eldiario.es

Menú

Primero, el negocio y luego, el fútbol

LA MIRADA DE ANDERSSON / EL DERBI Y LA GUERRA DEL FÚTBOL

- PUBLICIDAD -

La petición de la Unión Deportiva Las Palmas, para fijar la fecha del derbi contra el CD Tenerife el sábado 25 de abril [a partir de las 17.30 horas], a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) es sólo un movimiento más, tal vez el penúltimo, de una secuencia de estrategias trazadas por un grupo bien amplio de partes interesadas en sacar la mayor tajada posible de un buen negocio. El fútbol, en este caso, es sólo algo secundario. Como mucho, el medio para llegar al botín.

Sobre el tapete, con la pelota como estampa válida para cualquier intercambio, hay todo un bazar y un amplio catálogo de negocios: derechos televisivos, reparto de licencias radiofónicas, patrocinios, contratos con instituciones públicas y todo lo que sirva para sacar rédito entre cualquier parte interesada.

Jugar el derbi el 25 de abril, un sábado a las 17.30 horas, allanaría el camino a la Radio Televisión Canaria para emitir y llevar el partido canario a todos los rincones del Archipiélago. Además, serviría al Gobierno de Canarias para utilizar el despliegue [seguro que notable por los buenos profesionales que trabajan en el sección de Deportes del ente público] para convertir la cita en un acto máximo de exaltación patriotera.

Jugar el derbi el 25 de abril, un sábado a las 17.30 horas, perjudicaría en parte los planes de Canal Plus de emitir el derbi canario para al resto de España. El ente del Grupo Prisa tiene preferencia a la hora de elegir el partido de la Liga Adelante a televisar cada fin de semana y su horario habitual en la parrilla, para retransmitir los encuentros de Segunda división, es a partir de las 11.00 horas [en Canarias] de cada domingo.

En principio, a diferencia de cómo ocurrió en la primera vuelta [cuando sólo Canal Plus dio el duelo, en claro desquite a la salida de Socater (participada por Prisa) de la producción de los informativos de la Televisión Canaria], el Grupo Prisa y la Radio Televisión Canaria habían alcanzado un acuerdo para compartir ambas empresas la emisión del derbi que se disputará a final de mes en el Estadio Heliodoro Rodríguez López. El pacto incluía que el choque se disputaría el domingo, 26 de abril, a partir de las 11.00 horas.

Todo eso se puede desmoronar por el gesto de la UD Las Palmas, por la solicitud ordenada por su presidente [Miguel Ángel Ramírez], que es una garatusa más hacia a la Radio Televisión Canaria y hacia el Gobierno de Canarias [co-patrocinadores del club amarillo]. No es la primera carantoña de la entidad grancanaria, que ya hizo la misma maniobra en la primera vuelta [adelantar el partido al sábado].

Habilidad de Miguel Ángel Ramírez

Ha estado astuto, durante los últimos meses, Miguel Ángel Ramírez, que siempre ha apostado por colaborar con la parte que más beneficios le puede reportar en todos los aspectos [Gobierno de Canarias].

La UD Las Palmas fue uno de los primeros clubes en firmar la cesión de sus derechos televisivos [en un acuerdo que, a priori, debería entrar en vigor a partir del próximo 1 de julio] con Mediapro. Por el contrario, el CD Tenerife tardó un poco más para, al final, ser junto al Betis el único club de la Liga de Fútbol Profesional que se ha comprometido con Audiovisual Sport [empresa participada mayoritariamente por el Grupo Prisa, pendiente en Canarias del nuevo reparto de licencias radiofónicas en las Islas].

Durante las negociaciones de la venta de los derechos televisivos del CD Tenerife, un amplio sector de la oligarquía chicharrera presionó para que la Radio Televisión Canaria apostara por el CD Tenerife y adquiriera los derechos del club que preside Miguel Concepción.

En ese proceso de negociación que mantuvo la entidad blanquiazul con las diferentes operadoras de telecomunicación, Miguel Ángel Ramírez siempre se mantuvo alerta para que la UD Las Palmas no fuese menos que el CD Tenerife ante la Radio Televisión Canaria. Y durante ese tiempo el presidente grancanario colaboró con el ente público, que en Pío XII siempre encontró un aliado.

Ahora, en época de recortes presupuestarios [y con la negociación de la renovación de patrocinios públicos muy cerca], Miguel Ángel Ramírez [con el silencio cómplice de Miguel Concepción, que no se quiere enfrentar ni al Gobierno de Canarias ni al Grupo Prisa] ha vuelto a colaborar con la Radio Televisión Canaria, detalle que debería tener en cuenta Paulino Rivero.

Y ahí, con un partido de fútbol como atrezzo, queda la escena: dos presidentes de dos clubes de fútbol que, por encima de todo, son empresarios y quieren seguir ganando dinero; un Gobierno de Canarias que se maneja entre favores y que maneja una radio televisión pública con intereses partidistas; y un grupo audiovisual (Prisa) que pretende recuperar algo del terreno perdido dentro la comunicación en el Archipiélago.

Todo lo demás en este enredo, los aficionados, la seguridad y el propio fútbol, es secundario. Justo hasta que la pelota empiece a rodar. Ahí mandarán los futbolistas. Y realmente, esos 90 minutos de juego, emoción y pasión, serán realmente lo que valga la pena de todo esto. El resto es sólo la espuma de la ola.

martin@canariasahora.com

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha