eldiario.es

Menú

Las asociaciones vecinales de Las Palmas de Gran Canaria denuncian la “invasión” de terrazas: “Es una tortura”

Acusan al Ayuntamiento de no velar por el derecho al descanso nocturno de los ciudadanos y “abandonarlos a su suerte”

- PUBLICIDAD -
Reunión de presidentas y presidentes de las asociaciones de vecinos de Las Palmas de Gran Canaria.

Reunión de presidentas y presidentes de las asociaciones de vecinos de Las Palmas de Gran Canaria.

Las asociaciones vecinales de Las Palmas de Gran Canaria han calificado de “tortura” la “invasión de terrazas” en la ciudad. Acusan al Ayuntamiento de no velar por el derecho al descanso nocturno de los ciudadanos y “abandonarlos a su suerte”.

Presidentes y presidentas de estas asociaciones se reunieron este miércoles para analizar los problemas de los residentes de la ciudad y tomar medidas conjuntas.

“Los vecinos están siendo torturados de forma permanente y sistemática con el ruido y vibraciones provenientes de los pubs y de las terrazas ubicadas en las calles peatonales, cuya instalación ha permitido el Ayuntamiento capitalino hasta saturar la ciudad”, denuncian las asociaciones en un comunicado.

Lamentan que el Ayuntamiento no defienda “el derecho constitucional a la salud y a la inviolabilidad del hogar de los residentes” y sostienen que las terrazas “han invadido” la ciudad, “desde Vegueta a Las Canteras, desde el Mercado del Puerto a la calle Mendizábal”.

“El ruido generado por el ocio invade nuestra ciudad todos los jueves, viernes, sábados y víspera de festivos. Hay vecinos que han decidido tomar acciones judiciales individuales y otros conjuntas para defender su derecho al descanso, dada la pasividad del Ayuntamiento”, añaden.

Las asociaciones asisten “horrorizadas” al anuncio de que el ocio también ocupará las azoteas de varios edificios. “Este es el principio de una nueva invasión. Como ya no queda un centímetro de suelo libre, ahora ocupan las alturas”. Una iniciativa que se suma al “invento de nuevas fiestas -fin de año en agosto, fiestas de la cerveza, rutas de pinchos los jueves, polis de talco, víspera de Reyes…” con el objetivo de “retener a la gente en la calle”.

“El problema no es el ocio, el problema es el Ayuntamiento porque no cumple ni hace cumplir las leyes que son de aplicación en estos casos. El derecho al ocio de unos termina donde empieza el derecho constitucional al descanso de los demás”, concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha