eldiario.es

9

Elisa Beni

Con 23 años fui la directora más joven de un diario español y ahora escribo en el diario más joven. En medio he pasado por decenas de redacciones y aún así sigo amando el periodismo. Ahora vivo este periodo decisivo como analista y comentarista en Las Mañanas de Cuatro,El Gran Debate de T5, Julia en la Onda de Onda Cero, "Tiempo" y allí donde quieran una voz que cree en lo que dice.

Escrache a un Gobierno progresista

"Si los miembros de las profesiones confunden su ética específica con las emociones políticas del momento, pueden acabar diciendo y haciendo cosas que antes les hubieran parecido inimaginables"Timothy Snyder. Sobre la tiranía

Algunos definieron el escrache como la última alternativa de los abandonados por la política. Los escraches. Algo brutal y poco estético, sudoroso y vociferante, algo demasiado burdo para los poderes de los que voy a hablarles hoy. Llevo varios años haciéndolo y, precisamente por eso, soy plenamente consciente del cambio que se ha producido en estas últimas semanas. Un cambio que reside fundamentalmente en que todos los contubernios ocultos que llevo columnas y columnas explicándoles se han mostrado, de golpe, tan a las claras como el lucero de la mañana. Por eso como escribidora puedo hacerles el símil para adentrarnos en cómo hemos visto la cara de lo que apunta a ser todo un escrache institucional hacia el nuevo Gobierno de coalición progresista por parte de poderes, estamentos y hasta las cúpulas de las carreras administrativas para intentar impedir que el nuevo Gobierno pueda llevar a cabo el programa político que les afecta y, también, el que no les afecta pero no les gusta.

Seguir leyendo »

Sediciones y otras zarandajas

Este país es una fuente de inspiración. Quiero decir que si un guionista utilizara alguno de los argumentos que nos proporciona nuestra pura idiosincrasia sería tachado de falsario. Héteme aquí, y les cuento, cómo el día de hoy nos sirve en bandeja la comparación de cómo en esta España nuestra –¡perdón, quise decir de ellos!– las cosas que vemos pueden no ser lo que vemos, pero las que no vemos pueden, vaya si pueden, ser lo que no vimos. Trabalenguas traigo. Llevo once años colaborando como analista en medios y he vivido en directo muchas de las peripecias de esta sociedad. Por eso mi cerebro no ha tardado en atar cabos. Por eso puedo hacerles el relato de cómo una sedición que todos vimos en directo, la de los controladores, dejó de serlo con el transcurso de los años, y se quedará en unas multas, mientras que la que nadie vio –no hubo nadie que mientras transmitíamos los sucesos de Catalunya en directo mencionara ni la rebelión ni la sedición, nadie– se convirtió de pronto en un alzamiento tumultuario de manual, en un golpe de Estado más grave que el 23F y todas las demás zarandajas.

Casi me relamo de lo que la actualidad me pone hoy en los dedos. Atención, guionistas. Cuando el viernes 3 de diciembre de 2010, el Consejo de Ministros de un Gobierno progresista encabezado por José Luis Rodríguez Zapatero aprobó un real decreto que regulaba las condiciones laborales de los controladores aéreos, ampliando el horario y reduciendo sus emolumentos (que se cifraban en unos 200.000 euros brutos anuales), a los señores controladores se les hincharon los bebes y decidieron plantarle cara al Gobierno, tomando como rehenes a más de medio millón de personas que intentaban disfrutar del puente de... la Constitución. (¿Ven, señores guionistas, no puede ser más redondo ... de la Constitución).

Seguir leyendo »

Lola, fiscal general

Que el nuevo Gobierno ha venido a gobernar es algo que parece haber dejado boquiabiertos a muchos. Que ese gobernar incluye ejercer todas las potestades que le concede la Constitución, también. Lo digo por el crujir de dientes y el rasgar de togas que este lunes recorrió parte del país tras el anuncio de la propuesta de la ya exministra Dolores Delgado como fiscal general del Estado.

Pareciera que la derecha y la ultraderecha y las asociaciones conservadoras pretendieran que para ser democrático y honesto un gobierno progresista deba renunciar a todas aquellas posibilidades constitucionales para poner en marchar sus políticas, lo cual incluye su política criminal. Olvidan que la Constitución Española, esa que tanto exhiben y con la que tanto golpean, fija en su artículo 124.4 que corresponde al Gobierno proponer al fiscal general. Quisieron los padres de la Constitución que el fiscal general tuviera un cariz político, como sucede en otros muchos países, y que fuera una persona de la plena confianza del Ejecutivo y así lo dejaron plasmado en la misma. El fiscal general, y la Fiscalía en sí, recibe así su legitimidad, que en democracia sólo puede provenir del pueblo. Es el Ejecutivo, que emana del pueblo, el que propone a su cabeza visible y luego se cuenta con los instrumentos de contrapeso, que también están definidos en las leyes, para que se mantenga la autonomía funcional de los fiscales, que no su independencia. La independencia sólo se predica de los jueces. No puede hablarse de la independencia fiscal y de la dependencia jerárquica que les señala la Constitución de forma simultánea. Oxímoron conceptual.

Seguir leyendo »

Es la democracia la que se tambalea...

"Nulli vendemus, nulli negabimus aut differimus, rectum aut justitiam"W.V.O Quine

Alguien tiene que decirlo. No es la integridad de un territorio fruto de la historia y la casualidad lo que se tambalea. No es cierto. Es la misma esencia de la democracia lo que peligra, ya no solo en las redes sociales o en la propaganda, sino en el mismo espacio político y hasta en el púlpito del pueblo. Hay que decirlo. No, las generaciones más preparadas de la historia no son tal. Una filfa más. No lo son. Alguien olvidó enseñarles y grabarles a fuego en el alma, en el corazón y en las entrañas la misma esencia de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad. Un error imperdonable. Y miren que yo no estudié a Tocqueville sino en una universidad del Opus Dei, pero es que la generación de espíritus críticos y la adopción de los principios esenciales de una sociedad democrática no entienden de ideologías. No. Solo distinguen entre demócratas y totalitarios. Hay gente de ambas condiciones en todas las adscripciones políticas. Ahora esto es más evidente. España zozobra de democracia y esto es lo más grave que nos sucede. No hay nada que deba preocupar más. Es tarde para preguntarnos por qué creemos que "los preparaos" son los que saben diseñar centrales térmicas, o robots, u operar a corazón abierto, sin que hayamos comprobado si son capaces de entender cuál es la esencia de la vida democrática y qué se exige de cada uno de nosotros para defenderla.

Seguir leyendo »

La madeja catalana

"No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho"

Aristóteles

Seguir leyendo »

La amenaza

"Guárdate de entrar en pendencias; pero, una vez en ella, obra de modo que sea el contrario quien se guarde de ti"William Shakespeare, Hamlet

Hubo tiempo para todo. Hubo tiempo para la indignación, para la rabia, para el asco y, cómo no, para la ilusión, la esperanza y el orgullo de millones de españoles que creen posible una sociedad más acorde a sus ideales. Se lo expliqué ya en "Apocalipsis de esperanza" y el sábado ni el discurso de Iglesias, ni el de Garzón, ni los abrazos y los guiños con Sánchez ni la forma de este de enmendar el pasado dejó sin materia a todos aquellos que les depositaron con el voto su ilusión. Habrá glosadores y analistas para todo ello. Yo, sin embargo, voy a detenerme en ese momento en que me quedé helada, paralizada, estupefacta. Ese momento en el que me di cuenta de que todo aquello sobre lo que llevo tiempo alertando, sobre lo que otros compañeros han apuntado en este y otros medios libres y valientes, se materializaba en la tribuna del Congreso.

Seguir leyendo »

Apocalipsis de esperanza

"La era esta pariendo un corazón

No puede más, se muere de dolor

Seguir leyendo »

Trileros de la democracia

"Lo contrario de la contención es explotar las prerrogativas institucionales que uno tiene asignadas de manera desenfrenada"Levitsky y Ziblatt. Cómo mueren las democracias

Lo han hecho de nuevo. Otra vez están intentando utilizar de forma espuria instituciones y organismos para, retorciendo el Derecho, todo un oxímoron vergonzante, conseguir sus finalidades políticas. Eso y no otra cosa es lo que intentan Casado, Arrimadas y Abascal, pretendiendo que unos órganos de la administración electoral se salten a los tribunales y hagan pedorretas a los derechos fundamentales y al Tribunal Supremo para conseguir reventar la investidura de Pedro Sánchez y provocar elecciones nacionales y catalanas. Los constitucionalistas se ciscan en los derechos fundamentales, en el espíritu de la carta magna y en las normas más básicas del Estado de Derecho para su estrategia política. Constitucionalistas se llaman. ¡Y una higa!

Seguir leyendo »

La culpa es de los jueces del Supremo

"Resulta difícil subvertir un Estado regido por el imperio de la ley sin abogados, o celebrar juicios farsa sin jueces"Timothy Snyder. Sobre la tiranía

La culpa es de los jueces del Tribunal Supremo. Desde el principio, y llevamos avisándolo tiempo. No alcanzo a creer que yo pueda entender la dimensión de los problemas y ellos no. Llevo desde junio diciendo que la inmunidad de un cargo electo es sagrada. Que la inmunidad de los parlamentarios está dispuesta para protegerles del Ejecutivo y también del Judicial y que, por tanto, se escapa de la lógica democrática que este último pueda desposeerles de ellos de un plumazo. ¿Puede un juez o una norma administrativa local desposeer a un electo y a sus casi dos millones de votantes de sus derechos políticos en una democracia? Pues no. Eso es lo que dijimos y eso es lo que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dice ahora. Recuerden una cosa, ¡oh, grandes jueces y grandes fiscales de este país llamado España!: si han de adorar a algún becerro de oro, procuren que sea la democracia, la ley y los derechos fundamentales. Cualquier otra cosa es espuria. La patria, tal y como la consideran, sus carreras o el favor del público o de los políticos.

Seguir leyendo »

Esperando a la Fiscalía

"No perdamos el tiempo con vanos discursos. ¡Hagamos algo ahora que se nos presenta la ocasión! No todos los días hay alguien que nos necesita"

Samuel Beckett. Esperando a Godot

Seguir leyendo »