eldiario.es

Menú

Abas no negociará con los ''terroristas asesinos'' de Hamas

EL MOVIMIENTO ISLÁMICO INSTA A MANIFESTARSE CONTRA ELPRESIDENTE DE AL FATAH

- PUBLICIDAD -

El presidente palestino, Mahmud Abas, calificó este miércoles de "terroristas asesinos" a los dirigentes y militantes de Hamas, en un dramático discurso al que los islamistas respondieron con una gran manifestación en la franja de Gaza.

"No habrá diálogo con estos terroristas asesinos", dijo Abas en un discurso ante el Consejo Central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que fue televisado en directo en Cisjordania y Gaza, y con el que pedía el apoyo de ese organismo al nuevo gobierno del primer ministro Salam Fayad. El Consejo Central es el principal organismo de la OLP y el que decide en las cuestiones cruciales para el pueblo palestino a nivel internacional.

Y para el presidente de la ANP, que parecía visiblemente indignado con la situación en los territorios palestinos desde la sublevación de Hamas en la franja, los islamistas no son sino "traidores que se han rebelado contra la legitimidad". Sobre el conflicto entre los dos grandes movimientos en Cisjordania, explicó que "esto no es una lucha entre Al Fatah y Hamas, sino entre el Estado de Derecho y la ley de las milicias".

"Es una lucha entre un proyecto de oscuridad y otro fundado sobre el diálogo y la democracia. Nuestro proyecto nacional, un proyecto que hemos escrito con nuestra sangre, está en peligro", afirmó.

El discurso, el más agresivo que Abas ha pronunciado desde que asumió la presidencia palestina en 2004, supone un nuevo giro en las ya de por sí tensas relaciones entre los dos movimientos palestinos, en virtual estado de guerra desde que la semana pasada los islamistas se hicieron con el control de la franja.

Una conspiración desde febrero

El presidente de la ANP acusó a Hamas de haber preparado la sublevación desde antes de las negociaciones de la Meca, en febrero de este año, en las que ambos acordaron la creación de un Gobierno de Unidad Nacional.

"Hamas preparó su conspiración para hacerse con el gobierno mediante la creación de una fuerza de seguridad especial", denunció al referirse a la llamada Fuerza Auxiliar, constituida por Hamas en 2006 como contrapeso a la influencia de Al Fatah. "Ya entonces -recordó- pedí disolver esa fuerza de seguridad, que demuestra las intenciones golpistas (de Hamas) contra las instituciones legítimas de la ANP".

Y aseguró en ese sentido que Al Fatah "no dialogará" ni "negociará" con "terroristas asesinos". En definitiva, "antes de nada, tendrán que pedir perdón a todo el mundo por lo que ha ocurrido, dejar el poder, reconocer la autoridad del presidente y devolver el control de la situación en Gaza a las fuerzas de seguridad".

Además, demandó que el movimiento islámico entregue a todas aquellas personas que han "asesinado" y "saqueado" para que sean llevadas ante la justicia, porque "el único camino posible para los palestinos es el de la ley y la justicia; no hay opción para la violencia".

Un discurso "repugnante"

La respuesta de los islamistas no se hizo esperar y Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamas, descalificó el discurso tildándolo de "repugnante".

"Lo que ha dicho no es digno de un presidente. Con esas palabras el presidente sólo se ha perjudicado a sí mismo", manifestó el portavoz, mientras el liderazgo de Hamás estaba reunido para estudiar las acusaciones de Abas. De esta reunión no trascendió ningún detalle sobre la postura oficial del movimiento islámico.

Pero en su alocución, el presidente había enumerado, en una lista preparada de antemano, los delitos cometidos por Hamas en las últimas dos semanas, entre ellos el incendio de una iglesia, la destrucción de la residencia de Yaser Arafat o la profanación del monumento al soldado desconocido, que "era el símbolo del sacrificio de los mártires y de la unidad de sangre entre el pueblo palestino y el pueblo árabe". Es en esta plaza, símbolo de la resistencia armada palestina contra la ocupación israelí, en la que esta noche los islamistas se concentraban para manifestarse contra su presidente.

La convocatoria la hizo el movimiento islámico en las oraciones de la noche en las mezquitas de Gaza capital, de donde iban a ser trasladados sus seguidores en autobuses fletados por Hamás. La Plaza del Soldado Desconocido se encuentra frente a la sede del Parlamento en Gaza y allí había, hasta la semana pasada, la estatua de un combatiente con una metralleta en la mano y apuntando un de do de la otra hacia Israel.

El movimiento Al Fatah ha denunciado que la estatua la derribaron los islamistas la semana pasada y después la arrastraron con un todoterreno por las calles de Gaza, un suceso que nadie ha logrado documentar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha