eldiario.es

Menú

La falta de censos y la poca colaboración de los 'irregulares' dificultan las repatriaciones

LA ESCASEZ DE MEDIOS ES EL PRINCIPAL PROBLEMA DE LA POLICÍA DE ÁFRICA

- PUBLICIDAD -

La falta de censos poblacionales rigurosos en los países africanos y la escasa cooperación de los inmigrantes a la hora de determinar su nacionalidad son dos de los aspectos que dificultan la repatriación de extranjeros irregulares.

Así lo detalló este martes el general Francisco Gabella de la Jefatura Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil durante la Conferencia Policial Euro-Africana sobre Inmigración Irregular que se celebra desde este martes en la capital grancanaria.

Manifestó que el principal problema de las autoridades policiales de los países africanos para luchar contra la salida de sus ciudadanos es la falta de medios, pues prácticamente carecen de patrullas marítima.

Ello se suma a las dificultades que tienen para la identificación de sus ciudadanos por la falta de registros fiables, lo que se comprueba cuando las autoridades africanas viajan a Canarias para efectuar esta labor, lo que se suma a que los inmigrantes "colaboran poco", con lo que cumplen su objetivo "de poner todas las trabas posibles a la labor policial".

Esta Conferencia se enmarca en el proyecto europeo Seahorse, del programa AENEAS, cuya duración será de tres años en los que se pretende entablar flujos de intercambio de información y de entendimiento entre Europa y África con la organización de cursos, seminarios y foros, detalló.

En este caso, la Conferencia que se celebra en la capital grancanaria reúne a representantes de 22 países europeos y 14 africanos, además de miembros de la Comisión Europea, el Frontex, Europol e Interpol.

La subdelegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias, celebró que este encuentro permita estudiar la inmigración, fenómeno al que describió como poliedro por sus múltiples caras, aristas y facetas.

El representante británico de SOCA, nuevo organismo de lucha contra el crimen organizado, Peter Wellburn, expuso la experiencia del Reino Unido y lamentó que los primeros casos de prostitución extranjera e incluso de crímenes no fueran interpretados como delitos pertenecientes a un problema mayor.

Finalmente, el Reino Unido contactó con Lituania, de donde procedían la mayoría de las mujeres prostituidas, y se demostró la eficacia de la colaboración entre países, pues ello permitió recabar datos para encarcelar a los integrantes de las redes, que cumplen condenas de hasta veinte años de cárcel.

Como muestra de la crueldad de las mafias, detalló el caso de una joven búlgara que fue prostituida, aunque las autoridades lograron devolverla a su país, a pesar de lo cual volvió a caer en mano de las mafias, quedó embarazada, contrajo el sida y fue asesinada por su proxeneta, quien además intentó vender sus órganos, que por otra parte no valían para trasplantes por estar infectados con el VIH.

Aseguró que su país también ha sufrido tragedias humanitarias relacionadas con la inmigración, como la muerte de 60 chinos en una embarcación procedente de holanda en el año 2000 y otros 23 en febrero de 2004.

Asimismo, una veintena de chinos, a los que sus explotadores mandaron a recoger almejas a una zona costera peligrosa, se vieron aislados cuando subió la marea y perecieron, no sin antes llamar desde sus móviles a sus familiares para alertarlos de la situación en la que se encontraban.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha