eldiario.es

9

El litoral santaluceño con lentes de colectividad sostenible

Hoy lunes 29 de Enero de 2018 el gobierno municipal de Santa Lucía de Tirajana ha desarrollado la segunda reunión “Presentación de las propuestas de actuación en el Frente Litoral de Santa Lucía” en la Casa de la Cultura Saro Bolaños, protagonizado por las críticas constructivas y la fuerte participación de distintos colectivos vecinales.

Las intervenciones ciudadanas tras la presentación del plan, han permitido constatar el interés y la preocupación que todos sentimos por el litoral santaluceño. Un ambiente ecológico y social decadente en los últimos años debido al abandono de las instituciones y a la escasa participación y desvelo de las vecinas y vecinos del Sureste grancanario. Empero hoy (lunes 29 de Enero) algunas voces críticas a la gestión municipal y a la falta de solidez de las demandas de algunos vecinos de Pozo Izquierdo nos hemos hecho oír en el evento municipal; que más que una invitación a participar en la «Asamblea para debatir las propuestas sobre nuestro frente litoral» -como señalan en la página web municipal- ha parecido un acto de socialización de un proyecto convencido bajo un discurso populista y surrealista de la administración.

Para empezar, hay una serie de elementos claros en nuestro litoral que debemos poner sobre la palestra institucional si queremos impulsar un entorno comunitario y sostenible: la prioridad en estos tiempos de crisis social y ecológica global es conservar y proteger el poco patrimonio natural que posee nuestro municipio, restaurando los espacios naturales que han sufrido la “pata del hombre” a lo largo de nuestra costa. Lo segundo pero no menos urgente es reforzar la seguridad social de la que carece nuestro entorno sociocomunitario entre otras cosas -como nombraba anteriormente- por el desamparo de las instituciones y como no podemos ignorar, por la tendencia individualista de la población en general. En Pozo Izquierdo –como en todos lados- tenemos que entender que el transcurso del tiempo y las más o menos lujurias políticas de nuestra tierra, han colocado a unos por encima de otros, favoreciendo a determinadas familias o apellidos y desamparando a la gran mayoría social. Empero ya es tarde para preguntarnos por qué se hizo la playa en el Barranquillo de Pozo Izquierdo, cuestión que todos podríamos responder sin llegar a conclusiones nepóticas. También es sencillo respondernos por qué se realizó la Avenida en el Barranquillo y no en Piedras Negras sin entrar en los tratos diferenciados; sin embargo, estamos a tiempo de preguntarnos cuál es el modelo de desarrollo que queremos para nuestro litoral, libre de resentimientos y venganzas de la herencia que las dinámicas de poder locales han forjado; ojo, no estoy diciendo que “a lo hecho pecho”, sino que centremos nuestros esfuerzos en desarmar la lógica empleada hasta ahora y construir otras lógicas de gestión pública distintas.

El componente individualista sigue patente en nuestras vecinas y vecinos. Las distintas intervenciones durante el transcurso del “debate” sirvieron para reforzar esa idea. No faltaron demandas de mejoras particulares o de determinados sectores que llevan desde un principio menospreciados, demandas legítimas pero tan frágiles y aisladas como para que una ola se las lleve. Tampoco faltaron los lobbies, constituidos en primer lugar por las familias –que citaba antes como aventajadas- quienes forman parte de las estructuras del poder comarcal; y como no, por la popular actividad deportiva que ha mostrado Pozo Izquierdo al mundo, el windsurf, cuyos representantes han configurado una influyente baza más en los tejidos políticos de Santa Lucía, y claro, todos tiramos para nuestro lado (sin generalizar). Por otro lado, había un grupo de gente que no podíamos obviar el elemento natural de nuestro litoral y que humildemente desde la dialéctica que nos ha otorgado la observación hicimos las contribuciones que creemos pueden satisfacer a la colectividad, sin olvidarnos que las generaciones futuras corren riesgo de padecer un cáncer mortal si separamos lo social de lo natural.

Todos no podemos tener una playa en la puerta de nuestra casa y eso no es porque lo diga yo, sino que es ¡cuestión de sostenibilidad! No podemos seguir quitándole territorio al mar, hemos modificado el margen de nuestro litoral, hemos contribuido en el desorden y el déficit de guijarros (o callao) en las orillas y eso trae consecuencias a corto y largo plazo en el patrimonio, las actividades y las infraestructuras que están o planeamos realizar en la costa. Por otro lado, tenemos el aumento del nivel del mar, que es ya una realidad resultado del calentamiento global. ¿Proyectamos un futuro diferente al que hasta ahora hemos construido? o ¿seguimos llenándonos la boca de un discurso hipócrita y populista? No pude ignorar la promesa que la alcaldesa de Santa Lucía, Dunia Gonzales, dijo en la reunión de hoy a los vecinos en el momento de cerrar el evento: algo así como «voy a hacer todo lo posible para que la avenida de Piedras Negras se realice» que para mi suena como si a los demás nos dijera “aceptamos las propuestas que han manifestado en vano, porque no las tendremos en cuenta”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha