La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

Gustavo Díaz: “Mi arte busca transmitir que es necesario alejarnos de las formas de consumo de usar y tirar”

0

Se define como “un artesano de las tres ‘R’: antes de tirar a la basura, reduce; antes de reducir, recicla, y antes de reciclar, reutiliza”. Gustavo Díaz, natural de Las Indias (Fuencaliente), pretende con sus piezas artísticas “transmitir que es necesario alejarnos de las formas de consumo de usar y tirar” y apostar por la economía circular. La materia prima de su obra, que comercializa bajo la marca Herrumbre vivo, está en los residuos, que convierte en singulares piezas siguiendo “una idea que visualizo”. Siente pasión por el hierro: “Trabajar con él es un desafío, una atracción”, asegura en una entrevista con La Palma Ahora. Y el mar es “una inspiración constante”. A su faceta artística suma la de activista medioambiental, que le ha llevado a impulsar varias campañas de limpieza en el litoral palmero. El próximo 1 de diciembre, a las 17.00 horas, inaugura en la Sala O’Daly de Santa Cruz de La Palma la exposición ‘Óxido’, compuesta por una serie de piezas que crean “un itinerario por la cultura, la tradición e incluso la fauna local”.

Se define como un artesano de las tres ‘R’. ¿Qué mensaje quiere transmitir con tu obra?

El mensaje que busco transmitir es que es necesario alejarnos de las formas de consumo de ‘usar y tirar’ y de generación de residuos, que están estandarizadas hoy en día. Estamos acostumbrados a una sociedad de consumo con un ritmo acelerado, cuando sería más conveniente basarnos en un sistema de economía circular, aprovechando los recursos que tenemos e imitando a la naturaleza, donde todo tiene valor y es aprovechado de alguna manera.

¿Cuál es la materia prima en la que vuelca su ingenio?

La principal materia prima es los residuos que voy encontrando. El proyecto nació como una manera de darle un nuevo uso y una salida a los desechos que iba encontrando en los paseos por mi barrio. Muchas veces hay objetos que, al encontrarlos, visualizo una idea de cómo sería un posible resultado final y empiezo a transformarlos siguiendo ese camino.

Siente una atracción particular por el hierro. ‘Herrumbre Vivo’ es su marca.

Para mí, trabajar el hierro es un desafío, una pasión. El detonante de la actividad fue la retirada de unas barras de hierro de unas obras cercanas, además de que me gusta el toque diferencial que tiene el forjado de metales y los detalles crudos de las obras creadas de esta manera.

¿Cómo es su proceso creativo? ¿hacia dónde dirige la mirada cuando llega la inspiración?

Principalmente suelo trabajar a partir de las formas de los objetos que voy encontrando. Unas veces intento adaptar los recursos que ya tengo para transformarlos y encajarlos en una idea que tengo en mente y otras es recoger un objeto y visualizar un concepto a partir de la forma característica de ese residuo. A partir de ahí es trabajar en la idea, y desarrollarla en base a esa visualización para conseguir un resultado que me impresione tanto a mí como al resto de personas.

¿Qué influencia tiene el mar en su faceta creativa y en su vida personal?

El mar siempre ha estado presente de alguna u otra manera. Tengo la suerte de poder contemplarlo a diario y de vivir en un sitio con mucha tradición costera, barrios en los que habitan o habitaban personas que se han dedicado toda la vida a la pesca, lugares de descanso cerca del mar o con vistas a él... Por todo esto, el mar es una inspiración constante. Además, en los paseos y limpiezas en las playas encuentro bastantes residuos, de los cuales puedo aprovechar alguna pieza para crear arte a partir de ella, o encontrar inspiración para las diversas obras que tengo con motivos marinos, como las de la exposición ‘Marinaria’, que presenté en agosto en Fuencaliente con la artista Graciela Janet.

¿El arte, además de producir belleza y emoción estética, puede cambiar el mundo si se concibe como un compromiso social?

Lo importante es que todos hagamos nuestra parte como sociedad. El objetivo del arte puede estar enfocado a crear conciencia social y movilizar a las personas para cambiar los hábitos de consumo o de vida y así generar un compromiso con el medio.

¿Da plenitud vital ser artista y activista medioambiental?

Yo considero que no hago ni más ni menos que nadie, solo colaboro en mi parte, como deberíamos hacer todos. Desde mi punto de vista, no deberían existir las personas activistas, porque todos tendríamos que hacer nuestra parte y cumplir con el deber de cuidar el entorno. Enfocando el ámbito artístico, ser artista es tener una responsabilidad constante de sorprenderte a ti mismo para poder sorprender a los demás... Es un desafío personal dentro de las capacidades y de las visiones creativas que pueda tener una persona.  Desde el punto de vista del activismo medioambiental, es una responsabilidad muy grande tener un equipo detrás y que el trabajo que se vaya a hacer, como las limpiezas, tenga una finalidad y una finalización. Por otro lado, el estar en relación con muchos profesionales como biólogos marinos, educadores ambientales, etc., y con gente que comparte esta idea y tiene el mismo objetivo, esa es la parte del activismo que de verdad considero que nos enriquece.

¿Qué piezas componen ‘Óxido’?

La exposición ‘Óxido’ está compuesta por una serie de piezas que crean un itinerario por la cultura, la tradición e incluso la fauna local. Hay piezas con motivos tradicionales tanto palmeros como canarios en general, como Los Enanos, o diversos aborígenes, figuras representando diversos animales, y una serie de ‘máscaras’ que son un reflejo de nuestros antepasados y de su pasado, desempeñando múltiples oficios de los cuales he rescatado partes de las herramientas más comunes para transmitir un mensaje lleno de historia.

Etiquetas
stats