La COVID-19 deja a más de 18.000 familias sin ingresos en Canarias

Personas sin hogar en Las Palmas de Gran Canaria

Efe

Las Palmas de Gran Canaria —

2

El número de familias sin recursos atendidas por Cáritas Diocesana se ha duplicado este año en Canarias, llegando a 18.000, cuando en 2019 eran 9.000. La COVID-19 ha hecho aparecer nuevos perfiles de solicitantes de ayudas entre colectivos que nunca antes las habían pedido al quedarse ahora sin ingresos.

Matrimonios jóvenes por debajo de los 35 años, con dos menores a su cargo y que "vivían razonablemente bien" trabajando en la economía sumergida, con ingresos de 2.200 a 2.800 euros mensuales, conforman "un perfil muy específico" de nuevos pobres a los que "la situación ha dejado en la calle", según ha explicado este jueves el director de Cáritas Diocesana de Canarias, Gonzalo Marrero.

Otro grupo que ha engrosado el volumen de demandantes de ayuda de la organización es el de las mujeres que vivían de la prostitución, personas de "gran vulnerabilidad social" que también han perdido sus fuentes de ingresos debido a que fueron expulsadas de los prostíbulos, que "prácticamente cerraron", a consecuencia de la crisis sanitaria. Las penurias de unos y otras se han visto agravadas, además, por el hecho de que no solo se han quedado sin trabajo sino, a la vez, "sin ninguna posibilidad de ayuda" por desempleo o similar, al no figurar oficialmente como población activa con ocupación laboral.

El aumento de la demanda de ayuda generado por esos "nuevos colectivos de personas que antes no acudían a Cáritas, ni a sus servicios generales ni a los parroquiales", se ha sumado al incremento de las necesidades de otros grupos sociales, como el de las personas sin hogar, hasta disparar el gasto de la ONG entre abril y junio de este año en más de un millón de euros por encima de lo previsto solo en la provincia de Las Palmas, su área de responsabilidad, ha expuesto.

Habitualmente el presupuesto de la Cáritas de la Diócesis de Canarias, de ámbito provincial, asciende a poco más de 5 millones de euros para todo el año.

Por ello, Gonzalo Marrero ha pedido que aumente también el dinero que aporta el Gobierno de Canarias para contribuir a financiar sus servicios, en una reunión que ha mantenido este jueves con el vicepresidente y consejero de Hacienda del Ejecutivo, Román Rodríguez. Si bien no ha detallado cuántos fondos más necesitaría de la región, que hasta ahora costeaba más de la mitad de su presupuesto anual, dando un montante superior a los 3 millones de euros.

Román Rodríguez, en todo caso, se ha mostrado receptivo a sus demandas, según ha expuesto en unas declaraciones que ha hecho junto a Gonzalo Marrero al término del encuentro.

Aunque sin precisar tampoco en qué medida podría crecer la cuantía destinada a Cáritas, el también consejero de Hacienda ha manifestado que el Gobierno canario mantendrá su compromiso con esa organización, de la que ha dicho que "es impresionante todo lo que hace con muy pocos recursos", recalcando que solventan "realidades difíciles que esta sociedad tan injusta genera, y a las que las administraciones tienen problemas para llegar".

Román Rodríguez ha señalado que ha procedido a "reiterar el compromiso del Gobierno para redoblar ese esfuerzo de cooperación" que lleva a cabo con Cáritas, y ha afirmado que para hacer posible ese propósito cuenta con la subida del gasto en materia social prevista para 2021 en las islas, tanto a través de los presupuestos autonómicos como de transferencias o gastos directos del Estado. Conforme a sus cálculos, a esa materia se destinarán más de 500 millones de euros de las cuentas regionales, inversión que se espera reforzar en el archipiélago con unos 70 millones de euros más de gasto social que aportarían otras administraciones públicas, sobre todo la estatal, con cargo a iniciativas como la del ingreso mínimo vital, al que se prevé se acojan decenas de miles de familias isleñas. 

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2020 - 15:36 h

Descubre nuestras apps

stats