La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni
Sobre este blog

Espacio para el análisis del impacto de las organizaciones en las redes sociales. Inteligencia artificial, machine learning y tecnologías especialmente aplicadas a inteligencia de negocio y media intelligence

#BarrioDeSalamanca: partidos e instituciones de Canarias ante la escucha de las redes sociales en una sociedad en turbulencia

Una mujer golpea cacerola en señal de protesta durante la concentración de los vecinos del barrio madrileño de Salamanca

MMIAnalytics

Las Palmas de Gran Canaria —

2

Lo sabemos desde las elecciones en Estados Unidos, el escándalo de Cambridge Analítica y la estrategia republicana de Donal Trump: los mensajes plagados de mentiras, bulos, intoxicación son difundidos a través de una red de actores, cada uno jugando un papel en la larga cadena de la manipulación, y alimentados por una inversión millonaria y apabullante tecnología.

Guillermo Fernández, investigador en la Universidad Complutense de Madrid y autor del libro “Qué hacer con la extrema derecha en Europa”, nos recuerda que el entramado digital de la extrema derecha está cuarteado por sus propios conflictos internos, y está formado por diferentes tipos de cuentas.

1) Por un lado encontramos las estructuras de cuentas de partido, cuya actividad está bastante influenciada por las órdenes telemáticas que los órganos de Vox y PP dan a sus militantes a través de Telegram.

2) Un segundo grupo es el de los tabloides como Okdiario o Periodista Digital, los portales del estilo “Caso Aislado”, y las demás herramientas de fabricación de titulares sesgados, bulos o filtraciones.

3) En un tercero estarían los creadores de opinión. En Twitter, por ejemplo, habría que incluir a los periodistas más cercanos (como Cristina Seguí, Cristian Campos o Luis del Pino) y a influencers de la derecha como Pastrana, Alvise Pérez, Hugo Pereira o el resucitado Juan Carlos Girauta, reconvertido en una verdadera “tuitstar.

4) El último grupo clave, aunque no menos importante, es el de los “gangs”. Twitter, como red social, tiende a la formación de pequeñas comunidades que se auto-perciben como tal y crean sus propios códigos, formas de expresarse y círculos de afinidad; en español podrían ser bautizadas como “pandillas” o “peñas”. Durante los últimos dos años han crecido micro-comunidades muy efervescentes, que generan permanentemente una vasta cantidad de memes, vídeos de agitación, tuits virales que dan musculatura y vida a sus redes. Sería un error infravalorar o sobrevalorar su papel, lo importante es sólo comprenderlo.

La empresa canaria MMI Analytics ha creado un operativo de escucha en tiempo real de las conversaciones en redes sociales en Canarias. Según su director, el periodista y consultor político Enrique Fárez, “es una combinación de alta tecnología y analistas experimentados quienes, a partir de las conversaciones en redes sociales, blogs y digitales, clasifican con la asistencia de la inteligencia artificial los miles de publicaciones que se difunden en las islas cada hora”.

El resultado es un informe diario fruto de una lectura y análisis humano (el machine learning es solo un potente asistente que complemente la labor del especialista), que ofrece la fotografía del clima social en tiempo real y, a lo largo del tiempo, las tendencias sociales.

Son destinatarios de estos informes partidos políticos, instituciones y empresas afectadas por los movimientos y cambios sociales a los que asistimos donde negacionistas, conspiracionistas, ultraderecha y ciudadanos de a pie se dan la mano en las protestas contra las restricciones del coronavirus.

Eventos como los de #BarrioDeSalamanca pueden ser provocados en cualquier rincón de las islas donde se dé una concentran sociodemográfica similar. El barrio de Salamanca es uno de los más ricos de Madrid, y donde tiene lugar el comienzo de “La Revolución de Cayetanos”, nombre que los usuarios de Twitter le han puesto. En pleno estado de alarma por la pandemia de COVID-19, se llenan las calles de este barrio, mientras por las redes sociales corren imágenes de esa “manifestación” que ha tenido lugar el pasado miércoles.

MMI Analytics es una empresa canaria fundada en 1992 y con proyección internacional desde 2005, con presencia en mercados de América Latina (Colombia, Panamá y El Salvador), España (Canarias y Navarra) y África. Declarada por el ICEX como “caso de éxito de internacionalización”, cada día 400 clientes y cerca de 2.000 usuarios acceden hoy a sus herramientas de análisis y seguimiento de medios de comunicación y sociales.

Sobre este blog

Espacio para el análisis del impacto de las organizaciones en las redes sociales. Inteligencia artificial, machine learning y tecnologías especialmente aplicadas a inteligencia de negocio y media intelligence

Etiquetas
stats