eldiario.es

Menú

Detienen a 14 personas por tráfico de droga

EN LOS LLANOS DE ARIDANE Y TAZACORTE

La investigación había comenzado en octubre de 2010 tras las quejas de los vecinos.

- PUBLICIDAD -

La Guardia Civil de Los Llanos de Aridane ha detenido a 14 personas acusadas de un delito de tráfico de drogas en el marco de la operación Guevara. En la misma también se han producido tres imputaciones por idéntico delito y se han realizado once registros domiciliarios, además de intervenir seis kilos de hachís y medio de cocaína y desmantelar un pequeño laboratorio de tratamiento de esta última sustancia.

Según consta en una nota policial, la investigación se inició en octubre de 2010 a consecuencia de numerosas quejas vecinales que denunciaban el "trapicheo" de drogas que se estaba produciendo en las localidades de Los Llanos de Aridane y de Tazacorte. A raíz de dichas quejas, varios agentes observan un notorio incremento de las denuncias por el consumo y posesión de droga, en especial cocaína, en la zona de la Plaza de la Constitución de Los Llanos de Aridane.

A continuación, los agentes iniciaron una serie de vigilancias en el entorno de un local de ocio de la zona y efectuaron varias denuncias por tenencia de cocaína cuando los consumidores salían del local, presuponiendo que la compra se había realizado en el interior.

Por parte de los agentes que vigilaban el local y la zona se llegó a grabar en vídeo "pases" de droga. De esta manera se descubrió que quien vendía la cocaína era el portero del establecimiento. También se grabó a personas que salían de ese lugar de ocio y consumían cocaína en vehículos estacionados en el exterior.

El primer registro se llevó a cabo en febrero y, si bien no se encontró droga, sí se intervinieron sustancias de corte, dinero y báscula. Además, como consecuencia de las vigilancias anteriores, se detectó quién era el proveedor, que resultó ser un hombre conocido como Emilio. La Guardia Civil, tras controlar a un intermediario, pudo llegar al encargado de la distribución de la droga en la zona de Tazacorte, al que se identificó como Alexis.

Posteriormente, los agentes iniciaron una vigilancia sobre el entorno de este último y comprobaron que trabajaba como socorrista en un hotel de los Cascajos, pero que llevaba un tren de vida por encima de sus posibilidades, algo que alertó a los agentes de que efectivamente pudiera estar vendiendo droga.

Tras una vigilancia de aproximadamente dos meses, detuvieron a Alexis el 1 de abril de 2011, junto con uno de sus socios, identificados como Henry y un tercero llamado Víctor. Este último iba a realizar una venta de gran cantidad de hachís. Asimismo, se imputó a un cuarto su actuación como cooperador ya que avisaba a los primeros de la existencia de controles policiales y actuaba a modo de 'lanzadera', es decir, para comprobar que no existía ningún tipo de amenaza policial.

Armas y drogas

En los registros domiciliarios efectuados se intervino, concretamente en la casa del identificado como Emilio, un total de 74 gramos de hachís, 123 gramos de cocaína (dos huevos con 53 y 51 gramos respectivamente y el resto en dosis individualizadas de un gramo para su venta al menudeo), además de dos pistolas de bolas y una escopeta de aire comprimido del calibre 4,5 con mira telescópica.

Asimismo, en la vivienda del conocido como Henry se localizaron dos botes de lactosa, uno de un kilogramo y otro de 250 gramos (para el corte de la droga intervenida a Emilio), así como varias bolsas con recortes para hacer dosis, once recortes de plástico para hacer dosis individuales y varias bobinas de hilo. Mientras, en el domicilio de Víctor, otro de los detenidos, se intervino un total de cinco kilos de hachís y una caja de caudales con 700 euros en billetes fraccionados.

A través de confidentes, vigilancias y medios especializados de investigación, la Benemérita localizó al suministrador principal de cocaína de Emilio, una persona de nacionalidad colombiana conocida por Carlos, quien, tras un mes y medio de seguimiento, fue detenido el pasado mes de junio junto con sus tres socios: Santiago Manuel, Montserrat y Fátima.

A esta persona se le acusa del transporte de un kilogramo de cocaína cada dos o tres meses desde Madrid a La Palma, que era introducida adosada al cuerpo con una faja. Posteriormente, se dedicaba a la distribución al menudeo y a otros pequeños distribuidores como el ya identificado como Emilio.

Laboratorio artesanal

También usaba a otro socio (Santiago) y en el domicilio de éste alquilaba una habitación donde había instalado un pequeño laboratorio artesanal de empaquetado y prensado de cocaína. En el registro efectuado se intervino una prensa artesanal, además de lactosa (para el corte de cocaína), así como hilo y bolsas para la preparación de las dosis y paquetes para portar esta sustancia.

Por otro lado, también se investigó a una persona de nacionalidad marroquí por haber vendido a Víctor cinco kilogramos de hachís. Posteriormente, y para finalizar el servicio, se detuvo al resto de compradores de Carlos, quienes se dedicaban a vender dosis de cocaína al menudeo. Asimismo, se bloquearon cinco cuentas bancarias de los suministradores de droga de Carlos que residen en Madrid, donde hacían numerosos ingresos de dinero procedente de la droga.

Estas investigaciones han sido dirigidas en la instrucción de las diligencias por el Juzgado de Instrucción número 1 de Los Llanos de Aridane, donde se decretó el secreto del sumario hasta esta semana, momento en el que levantó dicha restricción procesal al darse por concluidas las diligencias de investigación e intervenciones decretadas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha