eldiario.es

Menú

Berriel acusa a Rajoy de imponer “un bloqueo económico” que impide invertir en obras públicas

El PP pide la “disolución” de una Consejería “intermediaria” y que sus competencias pasen a cabildos y ayuntamientos

El consejero afirma que “no lloriqueo, lloro a lágrima viva y de rabia” ante el maltrato del Estado

- PUBLICIDAD -
El consejero de Consejería de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel.. EFE/Cristóbal García

El consejero de Consejería de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel.. EFE/Cristóbal García

El consejero de Obras Públicas, Domingo Berriel, ha acusado directamente al Gobierno de España, que preside Mariano Rajoy, de “imponer un bloqueo económico a Canarias” que ha mermado hasta el límite la capacidad para invertir en infraestructuras urgentes en las Islas.  

Haciendo el simil entre Estados Unidos y Cuba, el consejero fue explícito: “Estamos en una situación de bloqueo económico, que los cubanos llaman período especial, impuesto por el Gobierno de España a Canarias, y en ese período especial es en el que deben enmarcarse los Presupuestos”.  

Berriel compareció en el Parlamento para explicar los presupuestos de su departamento para 2015, que descienden un 42,6% respecto al presente ejercicio, hasta los 185,8 millones de euros, debido principalmente a que el Estado ha dejado de invertir 134 millones en obras suscritas a distintos convenios.  

“El Gobierno de España nos sigue tratando con discriminación respecto a otros territorios, es sectario con Canarias”, insistió Berriel.  

Disolución

Frente a estas críticas, los diputados conservadores Felipe Alfonso El Jaber y Fernando Enseñat arremetieron contra la incapacidad política y de gestión de la Consejería de Obras Públicas hasta el punto de exigir su disolución y el traspaso de sus competencias a cabildos y ayuntamientos.  

“Autodisuévase, pues este año se limita a invertir el dinero que otras administraciones transfieren, mientras bajan casi un 45% los fondos propios. No necesitamos consejerías que son meras intermediarias del dinero de otros y no son inversoras”, afirmó El Jaber.  

“No necesitamos una directora general de Transportes que solo va a gestionar tres programas durante el año, con un 0,83% del presupuesto total, 56 millones de euros”, remachó Enseñat.  

Berriel contraatacó el discurso del principal partido de la oposición afirmando que “lo que ustedes quieren, prietas las filas, es disolver la Comunidad Autónoma, todas las comunidades autónomas”, como a su juicio demuestran todas las políticas recentralizadoras llevadas a cabo por Rajoy durante la legislatura.  

“Si algún departamento de la Consejería hay que retocar, sería el de los Servivios Jurídicos, para reforzarlo a la hora de litigar judicialmente con el Gobierno de España, pues no hay manera de que atiendan a razones políticas”, insistía Berriel.

Llorar de rabia

Para El Jaber “contrasta el contínuo lloriqueo del consejero con la ilusión que tiene el Cabildo de Gran Canaria por financiar e invertir en obras como las de la carretera de La Aldea”.  

“Incluso suman, sin rubor, a la partida de inversiones en Gran Canaria, los 10,9 millones de euros que adelanta el Cabildo insular para la IV Fase de la Circunvalación de Las Palmas. Es una tomadura de pelo”, afirmó el portavoz de los conservadores.

“No lloriqueo, lloro a lágrima viva, pero lloro de rabia al considerarme un canario más maltratado por el Gobierno de España”, concluyó Berriel.  

Por su parte, el portavoz de Nueva Canarias en el Grupo Mixto, aunque calificó de “intolerable” el incumplimiento del Ejecutivo central del convenio de carreteras y del recorte en inversiones públicas, también responsabilizó al Gobierno regional de “incapacidad” y de “falta de voluntad política” para paliar el déficit estatal.  

“¿Para que quieren más autogobierno si luego no lo ejercen? Si subieran el IGIC a los artículos de lujo o de gran lujo, si crearan la tasa turística o llevaran al límite la capacidad de endeudamiento, habría dinero para acometer la carretera de La Aldea, que ni no se arregla produce muertes”, afirmó Rodrígez.  

Tanto el socialista Julio Cruz como el nacionalista José Luis Perestelo salieron en defensa de Berriel, incidiendo en los incumplimientos estatales como responsables de la caída de las inversiones en infraestructuras.  

“El castigo del Gobierno del PP en las infraestructuras viarias ha sido descomunal en esta legislatura y, pese a los 600 millones que ha dejado de invertir en cuatro años, la Consejería ha hecho un esfuerzo por mantener las obras urgentes y fundamentales”, dijo el socialista.  

“Es triste comprobar como la inversión baja en un 59% en época de crisis por culpa del Gobierno de España, pero son unos buenos presupuestos en función del marco económico y financiero que nos han impuesto unilateralmente. Son los que se pueden hacer”, concluyó el nacionalista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha