eldiario.es

Menú

Padre del moderno nacionalismo canario

Hace muchos años que Victoriano Ríos tiene asignada esa etiqueta, no tanto por su labor ideológica, que también, sino desgraciadamente por la escasez de intelectuales que hayan construido eso que a él le gustaba denominar el moderno nacionalismo canario. Su reciente fallecimiento es una nueva oportunidad para volver a dedicarle un particular homenaje a su figura y su legado, ahora que ya no me lo pueda reprochar.

Mi padre, médico de formación y docente de vocación, fue un humanista que profesó el nacionalismo cuando muy poca gente lo hacía, en el sentido de que tenia la firme convicción de que, ante la lejanía e insularidad de Canarias, se requería de gente que la defendiese frente a incomprensiones y olvidos de los que gobernaban desde la distancia, así como que dicha defensa de nuestra tierra se conseguiría al ser capaces de arraigar una conciencia colectiva de nuestra identidad como pueblo diferenciado, que debía manifestarse a través de una inequívoca voluntad de autogobernarnos (es sorprendente cómo al cabo de los años ese pensamiento político sigue teniendo una extraordinaria vigencia).

Abrazó esa forma de entender el nacionalismo cuando casi estaba prohibido pensar, en los estertores del franquismo, alertado de ver cómo la Nación española maltrataba a una de sus teóricas provincias, el Sáhara, dejando a sus habitantes, españoles con DNI, tirados a su suerte. El temor a que eso mismo pudiera volver a repetirse con Canarias motivó, en un momento de profundas transformaciones políticas derivadas de llegada de la democracia, que Victoriano empezara a teorizar sobre el nacionalismo desde una perspectiva inédita hasta ese momento: la construcción tricontinental del País canario, dada su vocación europeísta; ese enfoque es distinto -incluso complementario- al decimonónico nacionalismo americanista de Secundino Delgado y al colonialista-africanista de Cubillo. Esa fue, junto a una concepción archipelágica de Canarias -célebre es su Islas o Archipiélago en la lucha por el reconocimiento de las aguas canarias-, su principal contribución intelectual al nacionalismo canario. Ese europeísmo es, sin duda, el germen del moderno nacionalismo canario, que ha servido de base a formaciones como el Partido Nacionalista Canario, las Agrupaciones Independientes de Canarias o Coalición Canaria -a las que ayudó a crear y consolidar- para construir su ideario político, y que consiguieron erigirse, quizás por contribuciones de personas como él, en la ideología gobernante en Canarias durante los últimos 20 años.

Seguir leyendo »

El mentiroso y el cojo

Estos días de abundantes nieves peninsulares muchos se han dado cuenta de lo que ya otros sabíamos: que los políticos son unos truhanes, poco señores y muy filibusteros. Los que hace unos años culpaban al Gobierno de Zapatero de las consecuencias funestas de una gran nevada para automovilistas y pasajeros de tierra, mar y aire, ahora echan la culpa a los usuarios, a los ciudadanos, a usted y a mí en el caso de que usted o yo hubiésemos sido víctimas de la nieve, algo muy improbable, a no ser que el pasado fin de semana estuviéramos de viaje fuera de las islas.

Hurgando en las hemerotecas, videotecas y audiotecas del 28 de diciembre de 2008 (el primer invierno del Gobierno Zapatero) podemos ver y oír a M. Rajoy, en aquel entonces presidente del PP y líder de la oposición, despotricando del nuevo Gobierno socialista y muy especialmente de su ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por su supuesta nefasta gestión de la gran nevada que dejó a automovilistas presos en sus coches durante muchas horas y a viajeros como el propio Rajoy sufriendo retrasos en sus vuelos.

Ahora, siete años y varios días después de aquel suceso que exasperó al PP y sobre todo a su presidente, que sigue siendo el mismo que entonces, M. Rajoy dice Diego donde había dicho digo. Echa balones y bolas de nieve fuera, eximiendo a su ministro de Fomento (también al de Interior) de cualquier responsabilidad, como si realmente fueran irresponsables, que algo de eso hay.

Seguir leyendo »

El ciclo de vida de algunos políticos

El ciclo de vida de algunos políticos. Por Beatriz Correas (Ciudadanos).

Poco más de tres años llevo militando en una formación política y dos años y medio como concejal en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Siempre he pensado que la política debe ser algo temporal, que no se debe convertir en profesión y que hay que saber cuándo parar y este tiempo que llevo en política activa me he reafirmado en esto. Se debe estar en política como fin para prestar un servicio a la sociedad y nunca como beneficio propio.

Cuando se utiliza la política como beneficio propio nunca se quiere parar. Haces lo que sea para seguir manteniéndote, incluso cuando llega el momento en el que empiezas a descender en la escalera de este ciclo; cuando ya no te preocupa el cumplir lo prometido en el programa electoral; cuando ya no te importa mentir a quienes te han votado; cuando decides que si te vas, lo harás con los bolsillos llenos.

Cualquier persona que comienza a interesarse por la política puede afiliarse a un partido. A partir de este momento, existen dos opciones diferentes: colaborar de forma anónima o participar de forma activa, ocupando cargos orgánicos o por designación. Los hay, como en mi caso, que deciden dar un paso adelante y presentarse en una candidatura, someterte a la decisión de los ciudadanos y optar a dirigir una administración pública. Si se llega el caso de salir elegido, te podrás mantener mientras, bajo mi punto de vista, realices una buena gestión, cumplas con el programa electoral, mantengas en todo momento una transparencia y fomentes la participación, especialmente si eres una persona honesta y con un alto concepto del deber y la responsabilidad.

Seguir leyendo »

Pobreza en Canarias (V): o cuando pedir dignidad es el acto más revolucionario

Nunca pensé que aquellas cajas de arroz del banco de alimentos que encontramos en una cueva de perros en Santa Cruz allá por 2012 iban a esconder un asunto tan importante. Fue nuestra primera denuncia por las irregularidades y corruptelas habituales del reparto de alimentos a familias precarias en Tenerife. Después de esa vinieron muchas, de comida caducada, comida en la basura, comida que se pierde, siempre la misma comida empaquetada, con gente que vive de lo que debería ser altruista, y las colas de la vergüenza, y faltas a la dignidad, y empresas que hacen el agosto durante todo el año, y políticos que quedan bien, y la caridad cristiana, vertical, adoctrinante, camuflada en los Bancos de Alimentos y no tanto en Cáritas, y medios que se lucen, y mucha gente lavando conciencias para poder pensar que todo está bien. Y detrás de cada denuncia reclamando dignidad un enemigo más, un insulto, y otro desprecio, condenado al ostracismo por muchos medios, y es entonces cuando me voy dando cuenta de lo que en verdad se juega aquí con este asunto del acceso a la comida.

Por el camino se nos unió una plataforma vecinal muy combativa de un tal Lolo Dorta, tomamos un poco de fuerza y volvimos a pedir que la gente pobre pudiera comer con dignidad comida sana y suficiente, sin humillaciones; y pedimos también una tarjeta de alimentos para que cada familia sin recursos pudiera comprar en el mismo supermercado que todo el mundo; y exigimos controles y fiscalizaciones, y volvimos a denunciar a los políticos del clientelismo, a los chiringuitos disfrazados de solidaridad y a las empresas del 35%. Y ya puestos a defender la causa compartimos reivindicaciones con una tal Inma Évora y su PAH exigiendo viviendas dignas para los sin techo y los con techo, y ya que estábamos metidos en faena denunciamos también junto a una tal Elsa Baute y su asociación de niños peregrinos el escándalo de la institucionalización masiva de niños de familias pobres en Canarias. En definitiva, reclamamos como mejor solución un más justo y equitativo reparto de la riqueza de Canarias que es mucha, para acabar así con todos los circos de la miseria y sus tinglados adjuntos repartidores de migajas. Ahora lo veo con claridad, estamos locos: ¡pedir una vivienda digna!, ¡alimentos!, ¡unos mínimos ingresos para que los niños pobres puedan crecer con sus familias!... ¡Repartir la riqueza! Creo que todavía deben andar riéndose más de uno de los de las clases pudientes con nuestras reivindicaciones. Estamos pidiendo nada menos que la subversión del sistema de clases, ese que ha existido siempre y probablemente nunca cambie, nada más revolucionario, pedimos un imposible.

Imposible, al menos en Canarias. Aquí, no se dan ni de lejos las condiciones para alcanzar unos mínimos de justicia y equidad social. No digo nada nuevo si digo que tenemos a la peor de las clases políticas posibles, la más políticamente correcta, la más acomodada, y la más alejada de los problemas de la gente, en los parlamentos y fuera de ellos. Y así, sin continuidad política, cualquier lucha o reivindicación social queda apagada, silenciada, ninguneada, y al final se olvida o queda en nada. Cierto, a veces en nuestras denuncias contamos con los medios de comunicación de nuestro lado, a veces, sólo a veces, otras veces son los perfectos mamporreros de sus señores. Y tampoco podemos esperar más arrojo de una profesión que no está lo que se dice bien remunerada, donde me constan las dificultades de muchos directores de medios para poder pagar a final de mes. Y en el mejor de los casos la presión mediática tampoco consigue gran cosa, la clase política ya sabe que la opinión pública se lo traga todo y al final votan a los que votan, y están tranquilos en sus sillones. Pero lo peor sin duda viene cuando salimos a la calle a buscar apoyo y participación de la misma gente que lo está pasando mal y de los que no lo pasan tan mal pero son también actores de esta sociedad: nada de nada. La realidad es que somos plataformas sociales sin gente, faltando así a la misma esencia de las plataformas sociales, que si por algo se caracterizan en teoría es por aglutinar a mucha gente desencantada en torno a una causa. No hay conciencia cívica por estas latitudes, aquí impera el "¿qué hay de lo mío?" y el "¡sálvese quien pueda!", es lo que hay. Y así no es de extrañar lo que leía hace poco en uno de esos rankings a modo de estudios que se hacen, decía que Santa Cruz de Tenerife es la provincia española donde menos se manifiesta y protesta la gente, y Navarra la que más. Convendría comparar el nivel de bienestar social de ambas regiones para comprobar la correlación. También hay otro estudio por ahí que dice que en Canarias está la gente más feliz, y ya lo tenemos todo dicho. Supongo que por aquí hay muchos esclavos que adoran sus cadenas y son felices en su miseria, espíritu de supervivencia se llama, el ser humano es adaptativo, no podemos reprocharles nada tampoco esta vez. Y es que son tantos los siglos de servilismo, de caciquismo, de colonialismo, es tanta la diferencia de clases que quizá no podemos esperar otra cosa. Pero el asunto no termina aquí, porque en todo sistema esclavista que se precie, en todas las sociedades de sometidos que han existido, siempre hubo entre los sometidos algunos grupos con unos mínimos privilegios que se encargaban de fustigar o perseguir a los rebeldes de entre su misma clase para recordarles cómo son las cosas. Así, no es casualidad que en estos días estemos sufriendo ataques, abandonos y traiciones de la misma gente que está más abajo en el escalafón de las clases sociales, únicamente por luchar por la dignidad de las personas que menos tienen. Paradójico, y significativo.

"El desierto avanza", escribió Nietzsche allá por 1888 profetizando largos siglos de nihilismo en Europa. El desierto avanza por Canarias, y no sólo el que provoca la falta de lluvia. Meditando seriamente lo de volver a casa, so pena de que me llamen loco, y ahora ya con razón.

Seguir leyendo »

Aquí y ahora, la reforma electoral de Canarias

"Los hados guían al que quiere, arrastran al que no quiere", dice la máxima latina. Todo llega. A pesar de que demasiados habrían preferido que la reforma electoral de Canarias se mantuviera en el terreno de lo meramente especulativo, ésta, paso a paso, ha encontrado su camino y se ha hecho más real y tangible que nunca antes en 35 años. En los primeros días de 2018, cada uno de los líderes y grupos políticos canarios tendrá ante sí dos opciones: una, saber leer este momento histórico; dos, dejarse arrastrar por lo imparable. La reforma electoral de Canarias ya no admite más plazos de espera.

Se ha hecho un trabajo serio y bien fundamentado que ha conducido a las conclusiones que tanto los generadores de opinión como los expertos académicos convocados a la Comisión de Estudio han manifestado con meridiana claridad: nuestra democracia tiene un profundo déficit en su sistema electoral y es preciso corregirlo sin más excusas.

La forma de proceder no ha sido secundaria en todo este recorrido. En 2007 fue la sociedad civil la que alertó de la necesidad de modificar el sistema electoral canario y ha sido la que desde entonces hasta hoy se ha mantenido movilizada. Los partidos políticos deberían haber asumido con mayor determinación el grave asunto de reformar una norma electoral tan deficitaria. No lo hicieron y, si estamos en la fase de avanzado consenso en la que nos encontramos, es porque la sociedad civil los ha conducido hasta él.

Seguir leyendo »

La irresponsable perreta del gas

Hace unas semanas, el Banco Mundial anunció, en la Cumbre del Clima en París, que dejará de financiar la exploración y extracción de petróleo y gas después de 2019. Comunicó, además, que está "en el camino de cumplir su objetivo de que el 28% de sus préstamos para 2020 se destinen a la acción climática". A partir de fines de 2018, el Grupo del Banco Mundial informará anualmente además sobre las emisiones de gases de efecto invernadero de los proyectos de inversión que financia en sectores clave, como el energético. Ha sido un mensaje contundente a aquellas instituciones y estados que siguen subvencionando los combustibles que producen gases de efecto invernadero mientras proclaman, al tiempo, la necesidad de implantar las renovables. ¿No les suena acaso a lo que está sucediendo en Canarias y en toda España?

La Unión de Bancos Suizos ha elaborado un informe en el que asegura que la época de las grandes centrales de generación ha llegado a su fin y anima a sus clientes a “unirse a la revolución de las renovables”. Y habla de generar energía en los hogares y en las pymes… Morgan Stanley acaba de aportar un informe en el que dice que las renovables se van a convertir en 2020 en las energías más baratas del mundo. Seb Henbest, autor principal del informe Bloomberg New Energy Finance, ha declarado recientemente que duda que el gas pueda jugar el papel de energía de transición ya que “las energías eólica y solar se están volviendo demasiado baratas demasiado rápido”. El consejero delegado y director general de la energética italiana Enel, Francesco Starace, ha afirmado que el grupo prevé cerrar todas sus instalaciones termoeléctricas en menos de 20 años, en torno a 2035. Starace reconoce que el objetivo de cerrar el parque termoeléctrico del grupo responde a motivos medioambientales pero también económicos: "Está empezando a ser más conveniente construir nuevas instalaciones que utilicen energías renovables que mantener en activo plantas termoeléctricas cuya inversión ya ha sido amortizada".

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, que no es sospechosa de ser ecologista precisamente, como ninguno de que los que he citado anteriormente, ha declarado recientemente que hay que aplicar “gravámenes similares al carbón, al gas natural y a otros productos derivados del petróleo”. Un reciente informe del Tribunal de Cuentas Europeo sobre la seguridad del suministro establece que "la Comisión ha sobreestimado persistentemente la demanda de gas (...), y necesita restaurar la credibilidad de las previsiones que realiza'. Podría seguir citando ejemplos de cómo el sistema financiero mundial ha entendido perfectamente la demanda de la sociedad, del planeta y las demandas de negocio de futuro y la lista se haría amplísima…"

Es lo que nos dicen también insistentemente  los informes científicos. El más reciente es el realizado por el prestigioso  Tyndall Center For Climate Research inglés y la  Universidad de Teesside que sostienen que Europa necesita abandonar urgentemente el uso del gas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles acordados internacionalmente. Y demuestran que, de continuar con el ritmo actual de quema de gas y otros combustibles fósiles, los Estados miembros superarán el límite correspondiente de emisiones de CO2 fijado para no superar los 2°C en tan solo nueve años. Advierten que Europa “solo puede permitirse 9 años más de combustibles fósiles y que necesita transitar hacia un sistema energético libre de combustibles fósiles, incluido el gas, que deben dejar de tener un papel sustancial en un sistema energético compatible con los 2°C antes de 2035”. Debido a los altos niveles de emisiones de CO2 y metano a lo largo del ciclo de vida del gas, los autores concluyen categóricamente que "es imposible poner el punto de mira en reservas adiciones de combustibles fósiles"; "es imperativo un plan urgente para eliminar la quema del gas natural existente y el uso de otros combustibles fósiles en toda la UE".

Y no cabe la menor duda de que la ciudadanía, las instituciones locales y muchos países también son conscientes de ello. El Ayuntamiento de Amsterdam ha publicado un plan para deshacerse de la cocina de gas y la calefacción central. El año que viene, el objetivo es eliminar 10.000 viviendas de la red de gas, dijo el concejal de la ciudad Abdeluheb Choho. Además, ya se están construyendo dos nuevas zonas residenciales sin enlaces a la red de gas. La ciudad tiene planes para construir 50.000 nuevos hogares en los próximos 10 años y ninguno tendrá calefacción de gas o instalaciones de cocina de gas.

Noruega dejará de utilizar gas para calefacción en sus ciudades a partir de 2020. Se trata del primer país que llevará a cabo esta prohibición en todo el mundo. Con esta medida, el país nórdico piensa dejar de emitir 340.000 toneladas anuales de gases de efecto invernadero.

Seguir leyendo »

La disputa de FITUR

Bien, pues pasados los fastos, ya tenemos aquí la primera gran controversia del año: la modalidad presencial de los municipios turísticos canarios en el escaparate promocional de FITUR, una cita obligada para dar a conocer planes, proyectos, novedades, además de negociar y transar en el ámbito privado.

¿Solos, independientes o integrados en las iniciativas conjuntas de Cabildos y Gobierno de Canarias? Esta es la cuestión. Que no es nueva, por cierto. Recordamos cómo, en tiempos de la alcaldía, año 2000, hoteleros portuenses plantearon asistir a la feria madrileña de forma diferenciada. Nuestra propuesta fue debatir el asunto en el Consejo Sectorial de Turismo para luego decidir: gran sorpresa. Los que pedían desmarcarse, en el Consejo se manifestaron en sentido totalmente contrario. Finalmente, se decidió seguir en el estand de Canarias, también en las posteriores ediciones de las ferias de Berlín y Londres, claves en la captación de los mercados alemán y británico. Es verdad que en otras ferias (Düsseldorf, Barcelona, Bilbao, Bruselas, Lisboa, Vigo...) el Puerto de la Cruz, por razones de interés promocional particularizado, sí que acudió en solitario.

Ahora surge la polémica: los alcaldes y concejales de la Asociación de Municipios Turísticos de Canarias (Adeje, Arona, Guía de Isora, Mogán y San Bartolomé de Tirajana) han optado por disponer de un espacio propio, al margen del oficial canario que gestiona la empresa pública Promotur. La razón, según explican, es la necesidad de contar con un recinto específico “suficiente y propio del siglo XXI”. Añaden que el pabellón de la citada empresa no es el idóneo, incluso dicen que es obsoleto: “Obliga a compartir un espacio muy escaso”.

Seguir leyendo »

Jubilación y pensiones, el fracaso de la economía de Estado

Estamos ante un panorama inasumible que podría definirse con todos los calificativos, admitidos o no en la R.A.E., en forma de exabruptos peyorativos e insultantes contra todos y cada uno de los responsables políticos que han gestado tamaña aberración.

En unos días, nueve millones y medio de pensionistas recibirán la consabida carta, cínica y triunfalista, de la Ministra de Empleo y S. S. que, en un alarde de hipocresía y poca vergüenza, nos anunciará el generoso incremento del 0.25% en las pensiones de jubilación. Una realidad que echa por tierra cuantos titulares ostentosos y declaraciones rimbombantes se prodigan como propaganda electoralista. ¿Es cierto que senadores y congresistas se han aprobado a sí mismos un aumento del 1,7% en sus sustanciosos emolumentos, casi siete veces que a los indefensos jubilados?... Si así es, el agravio tiene mucho de infamia e insulto para la dignidad de quienes menos merecen este maltrato institucional.

En una iniciativa popular, difundida en las redes y promovida por el magnífico activista social Cipriano Galván, se propone como expresión de protesta e indignación que SE DEVUELVAN TODAS LAS CARTAS AL REMITENTE. Estará bien como gesto de reprobación; pero no parece que su eficacia sea suficiente para influir en las conciencias anquilosadas de los servidores del pueblo, al que menosprecian desde sus  intereses centrados en las respectivas poltronas, con ignorancia absoluta hacia quienes sustentamos sus abusos y prebendas.

Seguir leyendo »

El calentamiento global no cabe en la mochila del presidente

“Dependiendo de qué medidas tomen las personas para restringir las emisiones, para el final del siglo podríamos esperar que la temperatura media del planeta suba entre 1,4 y 6 ° C”. Spencer Weart, El Calentamiento Global.

Han pasado ya casi 10 años desde la publicación en castellano del contundente ensayo de Weart sobre la historia del descubrimiento científico del calentamiento global, pero, desgraciadamente, a pesar de los esfuerzos que se han realizado para lograr acuerdos encaminados a mitigar sus efectos, las señales de alarma cada vez más evidentes nos recuerdan la necesidad de intensificar los esfuerzos tanto a nivel local como global. Aunque algunas organizaciones no gubernamentales abogan por no sobrepasar los 1,5 grados de temperatura media global a finales de siglo, existe un consenso científico generalizado de un aumento de 2 grados como límite soportable para el planeta.

Por otro lado, el origen antropogénico del cambio climático no es una hipótesis, sino una realidad contrastada cuyos efectos se están manifestando a través fenómenos climáticos extremos como las progresivas olas de calor y huracanes o, por ejemplo, en los episodios de afloramiento de microalgas en nuestras costas, así como en la drástica disminución de lluvias a escala global y las consecuentes sequías. En consecuencia, si sus causas son humanas, no nos queda otro remedio que asumir desde las instituciones públicas el deber ético y político de luchar contra los efectos del calentamiento global desde diferentes niveles, especialmente desde el ámbito local.

Seguir leyendo »

2018, grandes retos para Canarias

Por distintas razones, este año 2018 será determinante para Canarias. Con varios asuntos de enorme relevancia para el Archipiélago, que se tendrán que resolver en los próximos meses y que afectan a nuestra estructura institucional, a nuestra capacidad de autogobierno, a la financiación de nuestros servicios públicos, a nuestra economía y a la calidad de nuestra democracia.

El reformado Estatuto se encuentra ya en la ponencia en la comisión Constitucional del Congreso. Lo hace en un momento muy delicado, en el que PP y Ciudadanos –en medio de la crisis territorial en Cataluña- compiten en estrategias centralizadoras. Lo que podría afectar gravemente a un texto que incluye significativos avances en competencias y en derechos cívicos, al que hemos planteado enmiendas parciales en su exposición de motivos, en la delimitación territorial del Archipiélago y en la modificación del modelo electoral.

Paralelamente, Nueva Canarias está presente en la comisión de Evaluación y Modernización del Estado Autonómico, donde se debería abordar la reforma constitucional, que nace con muchas dudas, por la ausencia de Podemos y los nacionalistas vascos y catalanes así como por las declaraciones del PP y Cs rebajando las posibilidades reformistas de la misma. Apuesto claramente por una reforma del título VIIIº de la Constitución que posibilite avanzar hacia un estado federal asimétrico, entre otros cambios necesarios.

Seguir leyendo »