El gerente de Cuna del Alma, invitado a una charla sobre sostenibilidad y territorio por el Gobierno de Canarias

El gerente de Cuna del Alma, Andrés Muñoz, participará este martes en una charla sobre sostenibilidad y territorio en el marco del programa Identitaria Canarias, una iniciativa orientada a la reflexión sobre la identidad canaria impulsada por el Gobierno autonómico a través de la Dirección General de Cultura y Patrimonio Cultural y el Instituto Canario de Desarrollo Cultural (ICDC). La empresa detrás del proyecto que dirige Muñoz, Segunda Casa Adeje, fue expedientada hace poco menos de dos años por destruir un yacimiento arqueológico en el Puertito de Adeje, en el sur de Tenerife, donde tiene intención de construir 420 villas de lujo en una pieza de suelo de 430.000 metros cuadrados. Ese expediente caducó, no obstante, a fecha de febrero de este año.

A la nueva jornada de Identitaria Canarias acudirán como personas expertas el antropólogo José Antonio González, la arquitecta y paisajista Flora Pescador, el animador sociocultural Miguel Páez, el arquitecto y urbanista Luis Falcón, el geógrafo y profesor de la Universidad de La Laguna (ULL) Fernando Sabaté y el mencionado ingeniero industrial Andrés Muñoz. La cita se celebrará en el Espacio La Granja, en Santa Cruz de Tenerife, a las 18:00 horas. El objeto de la misma, según el Gobierno de Canarias, conformado por Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP), es “investigar, analizar, fomentar y difundir el debate y la reflexión sobre el concepto de identidad en la sociedad canaria contemporánea”. El programa Identitaria Canarias recibió este mismo mes de junio casi 200.000 euros para promover una decena de proyectos sobre patrimonio, memoria e identidad.

El polémico proyecto turístico de Cuna del Alma, pieza central de las manifestaciones contra la masificación turística convocadas en Canarias, fue sancionado por el Ejecutivo regional, entonces liderado por el denominado Pacto de las Flores (PSOE, Nueva Canarias, Podemos y ASG), tras haber constatado la “intencionalidad” de la promotora al realizar obras sobre patrimonio arqueológico sin el pertinente informe del Cabildo de Tenerife, sin el asesoramiento de un experto en arqueología y sin tener en cuenta las conclusiones aportadas por la intervención arqueológica que la propia empresa Segunda Casa Adeje había encargado. La multa ascendía a 600.000 euros, pero, año y medio después, a fecha de febrero de este curso, el expediente ha caducado. El presidente canario, Fernando Clavijo, ha asegurado que la compañía terminará siendo sancionada “sí o sí” porque “se han hecho las cosas mal”.

Por otro lado, Cuna del Alma ha protagonizado dos expedientes más. Uno abierto por la ausencia de evaluación ambiental constatada por la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural (ACPMN), archivado posteriormente por la misma ACPMN al entender que no empleó el “procedimiento previsto en la ley” para ello. Y otro relativo a la presencia de una planta de protección especial que habita en la zona, la viborina triste, hallada después del inicio de las obras. Este último expediente no se ha cerrado, aunque el Ayuntamiento de Adeje intenta sortearlo utilizando como excusa la emergencia habitacional.

Muñoz ha sido objeto de críticas desde el comienzo de la construcción del proyecto turístico. Después de haber sido increpado por un grupo de manifestantes en verano de 2022, el director es grabado en vídeo sujetando a una activista por el brazo y haciendo que esta acabe cayendo al suelo. Él defiende que el agredido fue él, ya que los activistas “tiraron piedras”.

También salió a la luz que durante su etapa como gerente de la empresa pública Metropolitano, la compañía que construyó y gestiona el tranvía en Tenerife, Muñoz “se retrasó” durante un año, en palabras del vicepresidente insular por aquel entonces, Enrique Arriaga, en informar a la administración de una estafa de 97.000 euros. Arriaga añadió que Muñoz sí “actuó diligentemente” para tratar de recuperar el dinero y resarcir del daño a la compañía.