eldiario.es

Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

Coímbra o el secreto mejor guardado de Portugal

La ciudad universitaria es la tercera población del país y, también, uno de sus centros patrimoniales y culturales más importantes

- PUBLICIDAD -
Desde las alturas de la Universidad, la Catedral se recorta entre los tejados rojos de la 'Almedina' de Coímbra.

Desde las alturas de la Universidad, la Catedral se recorta entre los tejados rojos de la 'Almedina' de Coímbra.

Coímbra es el corazón cultural de Portugal. Sede de la primera y más prestigiosa universidad del país, a medio camino de las dos grandes metrópolis lusas (se encuentra a 150 kilómetros de Oporto y a poco más de 200 de Lisboa), la capital de la región central es la tercera ciudad de Portugal. Enclavada en un cerrillo a orillas del Río Mondego, ha visto pasar a todas las civilizaciones que han hecho de Portugal escenario de sus andanzas y esta biografía extensa se materializa en un casco histórico con un buen puñado de monumentos dignos de mención que van desde la arquitectura romana a la vanguardia más actual. La Universidad también tiene que ver con la confirmación de Coímbra como lugar ideal para una escapada. La marcha nocturna y una intensa vida cultural hacen de la ciudad un lugar ideal para planificar una escapada de fin de semana largo.

La colina que asciende desde el cauce del Río es el núcleo fundacional de Coímbra y concentra la mayor parte de los atractivos monumentales de la ciudad. Las calles de Ferreira Borges (comercial y burguresa) y la Couraça de Lisboa marcan los límites del antiguo burgo amurallado del que quedan algunos rastros aislados como el Arco de Almedina, puerta de acceso al laberinto de callejuelas, escaleras, cuestas y veredillas empedradas que forman el abigarrado centro histórico. Poco queda de aquellas fortificaciones que confirmaban el carácter fronterizo de una ciudad que, durante más de cuatro siglos, cambió de manos una y otra vez en el ‘juego’ de conquistas y reconquistas que protagonizaron musulmanes y cristianos.

La Puerta de Almedina, resto de las antiguas murallas de Coímbra.

La Puerta de Almedina, resto de las antiguas murallas de Coímbra.

La Torre de Almedina alberga hoy el Museo Municipal de la Ciudad Amurallada (C/ Plaza del Castillo; Horario: octubre a marzo M-S: 10.00 – 18.00 abril a septiembre M-S: 11.00 – 19.00. Teléfono: (+351) 239 833 771; E-mail: cidade.muralhada@cm-coimbra.pt), un ameno centro de interpretación que nos muestra el complejo sistema de murallas (de más de dos kilómetros de longitud) que protegía la ciudad hasta el siglo XVIII, cuando se demolieron los lienzos y el castillo (del que formaba parte la propia Torre de Al Medina) para ampliar la Universidad.

Las callejas que ascienden hacia la ‘acrópolis universitaria’ guardan verdaderas joyas de la arquitectura portuguesa compartiendo espacio con casas más modestas donde lucen la teja, el encalado en colores pastel y las omnipresentes ventanas de guillotina. Otra buena forma de adentrarse en la idiosincrasia local es el Museo Machado de Castro (C/ Largo Dr. José Rodrígues; Tel: (+351) 239 482 001. Horario: octubre a marzo L-D: 10.00 – 12.30 y 14.00 - 18:00. Abril a septiembre L-D 10.00 – 18.00; E-mail: mnmachadodecastro@imc-ip.pt), un edificio que guarda todas las marcas de la historia de la ciudad desde los primeros asentamientos prerromanos hasta la actualidad. Este lugar fue parte de una pequeña villa romana (Aeminium) dependiente de la cercana Conímbriga, palacio episcopal medieval y ahora es un fantástico museo. Cuenta el edificio con elementos que recuerdan todas y cada una de las etapas por las que ha pasado desde las galerías romanas al manuelino pasando por el románico o el barroco. El museo también recoge esa heterogenea historia mostrando pequeñas colecciones arqueológicas centradas en la ocupación romana, escultura y pintura religiosa desde el Medievo hasta el siglo XIX y una buena muestra de artes decorativas.

Fachada románica de la Sé Velha, catedral vieja de Coímbra.

Fachada románica de la Sé Velha, catedral vieja de Coímbra.

La Catedral románica y la ciudad universitaria

La vieja Catedral de Coímbra o Sé Velha (C/ Largo de la Sé; Tel: (+351) 239 825 273; Horario: L-D 10.00 – 18.00; E-mail: igrejasevelha@gmail.com) es uno de los mejores ejemplos de arquitectura monumental románica del país y testigo de la azarosa vida de ‘frontera’ que vivió la ciudad hasta que la conquista de Lisboa (siglo XIII) trasladó hacia el sur la frontera con el Islam. Abierta al culto en las postrimerías del siglo XII es la catedral más antigua de Portugal y una obra maestra que combina la arquitectura religiosa y la militar. De la portada cabe destacar el uso virtuoso del cincel, que dejó huellas tan notables como los paneles de decoración floral que anteceden a las típicas arquivoltas románicas de la entrada principal y sus columnas, que combinan la decoración floral del fuste con la animal de los capiteles. El otro elemento que llama la atención del exterior es el acceso lateral renacentista obra del artista local Joao de Ruao, considerado como una de las mejores muestras de arquitectura del Renacimiento en Portugal.

En el interior cabe destacar la sobriedad de las tres naves interiores con arcos que muestran ya cierto apuntamiento propio del gótico, y las sobrias galerías del triforio. Precisamente de este estilo es el impresionante retablo flamenco atribuido a los escultores flamencos Olivier de Gante y Juan de Y’Press. Otros atractivos del interior del templo son la pila bautismal de estilo manuelino, el soberbio retablo manierista de la Capilla del Santo Sacramento, también obra de Joao Ruao y el sencillo pero elegante claustro, que data del siglo XIII y es una de las cumbres del gótico luso.

Patio de la vieja Universidad de Coímbra.

Patio de la vieja Universidad de Coímbra.

El viejo campus de la Universidad de Coimbra (Dirección: Paço de las escolas, sn; Tel: (+351) 239 859 800; Horario: Invierno: 9.30 – 17.00; verano: 8.30 – 19.00) fue el centro de la vida social y cultural de la ciudad durante siglos. Edificada en una de las alas de la residencia de los reyes lusos, la Universidad es otro de los referentes monumentales de la ciudad, con dependencias que datan del siglo XII y XIII. Si se accede al campus a través de la Avenida Sa da Bandeira y la Plaza de la República, el viajero se topará con el curioso acueducto del siglo XVI que abastecía de agua a la ciudad y con los primeros edificios universitarios que flanquean la Plaza de Dom Dinis. Cerca se encuentra la Catedral Nueva o Sé Nova (Largo de la Sé Nova; Tel: (+351) 239 823 138; Horario: L-D: 9.30 – 12.30 y 14.00 – 18.00), templo construido en el siglo XVI como sede de la Compañía de Jesús y completamente reformado en el XVIII en estilo neoclásico. Al exterior es un edificio un tanto soso que gana bastante en su interior, todo un homenaje a la arquitectura clasicista en la que destacan sus bóvedas, la sillería del coro y el impresionante retablo barroco de la Capilla Mayor. Muy cerca de la catedral nueva se encuentra la Iglesia románica de San Salvador (Largo de San Salvador; Tel: (+351) 239 823 138) y sus magníficos azulejos.

A la vieja Universidad se accede por la magnífica Porta Ferrea, una verja del siglo XVII que muestra el típico recargamiento decorativo luso. Esta entrada da acceso al Patio das Escolas, a la que se abren los edificios más añejos e impresionantes del viejo campus. El emblema del antiguo aulario es la llamada Cabra, una torre de 34 metros de altura desde cuyo campanario se rigen los ritmos de la vida estudiantil. El edificio que cierra el patio por su flanco sur acoge a las principales dependencias de la Universidad y se le conoce como Palacio de la Universidad. Los diferentes edificios, en los que domina el estilo manuelino de los siglos XVI y XVII, se levantaron aprovechando el antiguo palacio real, del que quedan reliquias como la Sala dos Capelos, que es el salón principal de la institución y escenario de las grandes ceremonias de la Universidad. Muy cerca de este lugar se encuentra la Sala del Examen Privado, una sala decorada con azulejos y un bellísimo artesonado que recuerda al mudéjar, en el que se examinan los doctorandos coimbreses.

Fuente Monumental del Jardín Botánico de Coímbra.

Fuente Monumental del Jardín Botánico de Coímbra.

La Biblioteca Joanina es otro de los lugares destacables del campus, una extravagancia barroca que en tres salas divididas por imponentes arcos, almacena más de 250.000 volúmenes. Las estanterías de maderas cubiertas de pan de oro, que llegan al techo, se dividen en dos pisos que culminan en bóvedas decoradas con pinturas. Una de las particularidades de esta biblioteca es la pequeña colonia de murciélagos que viven entre los libros y que mantienen a raya a los insectos que podrían poner en peligro los libros. En los bajos de la biblioteca se encuentra la Cárcel de la Universidad, un curioso complejo de celdas que recuerda los tiempos en los que la institución docente se regía por una legislación diferente a la del resto de la ciudad.

En el extremo este del casco histórico, y descendiendo hacia el cauce del Río Mondego se encuentra el Jardín Botánico (Dirección: Calçada Martim de Freitas; Horario: de octubre a febrero LD 9.00 – 17.00; de marzo a septiembre LD 9.00 – 20.00), un parque diseñado a la ‘italiana’ por orden del ilustrado Marqués de Pombal a finales del siglo XVIII como jardín de aclimatación de especies tropicales y subtropicales. En el interior de este jardín botánico se encuentra el Museo Bissaya Barreto (Dirección: C/ da Infantaria, 23; Tel: (+351) 239 853 800; Horario: de mayo a septiembre MD 15.00 – 18.00; de octubre a abril MV 15.00 – 18.00; Mail: casamuseu@fbb.pt) una curiosa muestra de cerámica, azulejos y pintura portuguesa de los siglos XVII al XX.

Azulejos en el interior de la Iglesia de O Carmo, en Coímbra.

Azulejos en el interior de la Iglesia de O Carmo, en Coímbra.

Explorando la ciudad ‘Baixa’

Sin duda alguna, los puntos de referencia de la ciudad baja o Baixa son la Plaza del Comercio, la rivera del Río Mondego y la Plaza 8 de mayo. Esta última sirve de acceso al sector norte de la ciudad y alberga uno de los monumentos más notables de la ciudad, el Monasterio de Santa Cruz (Dirección: Plaza 8 de Mayo; Tel: (+351) 3239 822 941; Horario: LS 9.00 – 12.00 y 14.00 – 17.00; D 16.00 – 17.30; E-mail: igrejasantacruz@gmail.com). Los orígenes de este edificio se remontan a las primeras décadas del siglo XII, cuando fue erigido por orden del rey Alfonso Henriques para servir de panteón real. El propio Alfonso, primer rey luso, y su descendiente Sancho I, fueron enterrados en la Capilla Mayor. El aspecto actual del monasterio es fruto de sucesivas modificaciones y ampliaciones. La más importante de estas reformas se produjo en el siglo XVI, que dio al conjunto su actual fisionomía dentro de los cánones estéticos del Manuelino portugués.

Siguiendo hacia el norte por la ‘Rua da Sofia’, se pueden admirar otros monumentos notables como la Iglesia de O Carmo, un buen ejemplo del llamado Renacimiento Conimbricense del siglo XVI y un interesante claustro (Dirección: C/ Sofia, 114), la de Nuestra Señora de Gracia (primer edificio renacentista de la ciudad) o el Palacio de Justicia, que ocupa lo que antaño fuera una enorme casona nobiliaria. Otra opción, desde la Plaza 8 de Mayo es ‘subir’ por la Calle Olimpio Nicolau Rui Fernández (donde se localiza el animado y siempre fotogénico mercado municipal) y las ramblas de la Avenida Sa da Bandeira hacia el Parque de Santa Cruz, uno de los jardines más ‘románticos’ de Coímbra y puerta de acceso al campus universitario. Este parque diseñado en el siglo XVIII siguendo los esquemas de los jardines versallescos, ocupa el lugar de un antiguo monasterio.

La Iglesia de Santiago le da fuste a la Plaza del Comercio, en Coímbra.

La Iglesia de Santiago le da fuste a la Plaza del Comercio, en Coímbra.

La ciudad Moderna

La ciudad a extramuros se convirtió en los siglos XVIII y XIX en el núcleo burgués y comercial de Coímbra. El centro de este barrio blasonado con casas eclécticas del siglo XIX y principios del XX, alguna joya aislada medieval y más de un engendro de los últimos tiempos es la Plaza del Comercio, que pese a sus edificios altos de claro sabor burgués y alguna que otra metedura de pata arquitectónica cuenta con vecinas ilustres como la románica Iglesia de Santiago (del siglo XII), que en la actualidad alberga una sala de exposiciones temporales, o la barroca Iglesia de San Bartolomé, del XVIII (Horario: LS 8.00 – 17.00). De aquí conviene seguir hacia el Largo da Portagem para encontrarse con el Río Mondego, cuyas riveras son las zonas verdes preferidas por los habitantes de Coímbra para pasear o hacer deporte.

Desde el otro lado del cauce se pueden hacer las mejores fotos del casco urbano. Para cruzar se puede optar por el añejo Puente de Santa Clara, de finales del siglo XIX, o el vanguardista Puente de la Reina Santa Isabel, una obra del XXI firmada por el ingeniero luso Fernando Reis. En la orilla opuesta a la ciudad se pueden encontrar otros atractivos de lo más variopinto. Quien quiera seguir buceando en la historia local puede visitar el Convento de Santa Clara a Velha (C/das Parreiras, sn; Tel: (+351) 239 801 169; Horario: previa petición; E-mail: mosteiro.scvelha@drcc.pt) otra de esas joyas que combinan el románico con el gótico manuelino que tanta presencia tiene en la práctica totalidad del territorio portugués. Este edificio fue prontamente abandonado por las monjas cansadas de mojarse los pies a la menor crecida del Mondego, pero aún pueden admirarse la iglesia y los restos del claustro.

Las monjas se trasladaron en el siglo XVII a un lugar más elevado a escasos 200 metros de su ubicación anterior y fundaron el Convento de Santa Clara la Nueva (Dirección: Calçada de Santa Isabel; Tel: (+351) 239 441 674; Horario: LD: 8.45 – 18.30; Mail: tiago@rainhasantaisabel.org). Este complejo monástico de estilo barroco cuenta entre sus atractivos con la Iglesia de la Reina Santa Isabel, que guarda como reliquia el cuerpo de la patrona de la ciudad. No hay que perderse el coro, el retablo mayor y el curioso claustro barroco. Para los que viajen con niños queda el curioso Portugal dos Pequenitos (Dirección: Rossio de Santa Clara; Tel: (+351) 239 801 170; Horario: L-D 10.00 – 12.00 y 14.00 – 17.00; Mail: portugalpequenitos@fbb.pt), un parque infantil en el que se reproducen a escala los más famosos edificios del país.

LLEGAR A COIMBRA

Avión : Los aeropuertos más cercanos de Coímbra son el de Oporto, a 150 kilómetros, y el de Lisboa, a 230 kilómetros de Coimbra.

Autobús: Desde Lisboa, la empresa Rede Expreso oferta una treintena de conexiones diarias a Coímbra entre las 7.00 y las 0.15 horas. El trayecto dura unas dos horas y media y tiene un precio de 13 euros. Desde Oporto, la empresa ofrece una quincena de conexiones diarias entre las 6.00 y las 0.45. El trayecto tiene una duración de hora y media y un precio de 11.55 euros.

Teléfono de Información: 707 223 344

Mail: rede.expressos@mail.telepac.pt

Tren : Ferrocarriles de Portugal ofrece una veintena de conexiones desde las estaciones de Santa Apolónia (Lisboa) y Oriente entre las 6.00 y las 21.30. El trayecto dura entre una hora y media y dos horas y media. El precio en clase turista es de 22,50 euros. Desde Oporto, la red de ferrocarriles portugueses ofertan un total de 17 frecuencias entre las 5.47 y las 20.47 horas. La duración del trayecto es de 1,15 horas y el precio es de 11.50 euros en clase turista.

Teléfono de Información: 808 208 208

Mail: webmaster@cp.pt

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha