eldiario.es

Menú

Pilar Manjón no apoya el asesinato de Bin Laden

MADRID

La presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, ha asegurado que hubiera preferido que Osama Bin Laden hubiera sido detenido y juzgado por las leyes internacionales, ya que considera que "incluso la más vil de las vidas merece vivirse".

- PUBLICIDAD -

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Presidenta De La Asociación 11-M Afectados Por El Terrorismo, Pilar Manjón

Presidenta De La Asociación 11-M Afectados Por El Terrorismo, Pilar Manjón

La presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, ha asegurado que hubiera preferido que Osama Bin Laden hubiera sido detenido y juzgado por las leyes internacionales, ya que considera que "incluso la más vil de las vidas merece vivirse".

Antes del comienzo de unas jornadas sobre terrorismo 'yihadista' organizadas por su asociación, Manjón ha abordado la muerte del líder de Al Qaeda a manos de un comando estadounidense y ha reconocido que, pese a que esta organización es la responsable del asesinato de su hijo en los atentados del 11-M, hubiera preferido que Bin Laden hubiera sido detenido "vivo".

"No nos gusta el código penal del enemigo y somos contrarios a la pena de muerte. No queremos parecernos a los terroristas y creemos en la justicia", ha subrayado antes de hacer referencia al recorrido "importante" con el que cuenta España por el que las víctimas "jamás" han tenido un "conato" de venganza.

Manjón no ha dudado en calificar la acción estadounidense de "asesinato extrajudicial" y, aunque ha reconocido que puede entender el primer "conato alegría" provocado en algunos ciudadanos por la muerte de Bin Laden, ha insistido en la defensa de los derechos humanos.

"No sé si desde ese día tenemos un mundo mejor, pero desde luego no se acabó con el terrorismo yihadista --ha enfatizado la presidenta de la asociación de víctimas del 11-M--. Nosotros no sentimos una euforia de dar saltos, no nos vemos representados en esa alegría porque quizá buscamos otro modelo de justicia".

Manjón ha sido la encargada de inaugurar estas jornadas junto al director general de Atención a las Víctimas del Terrorismo, José Manuel Rodríguez Uribes, la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, y la presidenta de 'International Network for Peace', Terry Rockefeller.

EL PAPEL DE LAS VÍCTIMAS

En este marco, Pagazaurtundua ha subrayado la importancia de que salga adelante la modificación de la Ley de Víctimas del Terrorismo, que se encuentra en el Congreso desde hace siete meses, y ha destacado algunos puntos recogidos en ella, como la petición de reparación de las víctimas o la necesidad de que los terroristas "pierdan toda esperanza" de conseguir sus objetivos.

Pagazaurtundua ha reivindicado el valor de las víctimas del terrorismo en la sociedad y su importancia democrática. "Algo va mal si crees que las víctimas no deben hablar o no pueden obstaculizar una paz basada en el diálogo con los terroristas", ha reivindicado.

Por su parte, el director general de víctimas ha recordado cómo los atentados del 11-S y el 11-M hicieron al mundo ver que el terrorismo es un problema "global" que tiene dimensiones "supraestatales" y que puede afectarnos a todos.

Además, ha agradecido la celebración de estas jornadas que se proponen "no confundir a los terroristas con una visión del mundo o una religión". "No se debe confundir una visión del mundo noble como el islam con las visiones minoritarias de los terroristas", ha insistido.

DE ACTIVISTA ISLÁMICA A ACTIVISTA POR LA PAZ

En este marco también ha tomado la palabra Hadiya Masied-Ud Din, quien se ha calificado a sí misma como "ex activista islámica política". Hadiya Masied-Ud ha relatado su trayectoria, que la llevo desde su "fascinación" por la política desde niña a la integración en un grupo islamista "ideológico". Sin embargo, pasados seis años empezó a cuestionarse esta visión "excluyente" del mundo y ahora trabaja por la paz.

Según ha reconocido, fueron los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres los que la hicieron "abrir los ojos" y empezar a hacerse preguntas sobre el verdadero sentimiento musulmán. "Las lagunas empezaban a aparecer y me di cuenta de que tenía que abandonar el grupo, la religión no debería mezclarse con política", ha defendido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha