eldiario.es

Menú

Tiempo aprovechado, oiga

- PUBLICIDAD -

Sorprende la capacidad de Soria para aprovechar el tiempo. El miércoles estuvo en la vista de la causa que promoviera contra Carlos Sosa a cuenta de Isolux y al día siguiente marchó a Tenerife para hacer lo propio contra Francisco Cabrera, ex gerente de la empresa pública Megaturbinas de Arinaga. Si esta segunda querella la motivaron unas declaraciones de Cabrera ante la comisión de investigación parlamentaria del caso eólico, del juicio de Sosa dedujo nueva demanda, ahora contra el empresario Rafael González Bravo de Laguna por afirmar ante la Sala que Soria lo presionó para que no recurriera el fallo del concurso que adjudicó a Isolux la construcción de dos módulos de desalación.

A esta actividad judicial para callarle la boca a todo el mundo se une la relacionada con el próximo congreso del PP en Valencia y aún le queda tiempo, al hombre, para dedicar un momento a la consejería de Hacienda en plena crisis económica. Asombroso.

Ya anteriormente, recuerden, consiguió sentencia condenatoria de Carlos Sosa en el asunto de La Favorita, hoy pendiente de recurso; mientras, permanece a la espera una tercera denuncia soriana también contra Carlos Sosa, su fijación, por el pago (no pago, o sea) a los Esquivel del alquiler de un chalet de Tafira. Los Esquivel, las casualidades las carga el diablo ya saben, eran propietarios de Promotora de Recursos Eólicos, creada meses antes de la fecha prevista para el concurso eólico, a la que allanaba el camino la retirada de Megaturbinas que tanto molestara a Francisco Cabrera.

Megaturbinas era una empresa pública participada por el Cabildo de Gran Canaria, el ITC y la Autoridad Portuaria de Las Palmas y no pudo ser sino otra casualidad que en el momento de retirarse del concurso fuera Soria presidente del Cabildo, su hermano Luis titular de la Consejería de Industria de la que depende el ITC y el fidelísimo José Manuel Arnáiz presidente de la Autoridad Portuaria.

La casualidad y la mala suerte, qué otra cosa si no, relacionan políticamente a Soria con todas las potajetas. Desde las de militantes de su partido de Telde a Mogán, a los que descuidó in vigilando, hasta La Favorita (que no sirve a los fines para los que la adquirió); los módulos de Isolux (que no funcionan satisfactoriamente) y el sustancial retraso en el desarrollo grancanario de la tecnología eólica. Pero él sigue impasible (por imposible) el ademán y ¡arriba España!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha