eldiario.es

Menú

Muchos galones en esa comisaría

EL SEGUNDO DE TEODORO TAMBIÉN TIENE CONDENA ETÍLICA

- PUBLICIDAD -
Valentín Solano

Valentín Solano

La comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Arrecife no puede presumir de tener las más modernas cámaras de seguridad, pero sí de tener en manos de los dos mandos principales lo que los sajones llamarían el mayor número de galones que se despachan en materia de condenas por conducir en estado de embriaguez. Porque si el comisario Federico Teodoro acaba de recibir su condena en firme años después de haber sido detenido en lamentable estado conduciéndose y chocándose por las calles de Santa Cruz, su número dos, Félix de Benito Berlinches, fue trasladado a Lanzarote tras haber purgado sus penas por haber sido detenido por la Policía Foral Navarra metiéndose por dirección prohibida en una rotonda y conduciendo un coche de la Policía Nacional en con una chispa de campeonato. Berlinches, como hizo su hoy jefe, también se negó en aquellos confusos momentos a someterse a una prueba de alcoholemia, según contó en el juicio, porque los agentes le abordaron cuando ya se había bajado del coche y andaba tan ricamente por una acera. La crónica del juicio no deja lugar a dudas: el número dos de la Policía en Arrecife es otro comisario ejemplar que, curiosamente, en estos momentos ejerce de jefe máximo al encontrarse de baja por estrés su titular, nuestro ya muy mentado Federico Teodoro, de cuyo expediente sancionador por condena penal firme seguimos sin conocer detalles, así como de la ejecución de dicha resolución judicial, porque dicen testigos que todavía se le puede ver conduciendo por la ciudad el flamante Volvo oficial que le corresponde por su condición de comisario de puesto. Teodoro y los otros dos mandos imputados por vejaciones a una pareja de agentes destinados en el aeropuerto de Guacimeta están llamados a declarar el próximo 13 de junio. Les defenderá un abogado del Estado, lo que ha llenado de mucho orgullo policial no solo a los denunciantes, sino también a la tropa de la base, que no entienden cómo es este juego. Y ese prestigio concentrado en una sola comisaría. ¿Y qué dice a todas estas el jefe superior, Valentín Solano? Nada importante. La que decide es Sagrario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha