eldiario.es

Menú

Esquível atribuye al azar coincidir con Soria en el viaje 'eólico' a Alemania

JUSTIFICA NO COBRAR FIANZA EN EL ALQUILER A SORIA PORQUE SERÍA ''UNA DESVERGÜENZA''

- PUBLICIDAD -

El empresario Javier Esquível negó este martes que el ex consejero de Industria Luis Soria o su hermano José Manuel, presidente regional del PP, le informaran ''en absoluto'' del concurso para adjudicar energía eólica. También negó que visitara o viajara conjuntamente con el ex consejero de Industria a la fábrica de aerogeneradores Enercon en Alemania: ''Yo no iba a visitar Enercon con Luis Soria, sino que coincidimos en el viaje'', fueron sus palabras. Justificó además no cobrar fianza en el alquiler de un chalet de su propiedad a José Manuel Soria por ser "una desvergüenza" hacer eso a "un amigo mío".

Por otro lado y entre otras cosas, durante la comisión parlamentaria que investiga las responsabilidades por el concurso público convocado para adjudicar energía eólica el empresario dijo que preveía alcanzar una rentabilidad de unos 3 millones de euros por megavatio, un beneficio que la diputada socialista Gloria Gutiérrez consideró que es "desproporcionado", ya que según el Colegio de Ingenieros los proyectos presentados por Esquivel estaban valorados en 106.000 euros.

Gloria Gutiérrez hizo este comentario en alusión al contrato firmado entre la Autoridad Portuaria de Las Palmas y la unión temporal de empresas de la que formaba parte la empresa Mediotec, Servicio de Proyectos Avanzados (SPA), de la que es representante José Ignacio Esquível, hermano del compareciente, y su filial Promotora de Recursos Eólicos.

Precisamente Javier Esquível, que es directivo de Atlantic Building, fue citado por la comisión parlamentaria en calidad de representante de Promotora de Recursos Eólicos, con la que negó tener ninguna relación, y la única consistió en concurrir al citado concurso en UTE.

Javier Esquível explicó que la Autoridad Portuaria de Las Palmas compró los proyectos elaborados por la UTE porque no tenía tiempo material de concurrir con documentación propia, con la condición de que si no ganaban el concurso pagarían el coste de los proyectos.

Si ganaban la condición era convocar un concurso nuevo y pedir el 15% de los beneficios al adjudicatario, además de abonar un 3,5% a la UTE en concepto de propiedad intelectual.

Esquivel manifestó que se preveía obtener de rentabilidad un 15% de la inversión, unos 3 millones de euros por megavatio, y se presentaron proyectos para instalaciones de 8, 12 y 20 megavatios.

"Extrañas" casualidades

Precisó que se reclamará por la vía judicial 800.000 euros en concepto de perjuicios por la anulación del concurso y apuntó que "naturalmente" que conoce a Luis y José Manuel Soria "desde hace muchísimos años", aunque negó que visitara o viajara conjuntamente con el ex consejero de Industria a la fábrica de aerogeneradores Enercon en Alemania.

"Yo no iba a visitar Enercon con Luis Soria, sino que coincidimos en el viaje", aseguró Esquível, quien apuntó que viajó a Nuremberg con su hermano José Ignacio y allí coincidió con el entonces consejero, y por la noche cenaron juntos, ya que siendo canarios hubiera sido ridículo "comer en mesas separadas".

Insistió en que eran dos visitas distintas y los empresarios tenían una fecha fijada de antemano, aunque reconoció que en una entrevista anterior con Luis Soria, en la sede de la Consejería, el titular de dicho departamento le comentó que le gustaría ver Enercon y ya que tenía un viaje a Suecia podían "quedar y comer juntos".

La diputada socialista Gloria Gutiérrez consideró "muy extraño y casual" que los hermanos Esquível coincidieran con Luis Soria en el citado viaje en la misma fecha, el 22 de octubre de 2004, seis días antes de la convocatoria del concurso de la energía eólica, en el que se puntuaba de forma "significativa" la maquinaria propia de Enercon y la concesión en suelo público.

Al respecto, consideró que tampoco es una cuestión baladí el hecho de que el 22 de julio, antes del concurso, Esquível, su hermano José Ignacio y su hija Gabriela se reunieran, junto a otras personas, con el entonces presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, José Manuel Arnaíz, respecto al proyecto de Megaturbinas de Arinaga.

Esquivel replicó que esto es "incierto y falaz", porque en su opinión el motivo de la reunión era visitar el puerto de Arinaga con el objetivo de determinar si era viable solicitar una concesión para explotar la energía eólica.

El empresario reconoció que no tiene experiencia anterior en este campo pero sí la empresa SPA, y consideró que en este negocio se precisa dinero, ganas de invertir y contratar a la mejor consultora que se pueda.

Añadió que tenía necesidad de invertir "por motivos fiscales" y sabía que un año antes se había otorgado la explotación de un molino aerogenerador en el puerto de Las Palmas sin concurso, así que había "antecedentes".

Todas las comunidades autónomas trabajan en el fomento de las energías eólicas y algunas la promueven sin concurso público, agregó Esquivel.

El diputado del grupo Popular Manuel Fernández aseguró que es "preocupante" que haya "un foco de sospechas sin acusaciones concretas" en este asunto, por lo que los empresarios se sienten "vigilados y perseguidos", y opinó que el Parlamento no debe convertirse en un tribunal inquisidor.

En su opinión, el objetivo último de la comisión es el de buscar "relaciones e influencias donde no las hay para dejar la duda de que algunos líderes políticos han intervenido en acciones corruptas".

El parlamentario socialista Santiago Pérez discrepó de Fernández y recordó que se trata de esclarecer un presunto tráfico de influencias que también investigan los tribunales, que han encontrado indicios de este presunto delito y que han imputado a varias personas, entre ellas al hermano del compareciente.

El alquiler de un amigo

Javier Esquível replicó que no se le puede "imputar algo por ser hermano de nadie" y respondió, a preguntas del grupo Socialista, que es cierto que José Manuel Soria fue inquilino suyo durante una temporada, y ha abonado las cuentas correspondientes.

Reconoció también que no pidió fianza para el alquiler porque consideraba "una desvergüenza" hacer esta reclamación "a un amigo mío" y dijo que el importe por el uso de la vivienda, unos 30.900 euros, fueron abonados por la esposa de Soria, María del Carmen Benítez.

No obstante, el empresario, que admitió que la mensualidad del alquiler se le abonaba "en mano", achacó a un "olvido" el hecho de que en los libros de cuentas de su empresa, Atlantic Building, no consten apuntes mensuales de dichas cantidades, como sí ocurre con otros arrendamientos de la empresa. Javier Esquível dijo que para justificar el alquiler de la vivienda realizó una única inscripción a final de año por el total del importe.

Noticias relacionadas

Nueva Canarias exige a Soria un informe exhaustivo sobre el chalet de Esquível

Soria se querella y desmiente haber vivido gratis en el chalet de Esquível

Arnáiz garantizó a Esquível el 3,5% del negocio eólico sin informes oficiales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha