eldiario.es

Menú

Las excursiones de ATAN por Wolfredo Wildpret y Eustaquio Villalba

- PUBLICIDAD -

En ellas se pretende sobre el terreno, poner en contacto a los miembros de ATAN a sus hijos/as y familiares, así como, a aquellas personas no miembros que deseen participar en la misma, a conocer la Naturaleza, a disfrutar conjuntamente de los paisajes y a través del conocimiento de los elementos del medio físico y de la biodiversidad aprender a respetar y defender los valores naturales de nuestra tierra. Con ello se pretende desarrollar el espíritu educativo y lúdico que se halla reflejado en la base filosófica de la Asociación: ser amigos/as de la naturaleza. ATAN fue fundada en una tarde de la primavera de 1971 en el Club La Prensa del periódico El Día. En 1986 inició su segunda etapa después de unos años de práctica inactividad y desde entonces de forma ininterrumpida sigue teniendo como objetivos fundamentales la de defender y difundir los valores de la naturaleza canaria y denunciar sistemáticamente la serie de tremendos atentados ambientales que de forma continuada se han realizado y desgraciadamente continúan realizándose en el planeta herido y en particular en el medio insular canario. Así mismo, este compromiso fundacional de la asociación la ha obligado a participar en todas aquellas manifestaciones organizadas por colectivos ciudadanos que de forma democrática y participativa se han opuesto a macroproyectos considerados altamente negativos para el patrimonio natural y urbano de Canarias. ATAN ha participado además de forma altruista en la tramitación de la primera ley que ha declarado muchos lugares de las islas como espacios protegidos. Ha estado presente en el Patronato del Parque Nacional del Teide durante muchos años como representante de las asociaciones ecologistas y en este sentido ha colaborado, entre otras actuaciones, en la redacción del vigente Plan General de Uso y Gestión del Parque. Estas salidas de campo desbordan el marco del senderismo, pues se pretende un contacto directo con la naturaleza para poder entenderla y apreciarla. Algo que ya dijo en su momento Viera y Clavijo: "Es, pues, la historia natural del propio país uno de los estudios más importantes, más ameno y más digno de los racionales que lo habitan; pero no basta que este estudio sea vulgar e imperfecto; es necesario que también sea científico, quiero decir, acompañado de aquellas nociones que se hacen indispensables para poder discernir a orado las cosas; porque es necesario saber la clase, género y especie a que pertenece una planta o una piedra, o un mineral, o un pez, un ave, un bruto, un insecto... a fin de no ignorar el nombre común o latino que le dan los naturalistas, mineralogistas y botánicos, sin cuyo lenguaje no es posible entenderse con las demás naciones, ni con sus sabios, ni con sus libros. Si soy canario, ¿por qué no he de dar bastante razón de lo que hay en estas islas y de lo que no hay? ¿De lo que abunda en ellas y de lo que escasea? ¿De lo que les es privativo y de lo que les es común con otras comarcas?" Las excursiones de ATAN siempre han contado con la participación de personas que por su profesión y estudios han colaborado. Los firmantes de este artículo se encuentran entre ellos y, a nuestro cargo han corrido las explicaciones geológicas, botánicas faunísticas, etcétera, de los lugares visitados. Nos une nuestra militancia en ATAN y la utilización de la naturaleza como aula y como lugar de investigación, por eso han sido miles los alumnos que, curso tras curso, han participados en nuestras salidas de campo. A las excursiones de ATAN acuden socios y simpatizantes, la asistencia es libre, aunque para los no socios se acordó que contribuyeran a la asociación con la simbólica cantidad de 3 euros. Se informa a interesados (a través de la página web y del correo electrónico) del recorrido, medios de transporte, duración del trayecto, grado de dificultad, si la excursión es solo para adultos o si está destinada a los pequeños. En muchas ocasiones se elabora un dossier en el que se incluyen los aspectos más importantes a observar durante el trayecto y los datos de esa parte de la isla que tengan especial interés naturalístico e histórico. Sin prejuzgar lo que determine la investigación judicial en curso, rechazamos las imputaciones de algunos responsables de instituciones públicas que pretenden culpar a ATAN y a los excursionistas de la tragedia. Las salidas al campo organizadas por nuestra asociación se efectúan de manera similar y en condiciones análogas a como lo hacen otras instituciones o grupos. Tampoco aceptamos que haya habido imprudencia o temeridad por parte de los excursionistas. Nuestros compañeros son expertos caminantes con muchas horas acumuladas en su haber producto de innumerables caminatas realizadas por todas las islas, son buenos naturalistas y sólo el azar o unas desgraciadas circunstancias propiciaron que sufrieran esta tragedia de enormes proporciones. Por ello no nos parece justo que se convierta a las victimas de un accidente absolutamente imprevisible en los culpables de lo fatalmente sucedido. A la hora de eludir posibles responsabilidades sorprende la prisa en que determinadas autoridades señalaron a las víctimas como culpables y se exculparon ellos mismos escudándose en la falta de competencia y por tanto de responsabilidad de las instituciones en las que gobiernan, declarándose incompetentes e irresponsables en todo lo relacionado con el accidente. Probablemente sea cierto, pero también lo fue en un desgraciado accidente similar ocurrido en la misma galería en el mes de abril del año 2001 en cuya ocasión también se declararon irresponsables e incompetentes. A raíz del rescate de los tres excursionistas perdidos en dicha fecha, que también confundieron la misma galería con el túnel, el alcalde de los Silos, José Luis Méndez, declaró al periódico El Día: "Está claro que las imprudencias no pueden evitarse, pero habría que hacer todo lo posible para impedir que se produzcan equivocaciones fatales", aseguró. El mandatario y propuso entonces que se cerraran de forma conveniente todos los accesos a las galerías abiertas y que se señalizara el peligro de estas grutas, "igual que se hace con las instalaciones eléctricas". En esa misma información el periodista añadió: "El gerente del Consejo Insular de Aguas de Tenerife, José Fernández, declaró a El Día en junio de 2000 que los ayuntamientos son las instituciones más indicadas para advertir de la presencia de galerías abiertas y peligrosas. El jefe del Servicio de Minas del Gobierno de Canarias, José María Varona, también aseguró en esa misma fecha que no se hace un seguimiento del estado de las excavaciones abandonadas". El Reglamento de Minas y las Normas Básicas de Seguridad Minera obliga a los dueños de estas explotaciones a mantenerlas cerradas, pero ninguna administración controla y vigila que la normativa se cumpla. El Gobierno Civil advertía el verano del año pasado

Wolfredo Wildpret y Eustaquio Villalba

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha