos vete, nos silencie y nos censure, eso creo que es gravísimo.

P: ¿Vamos a unas terceras elecciones o al final algún partido dará su brazo a torcer?

R: Depende del Partido Socialista. Siguen dando los números como daban el 20 de diciembre para un gobierno de cambio que pueda ser apoyado en la investidura, y momentáneamente, por fuerzas nacionalistas aunque sean conservadoras simplemente porque les interese en una agenda territorial de cambio también para este país en un proceso constituyente. Los números siguen dando. Si vamos a unas terceras elecciones Podemos tiene que recuperar una de sus señas distintivas, una de las cosas que nos diferenciaba de la vieja izquierda de pactar las listas entre cuatro, que eran las primarias abiertas. Esas primarias abiertas hay que recuperarlas, ya no hay la excusa de la segunda vuelta para que, si después de las elecciones vascas y gallegas, que es lo que parece a lo que está esperando el Partido Socialista, estuviese claro que hay unas elecciones en diciembre, esperemos que el 18 de diciembre en lugar del 25, porque esa es una cerdada que ha hecho el Partido Popular aposta, pero si no quedase más remedio de otras elecciones habría que recuperar las primarias como signo distintivo de Podemos y como diferencias que va a dotar de unas listas del mayor apoyo posible.

Miguel Montero, secretario general del Consejo Ciudadano de Podemos en LPGC. (ALEJANDRO RAMOS)

Miguel Montero en un mitin de Podemos en las elecciones de mayo de 2015 Alejandro Ramos

P: ¿Por qué, desde su punto de vista, cayó en la provincia de Las Palmas Podemos en las últimas elecciones?

R: Porque gobernar es difícil, es estar sometido a contradicciones. Tú dices que vas a recuperar Emalsa y no lo haces, dices que vas a cerrar los centros comerciales los domingos y no lo haces. Gobernar es difícil y esas expectativas muy altas generan mucha presión. Desde Podemos Gran Canaria se hizo una encuesta abierta, una de las preguntas que hacíamos era sobre los ayuntamientos del cambio. En general la gente de Las Palmas de Gran Canaria no lo identificaba como uno de los motivos principales de la caída del voto, pero sí lo ponían un poco más alto que la media del conjunto de la isla, por lo tanto podemos deducir que algo tiene que ver lo difícil que es gobernar. Por otro lado el elemento principal en el conjunto de la isla era las conversaciones que había habido para conformar gobierno como elemento principal, y como uno de los tres elementos principales el hecho de que no hubiese habido primarias. Por lo tanto estas reflexiones mías son compartidas, parece, por un conjunto de gente que rellenó anónimamente la encuesta identificándose como votante de Podemos y como personas que el 26 de junio habían dejado de votar a Podemos por distintas razones.

P: ¿Afectó el cambio en la cabeza de lista?

R: No lo sé. Lo que sí sé es que las primarias eran un distintivo de Podemos y pasamos, la foto está, a pactar la lista cuatro personas en una mesa con Izquierda Unida. Esa foto existió, por lo tanto creo que las primarias hay que recuperarlas, y por supuesto unas primarias en las que pueda participar Izquierda Unida, Equo...por lo tanto que sean abiertas. Insisto en la idea de que lo interesante que tiene Podemos es que está en construcción y como está en construcción vamos aprendiendo de los errores. Pero sí, y de ahí venía mi reflexión en el artículo, en lugar de aprender de los errores buscamos excusas fuera o le echamos la culpa al otro de nuestros propios resultados electorales, entonces sí que nos convertiremos en uno de esos partidos de la izquierda canaria que fracasaron porque todo era culpa de los demás y nada culpa de ellos.  

P: En la última asamblea celebrada en Las Palmas de Gran Canaria usted lanzó esta pregunta: ¿qué fue de las asambleas? ¿Me la podría responder?

R: En 2016 sólo se han producido dos reuniones que puedan ser calificadas como asambleas, la última además porque la pidió Pablo Echenique. Estoy muy preocupado porque, yo no tengo capacidad ninguna para convocar una asamblea, pero me gustaría que se volvieran a recuperar. Mientras yo fui secretario general de Las Palmas de Gran Canaria se celebraban. Creo que es necesario que haya asambleas porque una de las cosas más peligrosas que puede haber es que los cargos públicos estén desconectados de la realidad. Yo me ofrecí de nuevo, por segunda vez,  a todos los consejos ciudadanos insulares para ir a cualquier municipio a explicar lo que estábamos haciendo en el Cabildo, no sólo mi gestión de mis áreas sino como portavoz. A alguna asamblea que no me invitaron me enteré y me planté allí directamente para contar, por ejemplo, el tema de las cabras. Y yo como portavoz fui allí a explicar y a escuchar. Me sigo ofreciendo a cualquier asamblea y en cualquier municipio a explicar lo que estamos haciendo, pero sobre todo a escuchar. Creo que es muy necesario que se recuperen esas asambleas. Por desgracia en Las Palmas de Gran Canaria, donde teníamos asambleas de cientos de personas, sólo hemos tenido dos actos que se puedan considerar asambleas y uno a iniciativa de Pablo Echenique donde además parecía más que era una asamblea para salir del paso que para hacer una reflexión profunda. De hecho el acta recoge sólo partes de lo que se habló por desgracia. Creo que es importante que se recuperen las asambleas.

P: Carlos Meca aseguraba en este periódico que el partido ha vivido un año raro, con primarias y tres procesos electorales que ha hecho que se haya descuidado su punto fuerte, las bases, ¿cree lo mismo?

R: En Gran Canaria el acto que tuvimos de rendición de cuentas de los consejeros creo que fue un acto potente. Yo no creo que sea tanto desconexión con las bases sino una cosa que creo que sería más grave todavía que es no ser capaces de cumplir las expectativas que habíamos puesto en Podemos. Podemos nace como una fuerza transformadora y si nos convertimos en una serie de cargos públicos que se pasan el día mandando comunicados diciendo que nos gustaría haber hecho esto pero no pudimos o no nos dejaron, entonces somos una fuerza política más. Estoy absolutamente convencido de que el partido es más que sus bases, el partido son todas aquellas personas que han tenido una ilusión de cambio y que han querido acercarse a nosotros. Algunas de ellas ni siquiera se han llegado a inscribir. Por lo tanto, lo más interesante de Podemos es que no existe el nosotros y ellos, el dentro y fuera, sino que cualquiera puede participar.  

P: Usted era secretario general del partido en la capital, también dejó su cargo Alejandro Pérez a nivel insular. Estas vacantes siguen vacías, ¿ha actuado correctamente la dirección para hacer frente a todos estos agujeros en su organigrama o por el contrario son puestos que no son tan importantes y pueden seguir estando sin nadie?

R: De fondo lo que hay es la duda de si el actual grupo dirigente dentro del consejo ciudadano autonómico son conscientes de la importancia de los órganos insulares. En este momento no sólo está la vacante de la Secretaría General de Gran Canaria, también está la vacante de la Secretaría General de La Palma, la vacante de la Secretaría General de Fuerteventura, que los compañeros han cubierto de manera provisional, por lo tanto, en general, la prueba que tenemos hoy con el proceso que se ha abierto en la Comunidad de Madrid es que las organizaciones no pueden vivir en una interinidad permanente o sustituyendo a gente que ha dimitido provisionalmente por otros que no fueron elegidos como parece que ha pasado en el Autonómico. Creo que es importante que se abra un proceso pero también creo que hoy por hoy a mí me preocupa muchísimo más que perdamos la conexión con las expectativas de la gente más que cubrir unas plazas concretas. La cuestión de fondo es si el grupo pequeño en torno a Meri confía y cree que es importante cubrir esas plazas, porque si lo hubiesen pedido ya se habría cubierto como se van a cubrir ahora las vacantes en Madrid o como se han cubierto las vacantes en el País Vasco o Galicia. Yo creo que sí y sería un gran error perpetuar una interinidad en la organización o perpetuar que unos órganos intenten suplir o sustituir las funciones de otros.

P: Se necesitarían primarias, ¿no? Porque por ejemplo no creo que a Juan Manuel Brito, que perdió la Secretaría en Gran Canaria por poquitos votos, le siente bien que el sustituto de Alejandro Pérez sea elegido a dedo

R: Evidentemente. Tenemos entendido que en el Consejo Ciudadano Autonómico se han ocupado puestos con personas que no han sido elegidas. Parece, no están en las actas. La idea es que los cargos de secretarios general particularmente, pero también de otros cargos que son importantes, creo que sería importante que esas primarias internas se volviesen a abrir. Pero creo que es más relevante las primarias de los cargos públicos, como a las que me presenté yo. Yo tengo una opinión sobre los procesos de primarias en Podemos. Yo sufrí los vacíos legales y lagunas que tenían el reglamento de primarias, pero nadie me vio presentar escritos ni quejarme.

P: ¿Goza de salud el pacto en el Cabildo de Gran Canaria?

R: Somos tres partidos distintos con tres maneras distintas de entender la isla pero con un alto grado de coincidencia programática. Eso significa que hoy trabajamos con un proyecto claro y creo que el saldo en el conjunto es bastante positivo. Partíamos de una visión del Cabildo de Gran Canaria como caja pagadora de los ayuntamientos, pleitista contra el Gobierno de Canarias, precisamente por la gente que en su vida particular y política anteriormente más servil había sido con ATI, y con un clima político empobrecido con un grupo de gobierno plagado de tránsfugas, incluso el presidente al final de su mandato a todos los efectos fue un tránsfuga.  Ahora hemos pasado a un grupo de gobierno cohesionado que ha conseguido, por ejemplo, no sólo aprobar los reglamento sino plantear lo que va a ser que el Cabildo de Gran Canaria esté a la vanguardia de la participación frente a todos los demás cabildos que es aprobar un reglamento de participación ciudadana propio. Esas son las cosas que hace que se note que está Podemos en el Cabildo, esa visión que hace que este sea un gobierno de cambio porque está Podemos, si no estuviese Podemos sería otra cosa pero no un gobierno de cambio. Ese sello que le imprime Podemos, del que nos sentimos orgullosos, es compatible con un alto grado de cohesión en las políticas que se deciden. Sabiendo que somos tres partidos distintos con maneras distintas de entender la política.

P: Lo ha comentado en esta entrevista, pero Ylenia Pulido también expresó que no existe comunicación entre los consejeros del Cabildo y la secretaria general de Podemos, ¿cuándo fue la última vez que pidieron una reunión?

R: La última vez que le solicitamos por escrito reunirnos fue el 30 de junio.

P: ¿Cuál es la respuesta?, ¿no hay respuesta?

R: O responden cuando tengan un hueco. En este caso concreto el 3 de julio nos respondieron que cuando tengan un hueco. Eso fue en julio estamos en septiembre. Si no se conoce lo que estamos haciendo en el Cabildo difícilmente se va a poder poner en valor, respaldar, reconocer, prestigiar, tener en cuenta, o incluso vamos a decirlo así, presumir de la acción de gobierno. Directamente la acción es otra, silenciar e incluso censurar publicaciones en las redes sociales propias de Podemos. Por lo tanto, no sé a qué obedece esa decisión personalísima de la secretaria general.

Los consejeros de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria durante el acto. (Alejandro Ramos).

Los consejeros de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria. (Alejandro Ramos).

P: Llama la atención que esto ocurra con los consejeros del Cabildo de Gran Canaria, que es la institución más importante en Canarias donde los miembros de Podemos están gobernando

R: La labor de gobierno es igual de importante que la de oposición, pero sí es verdad que somos los únicos que estamos gobernando como Podemos, no en una candidatura de unidad popular municipal. Creo que es fundamental e incluso voy más allá, si el planteamiento es romper el pacto del Cabildo, que se diga, que se diga con valentía y que se le plantee a la gente la opción de votarlo como se le planteó la opción de entrar en el pacto, opción con la que el grupo dirigente estuvo de acuerdo, por eso se llevó a votación. Estoy absolutamente convencido de que nosotros vamos a seguir trabajando, de lunes a viernes, incluso algún sábado y algún domingo.

P: ¿Por qué recalca lo de los viernes, sábados y domingos?

R: Porque el nivel de desconocimiento sobre lo que hacemos en el Cabildo es tal que en la última reunión que tuvimos en enero nos preguntaron si también trabajábamos los viernes o era como los compañeros del Parlamento. Yo sé que los compañeros del Parlamento trabajan los viernes, pero lo que se refería era que desconocían las horas que echamos aquí, ese dato da una idea del nivel de desconocimiento que estamos haciendo en el Cabildo

P: ¿Tiene futuro Podemos o se desinflará por las históricas luchas de la izquierda canaria?

R: Creo que, precisamente la gente que ya estaba hace 40 años en la Unión del Pueblo Canario, es la gente que más consciente tiene que ser, es la gente que más claro tiene que tener que Podemos no es uno de esos partidos donde las peleas pueden acabar con el proyecto. Por suerte Podemos es de la gente y estoy convencido que todos los que estamos lo estamos de manera provisional. Es más, hay algún cargo a sueldo del partido que decía que fuéramos a los revocatorios. Ojalá estuvieran en marcha los revocatorios porque a lo mejor, en 24 o 48 horas, se clarificaba el tema en Canarias, pero los revocatorios no están abiertos, no están regulados, no hay un proceso claro y público para poder plantear un revocatorio. Pero yo incluso asumo la posibilidad de que me pudieran revocar a mí, sin ningún problema. Saber que la política no es tu medio de vida te permite no tener ningún medio a los revocatorios que también es una cosa distintiva de Podemos y que por desgracia no se han terminado de implementar. Por eso digo que Podemos es más grande que todos los que estamos y evidentemente me incluyo.

P: Por último, ¿hacia dónde tiene que ir Podemos en Canarias? ¿Aglutinar fuerzas de izquierda como Sí se Puede en Tenerife, Somos en Lanzarote? ¿Fijarse en la figura de las Mareas de Galicia o los modelos catalanes y valencianos?

R: La respuesta es hacia donde diga la gente. ¿Por qué? Porque hoy las decisiones deberían ser tomadas por el conjunto, cuando se hizo el pacto con Izquierda Unida lo votamos entre todos. El camino que tome la organización en Canarias lo deberíamos de tomar en Canarias, eso puede significar, por ejemplo, una asamblea de toda Canarias, que en este caso evidentemente es virtual, en la que se le plantee a los inscritos e inscritas distintas alianzas posibles o caminos, o un nuevo documento estratégico de hacia dónde debe de ir la organización. Con esto qué quiero decir, que creo que es tan importante el método como las preguntas y en este caso concreto Podemos Canarias debe ir hacia donde decida la gente de Podemos Canarias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha