eldiario.es

Menú

Antonio Castro: ''Las negociaciones con el PSOE eran muy en serio''

NUEVO PRESIDENTE DEL PARLAMENTO DE CANARIAS

- PUBLICIDAD -

Mientras se familiariza con los servicios y el personal del Parlamento de Canarias, el nuevo presidente de la Cámara, Antonio Castro, prepara ya el acto institucional que dará inicio a la VII Legislatura, que ha separado del pleno de investidura de Paulino Rivero para dar al Parlamento mayor protagonismo. Castro reconoce que hay una pérdida de credibilidad de la clase política, explica por qué será una legislatura complicada y afirma que las negociaciones con el PSOE para formar Gobierno "fueron muy en serio".

Un mes después, ¿cuál es su valoración del resultado de las elecciones?

El resultado es el que reflejan las urnas y proclaman las juntas electorales. El análisis de las elecciones al Parlamento implica un vuelco electoral en Gran Canaria, con una subida del PSOE y una caída de CC, mientras que en el resto de circunscripciones se puede considerar normal. Quizá otra excepción, en menor medida, es Lanzarote, pero en las demás se ha mantenido CC, ha habido una ligera subida del PSOE y una ligera bajada del PP. Ahora, sumado no cabe duda que el PSOE fue la lista más votada, seguido por CC, aunque como consecuencia del resultado en Gran Canaria baja cuatro diputados y el PP otros dos. ¿Qué puedo decir? Francamente, que CC ha tenido un retroceso importante en Gran Canaria y habrá que analizarlo para corregirlo. De no haber sido por eso, nos moveríamos en las previsiones.

¿En CC esperaban una subida del PSOE de 17 a 26 diputados?

No, se esperaba que estuviera entre 23 y 24 diputados. Nosotros esperábamos sacar entre 21 y 22.

¿Se arrepienten en CC de no haberlo propuesto como candidato a la Presidencia del Gobierno?

Eso no se ha analizado. Apoyo a Paulino Rivero al cien por cien; está muy capacitado para ejercer esa función. Tuvo el apoyo de la organización en Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura y no creo que se le pueda culpar a él de un resultado negativo. Creo más que los resultados electorales están más en función de la implantación y el funcionamiento de las organizaciones insulares de CC que lo que pueda decir un candidato de Tenerife en Gran Canaria o viceversa. Si se tiene una organización potente y estructurada, bien implantada y con un mensaje adecuado en cada isla, difícilmente?Veo CC como un conjunto de siete, no como una suma de siete.

Usted ha dicho que esta legislatura va a ser muy complicada de gestionar. ¿Por qué?

Canarias, cada vez más, está inmersa en la política de continente, de la globalización. A escala europea se discute un nuevo Tratado, donde parece que se ratifica a Canarias como región ultraperiférica. Ahí hay todo un mundo que desarrollar y de políticas que encajar. En segundo lugar, se tiene que discutir a nivel español el nuevo Estatuto en las Cortes, la financiación autonómica y la financiación sanitaria. Además de eso, tenemos el encaje de Canarias en el entorno atlántico, con el desarrollo de los países vecinos de África, nuestras relaciones con Sudamérica y el papel que tenemos que jugar en esa dirección como pueblo atlántico con Europa, América y África. Eso no es algo etéreo o teórico: es una realidad incuestionable en los aspectos económico, cultural y demográfico. Con respecto a este último está el problema de la inmigración ligado a la capacidad de desarrollo de este territorio por la limitación de sus recursos y la fragilidad y singularidades del espacio. Internamente, está nuestra cohesión territorial y económica para que en todas las islas exista la misma igualdad de oportunidad y mantener los niveles de desarrollo y de calidad de vida que hemos alcanzado, lo que supone un gran esfuerzo ante el crecimiento poblacional y la atención a las clases más desfavorecidas desde un punto de vista económico. Esos son los asuntos, de un calado tal que hace que no sea fácil el trabajo, sino muy complejo para la nueva legislatura. Me refería a eso. Porque se necesita el más amplio consenso político, tener clara la etapa histórica trascendental que se vive y que requiere que todas las fuerzas políticas arrimen el hombro, acordando en la medida de lo posible actuaciones conjuntas, evitando la confrontación política por sí misma. En función de los resultados electorales y la formación del Gobierno puede haber una tendencia a interpretar un papel de distinta manera, pero la sociedad requiere un esfuerzo colectivo e institucional por encima de los intereses partidistas. Eso no va a ser fácil.

¿Cómo se explica que después de tantos años de autogobierno Canarias tenga los peores indicadores socioeconómicos, en tasa de paro, en fracaso escolar, listas de espera, cesta de la compra, etc.?

Históricamente, Canarias ha estado mucho peor. Ahora está en una situación de alto nivel, de calidad de los servicios y de calidad de vida. ¿Qué sucede? Que las sociedades que se desarrollan muy deprisa, como nos ha sucedido, con un aumento de población en cinco años de casi 500.000 habitantes, pues tiene sus efectos negativos. Con un crecimiento como el que ha tenido Canarias, bastante bien ha ido en cuanto a calidad de servicios y que en un territorio tan frágil y con pocos recursos los problemas que tengamos sean controlables. Canarias ha vivido épocas de emigración, de hambre, de subdesarrollo cultural, que hoy no se dan. En cuanto a empleo, en 1993 estábamos en torno al 30% y ahora estamos en un 13%. No se puede decir que la situación sea la peor que hayamos vivido, aunque haya desajustes como consecuencia de un crecimiento rápido y desproporcionado para la capacidad de estas islas y que es algo que habrá que ir abordando.

Usted ha estado en la comisión negociadora de CC con el PSOE para formar Gobierno. Después se ha salido, con los herreños, de la negociación con el PP, lo que ha dado lugar a muchas especulaciones. ¿Se negoció en serio con el PSOE?

Sí, las negociaciones con el PSOE eran muy en serio. No hubo acuerdo en tres o cuatro puntos de fondo y CC no lo veía claro. Otra cosa es que CC quería hablar de la presidencia del Gobierno y el PSOE no lo quería plantear bajo ningún concepto. Se negoció en serio sabiendo que había dificultades, como la Presidencia del Gobierno. Lógicamente, con el PP había posibilidades de llegar a un acuerdo político, lo que no era fácil con el PSOE, que hubo negociación, y con el PP se planteaba una negociación técnica, donde están las personas que tienen que trabajar. A eso se añade que en ese momento se me había planteado que fuera pensando si quería aceptar la candidatura a la presidencia del Parlamento y eso influyó para que no estuviera en la comisión. Sabe que a nivel político se reúnen Soria y Rivero con cierta frecuencia y hay unos negociadores que trabajan la parte técnica. Si hubiera sabido antes que proponían como candidato a la presidencia del Parlamento no hubiera estado en la negociación con el PSOE.

¿Qué le parece las declaraciones de Juan Fernando López Aguilar respecto a que el pacto CC-PP es un acuerdo de perdedores, que desoyen la voluntad de cambio de la sociedad canaria?

El señor López Aguilar es un diputado de esta Cámara, respetable, pero lo que dice no se sostiene lo más mínimo, porque basta mirar el mapa político en otras instituciones de Canarias o en Galicia, Baleares, Cataluña?porque el PSOE no ganó las elecciones. Sí, fue la lista más votada. Gana quien gana la liga, no la primera vuelta. Al final son los números, como bien decía Jerónimo Saavedra. El PSOE se ha unido en La Palma al PP para quitarnos una alcaldía que hemos ganado y no me estoy rasgando las vestiduras. El PSOE ha tenido una subida muy importante, pero salvo en una circunscripción, no se puede decir que haya sido un resultado espectacular. Creo que ese discurso se debe ir dejando. Hay que ser coherente. No tengo interés en tratarlo, pero lo hemos visto en el Cabildo de Gran Canaria. Habrá que cambiar las leyes, que dicen que gobierna la lista más votada. Hay dos fuerzas políticas que van a pactar, tienen mayoría absoluta y el derecho a hacerlo. Ya se verán los resultados.

Ha habido casos de corrupción vinculados al PP en Gran Canaria y aquí hay varias personas imputadas de ATI. Desde el punto de vista ético, como líder de API, ¿ese pacto le plantea problemas?

Lo primero es que yo sepa en el Gobierno, que conozca las posibles personas que vaya a haber, no hay ningún imputado. En segundo lugar, nos tenemos que acostumbrar en este país a la presunción de inocencia. Y en tercer lugar, todo ese tipo de asuntos, que está muy bien que se investigue, debe hacerse de manera respetuosa, aplicando la Justicia como se debe y que resuelvan los jueces. Cuando haya sentencias condenatorias firmes, los partidos actuarán en consecuencia. En mi discurso de toma de posesión hablé de mejorar la forma de ejercer la política en nuestra tierra. Eso está en manos de la personas, pero los partidos deben velar al máximo. Al Gobierno habrá que analizarlo por cómo gobierna y si gobierna mal, habrá que decirlo y habrá alternativas. Y si lo hace bien, pues bien. Si hay personas en partidos que se desvían de la acción de gobierno, para eso está la justicia, que debe obrar libremente, con cautela, con la mejor investigación y sin presiones políticas ni sociales. Acostumbrarnos que hay delito cuando hay sentencia; por tanto no creo que éticamente haya que decir nada al nuevo pacto porque no se pueden mezclar actuaciones derivadas de personas cuando, además, son presuntas y están separadas de la vida política.

Tradicionalmente, CC siempre ha pactado con el partido que gobierna en el Estado. En este caso no lo va a hacer y se apunta como momento importante las próximas elecciones generales. ¿Cree que el Gobierno canario tendrá estabilidad, independientemente del resultado que se produzca en las elecciones generales?

CC tiene un pacto con el PSOE a escala del Estado, que yo sepa. Lo que se presenta es una nueva etapa donde el pacto de Canarias es distinto al de Madrid. Veremos qué resultados da ese tipo de fórmula. Pero CC tiene un acuerdo con el PSOE de no apoyar mociones de censura, negociar los presupuestos y apoyar leyes fundamentales. Puede suceder que después de las elecciones gane el PSOE y haya o no condiciones para pactar en Madrid. O que gane el PP y haya o no fórmulas para pactar. No ha sido bien interpretado el papel de CC, que quiere buscar su espacio y su identidad. Pactará aquí con quién considere que es el mejor acuerdo y en Madrid también tendrá libertad para pactar con quien considere. No somos imprescindibles, pero sí necesarios. La fórmula no es valores absolutos, sino tiene aspectos relativos.

En cuanto al Parlamento, como casi todos los presidentes usted también habló de acercar la institución a la sociedad, de recuperar la dignidad. ¿Por qué se ha perdido credibilidad?

Creo que el Parlamento en cada legislatura se ha acercado más a la sociedad, pero estamos en la obligación de superarlo. Hay dos maneras de hacerlo: intensificando la actividad que se hace, no sólo dentro del edificio, sino acercándonos a las islas y pueblos, y en la forma de trabajar de los grupos y diputados, haciendo que los debates que haya lleguen a los ciudadanos, que los entiendan y se sientan identificados, también con la forma de trabajar de los diputados, porque somos sus representantes. Aunque sí se ha perdido cierta credibilidad de la clase política, que se tiene que recuperar.

¿No cree que una Ley Electoral que impide que miles de personas vean aquí a sus representantes, que no se tome en consideración Iniciativas Legislativas Populares, como ocurrió la legislatura pasada con la de Granadilla, o los resultados de las comisiones de investigación del caso Amorós o el eólico contribuyen al distanciamiento del Parlamento de la sociedad?

Sobre esto último, las comisiones de investigación paralelas a la acción judicial no me parecen adecuadas, porque el resultado que dan es el que han dado. El Parlamento no tiene medios para ir más allá de donde llega la Justicia y se desvirtúa todo. Lo que sí está claro es que en el Parlamento las comisiones de investigación tienen que ser serias, rigurosas y nunca por delante de la acción de la Justicia. En cuanto a la Ley Electoral, está sin definir. El nuevo Estatuto lo corrige, pero está sin aprobar, y nadie lo dice. Estuvo paralizado varios meses en las Cortes. Quizás si se hubiera aprobado, puede que hubiera algunas minorías en el Parlamento.

Además de la rebaja del tope electoral, ¿se incluye la posibilidad de disolver la Cámara anticipadamente para convocar elecciones?Está propuesto, lo único es que sólo es posible de una determinada manera, por el tiempo que queda de legislatura y nunca en el último año.

¿Por qué se ha separado el acto solemne de apertura de la VII Legislatura del dicurso de investidura, cuando últimamente coincidían el mismo día? ¿Hay alguna razón especial?

Son actos distintos y no se deben mezclar la puesta en marcha de la nueva legislatura, que debe tener su momento, con el debate de investidura que inicia la etapa para un nuevo gobierno. Es separar la acción del poder Legislativo del Ejecutivo.

¿Cómo ha hecho para estar 24 años de consejero del Gobierno y cuatro de senador y salir indemne de tantas puñaladas que ha habido en la política canaria?

Nunca me he propuesto otra cosa que no sea trabajar lo más eficaz y honradamente posible y saber que soy un servidor público vocacionalmente. Trato de llevarme bien con mis compañeros, evitar la crispación, que las cosas se hagan mediante diálogo y moderación, dando estabilidad a las instituciones. Hemos logrado montar una buena organización política en La Palma, enraizada en los pueblos, con un conjunto de personas que me han apoyado profundamente. No hay otra cosa; no es porque tenga más cualidades que otro. Eso ha dado frutos, aunque me ha supuesto un sacrificio personal porque hubiera deseado no tener que trabajar y luchar tanto, aunque lo he hecho porque me gusta la política y tengo un concepto de servicio a la sociedad. He tenido errores, hay cosas que quedan por hacer y también muchos aciertos, pero nunca se me ha subido un cargo a la cabeza y nunca me he alejado de la sociedad.

A la vista de lo complicada que será esta legislatura, ¿usted ha cumplido un objetivo personal con su elección como presidente, quitándose del medio en el Gobierno? ¿Será su última legislatura?

Eso no se sabe?cuando acaba la vida política. Pero personalmente estoy muy satisfecho con ser presidente del Parlamento. Espero que sea en beneficio de Canarias y para nuestro partido, para las ideas y los criterios que tengo de cara al futuro para nuestro partido, sobre todo para nuestra organización en La Palma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha