Algo pasa con Willy

El texto que modifica la Ley de Radiotelevisión Canaria está lista, pactada y consensuada por socialistas y nacionalistas desde finales de julio.

Sin embargo, esa Ley, que quiere democratizar los mecanismos de elección del 'staff' del ente, está perdida en alguna carpeta del Consejo de Gobierno y aún no ha sido registrada en la Cámara regional para que sea aprobada antes de agosto de 2014.

¿Por qué ese retraso cuando los portavoces de ambos grupos parlamentarios anunciaron antes del verano que el texto iba a estar entre los primeros a debatir en el presente curso político?

La respuesta puede estar en que el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, aseguró hace unos meses que era partidario de que el actual director general de Radiotelevisión Canaria (RTVC), Willy García, se mantuviera en su cargo hasta mayo de 2015, cuando finalice la Legislatura.

El portavoz del Gobierno, Martín Marrero, aseguraba en la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, el pasado 17 de octubre, que pese a los informes de la Audiencia de Cuentas sobre las irregularidades en la gestión de García, "el presidente no suele cambiar de opinión".

Unas palabras que no han sentado bien entre sus socios de Gobierno socialistas, pues hay que recordar que el actual consejero de Presidencia, Francisco Hernández Spínola, siempre ha mantenido que García "no tiene el perfil adecuado para ser director de RTVC".

Una opinión que mantienen los socialistas, cuyo portavoz parlamentario, Manuel Fajardo, ha asegurado públicamente que "no coincidimos con la opinión del presidente Rivero".

Y es normal que no haya coincidencias, ya que precisamente la gestión de RTVC por parte de García fue la excusa que el PSOE blandió para incluir en el Pacto de Gobierno suscrito en 2011 la modificación de la Ley del Tercer Canal.

Un problema para el Pacto

"Viene en el Pacto que en esta legislatura se aprobará una reforma de la Ley para que el director sea elegido por el Parlamento, y no a dedo como hasta ahora, y objetivamente no hay ni una sola razón para que esa Ley no se registre antes de fin de año en la Cámara regional", asegura Fajardo.

¿Es cierto lo que se piensa en el seno del PSC?

Desde Coalición Canaria (CC) se blande que no sería estético que la actual mayoría parlamentaria impusiera e hipotecara al Parlamento que se conforme a partir de mayo de 2015 un director del ente no elegido por él, ya que el mandato del sucesor de García concluiría en 2019.

El actual consejero de Presidencia, Francisco Hernández Spínola, siempre ha mantenido que Guillermo García "no tiene el perfil adecuado para ser director de RTVC"

Este razonamiento, es calificado como excusa en el Grupo Socialista, pues consideran que la única razón que existe para 'congelar' la modificación de la Ley es la voluntad del presidente Rivero de mantener a García al frente de RTVC con el fin de no ceder ni ante la oposición del Partido Popular (PP) que avaló a García en 2007, ni ante sus ahora socios, que nunca comulgaron con el actual director general del ente.

En el Grupo Parlamentario Socialista Canario se sospecha que Rivero quiere dilatar la aprobación del texto hasta el final de la legislatura, que no entre en la Cámara hasta septiembre de 2014 para que los tiempos parlamentarios (debates a la totalidad, enmiendas y aprobación definitiva) mantengan a García al frente.

"Sería un dislate que el director de RTVC se convirtiese en un problema para el Pacto", insiste Fajardo.

Una reflexión que también se baraja en el seno de CC, donde no todos sus diputados ni dirigentes comparten la decisión de Rivero de mantener a García al frente de RTVC.

Unos nacionalistas que creen que, con la reforma de la Ley y la elección parlamentaria del nuevo director, se desactivarían los ataques que el PP está haciendo contra el Gobierno por politizar la RTVC.

Unos ataques que, por la parte conservadora, se iniciaron en 2010, con la salida del PP del Gobierno regional al final de la legislatura, y que dejaron sola a CC en la defensa de García como director general.

La falta de pluralidad de los informativos, el exceso de sucesos y que Rivero copara todas las noticias pasaron a ser denuncias del argumentario conservador, que se unieron a las que durante toda la pasada Legislatura efectuaron los socialistas, que tuvieron a Gloria Gutiérrez como principal 'martillo' de RTVC.

Gutiérrez, que en los próximos días desembarcará de nuevo en el Parlamento después de ser directora general de Trabajo, es la misma que en 2010 decía que en Canarias había "un pésimo Gobierno, un pésimo presidente y un peor director", pues siempre defendió que García fue elegido "al molde de Rivero".

Unas críticas que ahora son esgrimidas constantemente por el PP al entender, con el informe de la Audiencia de Cuentas en la mano, que García ha contratado los contenidos de la Televisión Canaria de una manera arbitraria, nepotista y sin transparencia.

Hasta el punto de que la diputada Águeda Montelongo planteó a García que llevara a cabo un despido objetivo para sí mismo tras el informe de la Audiencia de Cuentas sobre su gestión entre 2007 y 2011, etapa en la que el PP lo apoyaba.

Precisamente, la reforma de la ley 'atascada' pretende limitar las competencias del director general para adjudicar contratos a dedo, una práctica habitual en los últimos años y denunciada por la Audiencia de Cuentas.

El texto 'congelado' hasta saber quién gana el pulso sobre la permanencia o no de García fija la cuantía de los contratos, restringe las facultades del director para resolver contrataciones de programas sin consultar al consejo de administración, delimita sus competencias e incrementa el control del Parlamento.

Más allá de Willy

Y es que las decisiones sobre el futuro de García están paralizando cambios que van más allá de la sustitución del director y de que su relevo sea elegido por el Parlamento y tienen que ver con la modernización del ente y adaptarlo a las exigencias de un medio de comunicación audiovisual del siglo XXI.

Un canal público cuyo director general será designado por una mayoría reforzada y cualificada de la Cámara regional. Pero no solamente él, sino el nuevo Consejo Rector, cuyos cuatro miembros deberán examinarse ante el Parlamento para también recabar el apoyo de los diputados.

El portavoz socialista, Manuel Fajardo, afirma que "sería un dislate que el director de RTVC se convirtiese en un problema para el Pacto".

Un Consejo Rector paritario, cuyos miembros tendrán un mandato de seis años contados desde su nombramiento y que cesarán, además de entre otros supuestos, "en el caso de de que se constate la existencia de un aumento de más del 15% de los gastos o una disminución de más del 20% de los ingresos propios previstos en el presupuesto anual de RTVC".

Este argumento es el que esgrimen los socialistas para cortocircuitar el discurso de quienes quieren mantener a García para que sea el nuevo Parlamento que se conforme a partir de 2015 quien designe a su sucesor.

Según el texto de la reforma, siempre habrá un Parlamento al que se le 'imponga' por sus 60 antecesores tanto al director general como al Consejo Rector, por lo que no hay nada que imposibilite que la actual Cámara elija al sustituto.

En CC se busca una solución de consenso que pasa, precisamente, por presentar la Ley en los próximos meses, con el fin de que esté aprobada definitivamente el próximo verano. Con todo, se pretende que solamente el Parlamento elija al Consejo Rector y pactar con sus socios y el resto de grupos que la elección del sustituto de García para después de mayo de 2015.

Pero Fajardo contesta contundente: "no es de recibo hacer ninguna excepción con ningún miembro del organigrama que debe elegir la Cámara. No admitimos clásulas de reserva para nadie".

Independencia y pluralidad

Así que el atasco consecuente de mantener a García está imposibilitando que se apruebe un gran impulso de la independencia y pluralidad de RTVC.

Y entre esas medidas está la creación del Consejo Asesor, compuesto por un total de veintitrés miembros, designados por los cabildos (siete), el Gobierno de Canarias (siete), las centrales sindicales más representativas (dos), las organizaciones empresariales (dos), la industria cultural, audiovisual y periodística (cuatro) y un representante de las asociaciones de consumidores y usuarios reguladas en la normativa autonómica, designado por el Consejo Rector a propuesta de las mismas.

La reforma de la ley 'atascada' pretende limitar las competencias del director general para adjudicar contratos a dedo

Y, como última novedad, la creación de los Consejos de Informativos, unos órganos internos de participación de los profesionales de la información RTVC y sus sociedades "para velar por su independencia, objetividad y veracidad de los contenidos informativos difundidos".

Para llevar a acabo esta tarea, el Consejo Rector deberá elaborar un reglamento orgánico de organización y funcionamiento de los Consejos de Informativos de acuerdo con los profesionales de la información del ente RTVC.

Un reglamento que, entre otras cuestiones, deberá regular los derechos de libertad de expresión, de información, de creación, la cláusula de conciencia y el secreto profesional.

Por todo ello, Fajardo avisa: "todo el grupo parlamentario coincide en que este mes de octubre es un plazo más que prudente para que se presente la reforma de la Ley de RTVC en el Parlamento".

Fajardo no adelanta que puede pasar si ese plazo prudente se sobrepasa, sobre todo porque apenas falta una semana para que concluya, pero no dejaría de ser paradójico que Willy García pudiera convertirse en un factor de desestabilización para un Pacto que ha sobrevivido a los embates de José Manuel Soria fomentando pactos y mociones de censuras que han hecho crujir, sin romper, los cimientos del Ejecutivo regional.

Etiquetas

Descubre nuestras apps