eldiario.es

Menú

Piratas de la política

- PUBLICIDAD -

A lo mejor el mismo camino y la misma estrategia deberíamos seguir con los piratas que también sufrimos tierra adentro, esos que ya han acumulado suculentos tesoros a costa de silencios y complicidades, esos que se han rodeado de personas desarmadas de escrúpulos y decencia en esta sociedad nuestra. A lo mejor también en este caso se trata de salvar vidas, sobre todo la de nuestro estado de derecho y de movilizar a la comunidad para zarandear las conciencias de quienes tienen todas las de la ley para actuar sin tener que pagar rescate alguno.

Sólo a quienes durante muchos años seguro se habían acostumbrado a entrar y salir de muchos despachos oficiales con la seguridad de ver satisfechos sus intereses particulares a costa de los generales; a quienes se han puesto de oro ayudados de su astucia pero también de entregar dinares de plata a quienes ponen su pluma, su labia o su firma a todas sus causas, a quienes no han escatimado usar a algunos políticos como marionetas con que mangonear y empuercar las instituciones para encima después permanecer escondidos entre bambalinas, sólo a esos, les sorprende, les irrita y les desquicia que algunos les digan que NO. Que hay quien está dispuesto a decirles que no venden el patrimonio que es de todos para servir a sus oscuras intenciones, que no van a permutar sus ideales y principios, que no van a enfangar la política y sus instituciones democráticas como otros para ser "ayudados" personal o partidariamente a cambio de cometer bárbaras irregularidades y defraudar la confianza de sus conciudadanos.

A estos otros piratas, antes les valía con el intento, las ofertas y las prebendas. Ahora, cuando empiezan a surgir en todos los rincones de Canarias personas que les dicen que NO, lejos de darse por vencidos, lejos de cambiar su actitud y adecentar sus prácticas, eligen otro camino, el de usar y abusar de todos los círculos de influencia que se han ido ganando en su camino, para cargar con todas sus fuerzas contra ellos. Lo hacen mediáticamente contra quienes osan rebelárseles, usando para ello a profesionales de muchos ámbitos a la vez que a políticos sin más ideología que ellos mismos. El objetivo es claro, hacer ruido, romper por dentro las instituciones, sembrar el desánimo y la duda entre los ciudadanos. Y así, sólo con la bajeza moral que algunos se pueden permitir, convierten lo blanco en negro, a los villanos en héroes, a los corruptos en víctimas y al Estado de Derecho en un monigote al que usar para hundirlo más en la fosa que ellos mismos le están queriendo cavar.

A quienes en Telde les decimos NO nos colocan en la picota, nos intentan poner ante banquillos donde debieran estar ellos, nos sitúan ante la disyuntiva de elegir plegarnos como otros o por el contrario rebelarnos para que gane nuestra dignidad y la de la política con mayúsculas. Que sepan que seguiremos diciendo sí a la decencia y la honestidad y por tanto nos seguirán teniendo en frente.

No es de recibo que quienes debieran estar ahora arrimando el hombro para sacar a Telde adelante tras el desastre creado por su mala gestión, encima jueguen a poner a la institución de nuevo patas arriba con argucias que ya conocíamos de atrás y que han sido encima desmontadas por la justicia una y otra vez. No es de recibo que quienes deberían estar tomando hace tiempo una actitud más responsable para no ser arrastrados a la marginalidad, hayan jugado a la misma estrategia de quienes ahora, encima, les hacen probar el mismo veneno de la calumnia con el que durante décadas han intentado hacer desaparecer políticamente a sus adversarios. No es de recibo que, sabiendo el perjuicio que tendría para esta ciudad, un grupo reducido de desalmados hayan perdido definitivamente todo norte para hacerle el juego sucio a los piratas que han construido su imperio en nuestras islas con mil manejos. Se podrá decir más alto pero no más claro; con Telde no van a poder.

(*) Aureliano Francisco Santiago Castellano es alcalde de Telde y presidente de la Ejecutiva Local de Nueva Canarias.

Aureliano Francisco Santiago Castellano *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha