La portada de mañana
Acceder
Ucrania entra en el tercer año de guerra con miedo al olvido y dificultades ante Rusia
Koldo García, su mujer y un hermano cobraban sueldos públicos y comisiones
La corrupción siempre llama dos veces. Por Rosa María Artal

La Fiscalía pide 37 años de cárcel para un hombre acusado de intentar matar y violar a su expareja en Fuerteventura

Ciudad de la Justicia de Las Palmas.

EFE

0

La Audiencia de Las Palmas ha celebrado este miércoles a puerta cerrada la primera sesión del juicio contra un hombre por de tratar de asfixiar a su expareja tras retenerla dos días en su casa de Fuerteventura y de violarla varias veces después de golpearla y darle sustancias tóxicas, para el que se piden 37 años de cárcel.

El juicio continuará el próximo día 15 de diciembre con la declaración del acusado, tras deponer en esta primera sesión la víctima, que ha mantenido su versión inicial, los testigos, entre ellos uno protegido, y los peritos, han informado a EFE fuentes judiciales. El procesado, E.R.V, ya había maltratado con anterioridad a la víctima y cuando ocurrieron los hechos tenía prohibido acercarse a ella, remarca la fiscal en su escrito de acusación.

El imputado no logró su propósito de acabar con la vida de su expareja, a la que tuvo retenida en su domicilio desde el 26 de mayo hasta la madrugada del 28 de mayo de 2022, gracias a la actuación de los agentes de la autoridad que acudieron a su casa y a los bomberos, que rompieron las rejas de la puerta para poder acceder al interior de la vivienda. Pese a la resistencia que opuso, el procesado pudo ser detenido antes de que sacara la tráquea hacia afuera a la víctima, relata el Ministerio Público.

El imputado tenía dos cuchillos y advirtió a los agentes que acudieron a su casa de que, si entraban, la mataba a ella primero y después a ellos y a uno le amenazó con tomar represalias con su familia: “En cuanto te vea en la calle con tu mujer y tus dos hijos los mato”.

Mientras fueron pareja, el acusado agredió en multitud de ocasiones con puñetazos, golpes y patadas a la víctima, a la que le decía “puta y gilipollas, eres una basura, puta, te vas a pudrir y te vas a morir sola”, según la fiscal. Son siete delitos los que se le imputan al acusado: maltrato habitual, delito continuado de quebrantamiento de la medida de acercamiento, agresión sexual de forma continuada, homicidio en grado de tentativa, amenazas y resistencia grave.

La fiscal considera que en los hechos que acusa concurren por parte del procesado las circunstancias agravantes de parentesco y por razones de género y de reincidencia respeto a los delitos de amenaza y resistencia, la circunstancia mixta de parentesco. 

Etiquetas
stats