eldiario.es

Menú

Los otros muditos

SILENCIO DE LOLA PADRÓN, SPÍNOLA, RODRÍGUEZ FRAGA?

- PUBLICIDAD -

En el PSOE, mientras tanto, siguen a la espera de recibir las anunciadas bajas masivas de militantes en La Palma. Por no llegar, aseguran, ni siquiera han llegado las que se dieron por efectuadas la misma noche de las expulsiones desde la Agrupación Local de Breña Alta, cuya ejecutiva fue disuelta fulminantemente por ser uno de los expulsados su secretario general. Nadie ha apreciado hasta el momento ningún síntoma de reconsideración de las expulsiones en el secretario general regional, José Miguel Pérez, que actúa avalado por la Ejecutiva Federal, en rigor el órgano que ha ejecutado a los rebeldes. Ante su contundencia, los que tradicionalmente le atribuyen flojera o falta de liderazgo han cambiado su discurso en dos líneas alternativas. La primera es la del más clamoroso silencio. Lo guardan de manera llamativa altos cargos de la dirección regional que, sin embargo, han participado y votado activamente las expulsiones decretadas. Los casos más palmarios son los de Francisco Hernández Spínola, vicesecretario general, y Dolores Padrón, presidenta. Aunque no se quedan atrás otros como José Miguel Rodríguez Fraga, alcalde de Adeje y miembro de la Ejecutiva Federal. Mientras Carolina Darias, que también ocupa silla en Ferraz, ha respaldado con declaraciones públicas la postura de su partido, Rodríguez Fraga se alinea en Tenerife con sus compañeros de dirección insular, a pesar de votar lo contrario en la Federal. En el terreno más propio de su propia idiosincrasia, Julio Cruz, secretario de Organización, ha cubierto el expediente que le correspondía pero sin mojarse como mandan los cánones. Hay, en definitiva, más muditos de los habituales. La otra actitud es la de la parte más izquierdosa del PSOE, que hasta el otro día acusaba a la dirección regional de alinearse con políticas de la derecha y ahora, caso de Izquierda Socialista, habla de totalitarismo por no permitir a cada concejal o a cada consejero del partido hacer exactamente lo que le dé la gana, incluida la posibilidad de pactar con el PP, hasta ahora y que se sepa el partido que mejor encarna las esencias derechosas que tanto deploran. En el colmo del embrollo achacan a esa dirección imponer pactos y violar la autonomía de cada cargo público electo, cuando lo que se ha impuesto no es pactar con nadie, sino exclusivamente no hacerlo con el PP, porque también cabe pasar a la oposición, cosa que premeditadamente olvidan. Y a los expulsados no se les retira su capacidad de representación de los ciudadanos, solo que desde ahora la habrán de ejercer sin pertenecer al PSOE. Pueden afiliarse a otro partido político, son igual de libres que antes. Ya veremos qué hacen.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha