Una ruta por el románico palentino: desde el Camino de Santiago a las nieves cantábricas

San Martín de Tours, en Frómista. Una de las obras cumbre del Románico en España.

El Camino de Santiago atraviesa el norte de España de este a oeste conectando pueblos y ciudades en multitud de rutas y caminos que van convergiendo más o menos de manera uniforme en los principales ramales que conducen a Santiago de Compostela . Aprovechando caminos ancestrales y rutas que datan de tiempos de la Hispania Romana, los peregrinos fueron creando esa enorme vía de comunicación europea que, más allá de su importancia religiosa, fueron creando un germen de identidad común europea pese a las guerras, los reinos y los idiomas. El camino fue un transmisor de ideas que llegaron desde las regiones centrales del continente a una España ocupada en las luchas entre cristianos y musulmanes. Y con las ideas llegaron los gustos y las modas; las vanguardias artísticas y la arquitectura de moda en la Europa de los siglos XI y XII. El Románico , un estilo que cuajó a las mil maravillas en el tercio norte de la Península Ibérica.

Postales de Santiago de Compostela: un fin de semana en la capital gallega

Postales de Santiago de Compostela: un fin de semana en la capital gallega

Las grandes ciudades, escalas obligadas de los grandes ramales de la Ruta Jacobea –Camino Francés, en el interior, y Camino Primitivo, por la costa- concentraron las grandes catedrales y monasterios; en los ramales secundarios y los pueblos se construyeron colegiatas, pequeñas iglesias y ermitas que fueron apuntalando la presencia de este estilo arquitectónico en tierras de la antigua España añadiendo toques locales que fueron consolidándose creando una gran cantidad de variantes. Uno de estos ramales secundarios conecta Cantabria con la Meseta a través del cauce del Río Besaya (Valle de Iguña) a través de la localidad de Aguilar de Campoo hasta Frómista, ya en pleno Camino Francés. En medio , más de un centenar de pequeñas y grandes construcciones románicas , castillos, poblaciones medievales y parajes naturales que alternan la alta montaña de Las Fuentes Carrionas y el páramo meseteño. En definitiva, un viajazo para los que gustan alternar historia y naturaleza.

Frómista y Carrión de Los Condes: el Camino Francés

Carrión de Los Condes y Frómista son las principales poblaciones palentinas del Camino Francés que atraviesa de este a este la provincia de Palencia con unos 70 kilómetros de recorrido entre Puente Fitero (linde con Burgos) y el puente que salva el pequeño Arroyo de Valderaduey (límite con León) – Ver Camino Francés Etapa 15 ; Camino Francés Etapa 16 - . Carrión de los Condes es población de importancia y nudo de comunicaciones que conecta el ramal francés y el Camino del Besaya. Es esta población de importancia desde tiempos remotos y por eso atesora piedras de postín: como las del Real Monasterio de San Zoilo (C/ San Zoilo, 23) que esconden algunos detalles románicos (como la portada de la antigua iglesia y algunos capiteles) entre los ropajes de otros estilos que fueron añadiéndose a lo largo de los siglos. Ya en el casco de la población, que conviene recorrer con detenimiento, nos encontramos con dos templos íntimamente ligados al Camino de Santiago: De Santa María el Camino (Plaza Sta. María, 1) hay que ver su fachada sur, en la que se esculpió una hermosa Epifanía y en la Iglesia de Santiago (C/ Adolfo Suárez, 2) hay que pararse frente al Pantocrator de la fachada principal. Ambas son esculturas de mérito que nos adelanta lo que nos encontraremos en Frómista.

San Martín de Tours (Plaza de San Martín, 8; Tel: (+34) 979 81 01 44; Horario: LD 10.30 – 14.00 y 16.30 – 20.00), en Frómista, es el icono ya no sólo de la provincia: este edificio de líneas puras está considerado como uno de los prototipos de construcción románica europea y, por ende, una de las cimas de la arquitectura medieval europea y considerada obra cumbre del románico español del siglo XI. San Martín es románico puro y duro. Un edificio tan hermoso como armónico; por dentro y por fuera; y por eso conviene tomarse un tiempo y detenerse en los detalles; como por ejemplo los canecillos que sirven para desaguar el techo y que son toda una clase de escultura medieval. Cerca del pueblo se encuentra una de las esclusas más importantes del Canal de Castilla Canal de Castilla (Ver mapa) una red de canales del siglo XVIII de más de 200 kilómetros de longitud que se construyó para comunicar por vía fluvial los centros de producción de cereal castellanos y leoneses con el Mar Cantábrico.

En ruta hacia Aguilar de Campoo y las Fuentes Carrionas

La autovía A-67 asciende de manera directa hacia el Norte en busca la comarca de Alto Campoo (66 kilómetros desde Fròmista), altiplano que comunica la meseta con Cantabria a través del Valle del Besaya. Es uno de los rincones más auténticos de la geografía española . Un lugar marcado por valles de perfiles suaves y montañas de perfiles rocosos que sirven de antesala a las alturas de la Cordillera Cantábrica. La primera parada la podemos hacer en Santa María de Mave Santa María de Mave (Tel: (+34) 979 123 053; Horario: LD 8.00 – 15.00), antigua iglesia conventual que, según los expertos, es un resumen perfecto del románico palentino. Las antiguas dependencias del convento son ahora un espectacular Hotel Rural (ideal para hacer base y explorar la zona) pero la iglesia aún sigue anclada al siglo XII (impresionante las pinturas murales del altar mayor). Junto a Mave se encuentra el Monumento Natural de Las Tuerces con paisajes rocosos que te obligarán a usar un par de tarjetas de memoria de la cámara. Allí, a las afueras del pequeño pueblo de Olleros de Pisuerga, se encuentraSan Justo y Pastor, una preciosa ermita rupestre que también tiene elementos románicos y que es una auténtica pasada.

Aguilar de Campoo es la capital del norte palentino. Ciudad antigua con pedigrí de siglos y protagonistas. Fue aldea de cántabros; campamento de romanos; puesto de avanzada de musulmanes; punta de lanza de la expansión cristiana hacia el sur y escala del llamado Camino Olvidado, ese ramal secundario de la ruta jacobea que comunicaba la senda costera con el Camino Francés. No es de extrañar, entonces, que pese al pequeño tamaño de la población haya bastante que ver. En el Monasterio de Santa María La Real Monasterio de Santa María La Real (Avda. Cervera, sn; Tel: (+34) 979 123 053; E-mail: rom@santamarialareal.org) se ha instalado el ROM, el Centro Expositivo Románico y Territorio. Es uno de los mejores museos históricos que hemos tenido la suerte de visitar . Un lugar en el que sales con una idea bastante clara de lo que rodeó a las iglesias y catedrales de aquel tiempo más allá de la propia arquitectura o los hechos históricos de la época. Y para colmo puedes visitar esta joya del románico que sirve para poner en contexto todo lo demás. Allí mismo, en Aguilar de Campoo, no puedes pasar la oportunidad de pasarte por Santa Cecilia (C/ Santa Cecilia, 23 –a los pies del Castillo) para ver el capitel de la Matanza de los Inocentes, según dicen el más bonito de todo el románico español.

La CL-626 parte de Aguilar de Campoo y va ascendiendo poco a poco acercándose a las montañas que separan las tierras castellanas de los prados verdes de Cantabria. También es un lugar bonito que bien merece un fin de semana o un puente largo. Entramos en otro mundo en busca de las fuentes de los ríos Pisuerga y Carrión, afluentes del Duero que nacen a pocos kilómetros de las cimas calcáreas de Picos de Europa. El paisaje de esta comarca prácticamente desconocida para el turismo nacional alterna valles profundos, enormes manchas de bosque dónde puede verse al Oso Pardo y al Lobo, e impresionantes lagunas de origen glaciar. Perderse por las carreteras de montaña es el mejor plan. Hay numerosas iglesias y ermitas románicas en la comarca, pero de paso obligado es la Colegiata de San Salvador de Cantamuda Colegiata de San Salvador de Cantamuda , ejemplo paradigmático del románico rural de la provincia y, por su situación, un caramelo para los fotógrafos.

Nos salimos de ruta y provincia si nos damos un salto desde Aguilar de Campoo a Cervatos, ya en Cantabria, pero suColegiata de San Pedro es famosa por sus esculturas de alto contenido sexual y erótico. También podríamos ir al sur del Camino Francés, dónde empezamos este recorrido, y seguir descubriendo rincones de esta provincia tan injustamente desconocida. Podríamos hablar de la Catedral de Palencia y su cripta; o del conjunto monumental de Venta de Baños; o de las fantásticas Villas Romanas, únicas en España. Prometemos volver a Palencia en Breve, Porque hay mucho de lo que hablar.

Etiquetas
Publicado el
28 de octubre de 2017 - 09:00 h

Descubre nuestras apps

stats