eldiario.es

Menú

''Nuestra detención fue una cortina de humo''

HABLAN LOS DOS PERIODISTAS DETENIDOS JUNTO A HAIDAR

"Lo que nos preocupa ahora es qué pasa con Aminatu; no hay ninguna información; no sabemos si está detenida, retenida, libre, ni cómo está".

- PUBLICIDAD -

'La mirada de Aminatou', en el blog Somos Nadie

Aminatou Haidar, el pasado 6 de noviembre ante los micrófonos de 'El Correíllo', de CANARIAS AHORA RADIO. (QUIQUE CURBELO)

Aminatou Haidar, el pasado 6 de noviembre ante los micrófonos de 'El Correíllo', de CANARIAS AHORA RADIO. (QUIQUE CURBELO)

Uno de los dos periodistas retenidos este viernes en el Aeropuerto de El Aaiún, el cámara canario Pedro Guillén, cuando acompañaba, junto a su compañero Pedro Barbadillo, a la activista por los derechos del pueblo saharaui Aminatou Haidar en su llegada a Marruecos, ha opinado que su retención fue sólo una "cortina de humor" para que no hubieran imágenes de la detención de la activista.

En este sentido, sobre las palabras de las autoridades marroquíes que apuntaban a que se les detuvo por grabar en la pista de aterrizaje, Guillén afirmó que esta explicación es "sólo una cortina de humo". "Cuando esta señora va en el aeropuerto, sí es cierto que nosotros la seguimos y la grabamos, pero no vamos con ella. Ella va por su lado y nosotros por el nuestro cubriendo nuestra noticia", afirmó en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press.

"Cuando llegamos -continuó- nos retienen, una forma muy fácil de quitar a los periodistas de al lado de algo que va a pasar (la retención de Aminetou Haidar). Es la excusa perfecta para que no haya imágenes de la retención".

Por su parte, las cintas que grabaron los dos periodistas continúan en manos de las autoridades de Marruecos. Así, Guillén explicó que se les va a abrir un expediente y que se les ha tomado declaración. "Ya verán las autoridades de allí si nos las devuelven o no", agregó mientras indicó que sí les devolvieron las cámaras y el resto del equipo.

De esta manera, declaró que durante las cerca de 10 horas que permanecieron en una sala de El Aaiún les hicieron preguntas sobre el motivo por el que grababan en el aeropuerto, aunque muchas de las cuestiones se centraron en la activista por los derechos del pueblo saharaui. "Preguntaron si íbamos juntos, si la conocíamos o cuántas veces habíamos estado en El Aaiún", afirmó.

Trato correcto

También hizo especial hincapié en que en todo momento los policías les trataron de forma correcta, con educación y algo distantes, aunque recordó que a partir de las 17.00 horas, cuando la noticia ya comenzó a aparecer en los medios de comunicación, hubo un cambio por parte de las autoridades.

"Hasta las 17.00 horas nos insistieron en que no estábamos detenidos, sino retenidos, ya que nos estaban haciendo un expediente. A partir de esa hora las caras eran más sonrientes, bromeaban y se sabía que estaba pasando algo. De hecho, hicieron algún comentario sobre algún periodista que ya había escrito algo sobre las 15.00 horas", recordó.

Finalmente, los dos periodistas, una vez que les dejaron marcharse tras la declaración, acudieron a tomar algo para hacer tiempo y poder regresar a Gran Canaria, donde llegaron sobre las 22.00 horas (hora insular).

Respecto a Aminetou Haidar, la última vez que Guillén la vio fue en la pasarela del avión, ya que al tocar suelo marroquí, ella se fue hacia una sala y los dos periodistas fueron a otra. "Fue por su propio pie pero la retuvieron igual que a nosotros", concluyó.

"Lo que preocupa ahora es qué pasa con Aminatou Haidar"

Por su parte, el periodista español Pedro Barbadillo, de 53 años, explicó tras llegar este viernes por la noche al aeropuerto de Gran Canaria que habían estado siete horas "retenidos o detenidos" por la Gendarmería marroquí, lo que consideró "desproporcionado", bajo la acusación de grabar instalaciones militares del aeropuerto de El Aaiún.

"Lo que nos preocupa ahora es qué pasa con Aminatu Haidar; no hay ninguna información; no sabemos si está detenida, retenida, libre, no sabemos en qué situación está", afirmó Pedro Barbadillo en el aeropuerto grancanario.

Barbadillo relató que está elaborando un documental sobre Aminatu Haidar, considerada la Pasionaria del movimiento independentista, que se llama Con el viento de cara, y tras grabarla hace unos días en Nueva York cuando recibió el Premio Coraje Civil 2009 de la Fundación Train, decidieron grabarla a su regreso a El Aaiún.

"Nos dijo que volvía y que sabía que la iban a detener, así que decidimos venir con ella y cuando bajamos del avión íbamos grabando con la cámara, vino la Gendarmería y nos retuvo", ha relatado.

Aminatu Haidar fue separada de inmediato de la cola y se la llevó un grupo de policías de paisano, mientras que los dos periodistas fueron conducidos a las dependencias aeroportuarias de la gendarmería francesa.

"Hemos estado siete horas en la Gendarmería marroquí; nos acusaban de que estamos grabando instalaciones militares, que estamos alterando la seguridad del país", ha explicado Barbadillo, quien aseguró que nunca supieron "en qué condición estábamos, si detenidos o retenidos".

Sin embargo, ha recordado el documentalista, los agentes les decían "que no estábamos detenidos, pero que no podíamos salir", además de que les confiscaron las cintas que llevaban y les dijeron que las pondrían a disposición del juez.

Según Pedro Barbadillo, su situación se resolvió gracias a la intervención de la embajada española y a la publicación de la noticia por los medios de comunicación.

Durante el tiempo que se prolongó su retención, ha explicado, "el trato ha sido correcto, pero muy serio. Estaban bastante tensos; por allí empezó a pasar todo el mundo y hubo un momento en el que había como cincuenta o sesenta policías, gendarmes, incluso apareció el prefecto de policía de El Aaiún".

El documentalista ha reconocido que habían estado grabando a la activista en el interior del avión y que en el momento de bajar del aparato la siguieron con la cámara encendida, y "eso fue lo que les puso muy nervioso".

El periodista español aseguró que va a reclamar la devolución de las cintas confiscadas, y aunque "seguramente no las pueda conseguir, lo intentaré".

"No me esperaba que nos iban a detener -ha comentado-; me esperaba que nos iban a parar, pero no que nos iban a retener durante siete horas, ha sido desproporcionado. Yo he estado otras veces en Marruecos, me han expulsado, pero nunca me han tenido siete horas retenido".

Pedro Barbadillo, natural de Sevilla, es un periodista independiente afincado desde hace más de una década en Mallorca donde dirige la empresa audiovisual Graphic Productions & Services y tiene la intención de rodar un documental sobre Haidar.

El cámara detenido junto a él, Pedro Guillen, es natural de Las Palmas de Gran Canaria y precisamente este viernes cumplía su 40 cumpleaños.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha