eldiario.es

Menú

Otra Tierra

- PUBLICIDAD -

Un día Rhoda se levanta y en su futuro más inmediato se vislumbra la posibilidad de hacer la carrera de Astronomía, en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts. Y esa misma noche, se verá acusada de la muerte de dos miembros de una familia, a causa de un accidente automovilístico. Lo paradójico del caso es que, ese mismo día, el cual cambiaría para siempre la vida de Rhoda, los astrónomos habían descubierto la existencia de una réplica del planeta Tierra, que fue llamado Tierra II.

Cuatro años después, Rhoda sale de la cárcel, justo cuando los científicos preparan una expedición hacia la Tierra gemela. Sin embargo, Rhoda ha perdido todo interés en su carrera científica y se conforma con trabajar limpiando un instituto. Su desgana chocará con el recuerdo del lugar donde sucedió el accidente. Será precisamente en dicho espacio donde Rhoda vea a John Burrouhg, único superviviente de la familia que ocupaba el vehículo con el que Rhoda chocó.

La primera reacción de la joven es salir corriendo de allí. No obstante, tras regresar a casa de sus padres, Rhoda empezará a investigar la vida de John, razón por la cual acabará acudiendo a casa del hombre con la excusa de una prueba para una empresa de limpieza. Tan disparatada idea no debería haber salido bien, pero poco a poco Rhoda le va devolviendo a John sus ganas de vivir, truncadas tras el accidente, y la joven empieza a comportarse como una persona y no como un autómata. Entre medias, la joven participará en un concurso, el cual tiene como premio obtener un billete para visitar Tierra II, viaje que la joven gana, aunque luego decida cederle su puesto a John, deseando, con ello, que éste encuentre lo que ella le arrebató.

Al final, Rhoda se topa no solo con una excusa para volver a ser quien era, sino con una oportunidad que nunca soñó, merced al buen juicio de John.

Otra Tierra es una de esas películas de género tremendamente tristes, pero igualmente hermosas. En apariencia es más un drama que una película de tintes fantásticos, pero la posibilidad de cambiar, solucionar y/o reparar lo que sucedió en nuestro mundo, gracias a la aparición de un planeta gemelo es algo que impregna toda la narración. Además, la película dirigida por Mike Cahill, escrita por él mismo y BritMarling ?que a su vez interpreta el papel de Rhoda- posee una sensibilidad raramente vista en el cine actual no solo por lo bien que combina las escenas sin ningún diálogo con otras en las que los protagonistas hablan, sino por lo bien dosificada que está la acción. Esto se logra, en gran medida, gracias a la pareja protagonista ?BritMarling y William Mapother. Sobre ambos se apoya una narración muy crepuscular, pero no por ello carente de encanto y que se torna en una experiencia muy recomendable.

Quizás el mayor descubrimiento de Otra Tierra sea el de BritMarling, actriz, guionista y directora, la cual ya sorprendió en el pasado Festival de Sundance con la película Sound of MyVoice, escrita e interpretada por ella. El premio concedido a la mejor actriz por el pasado Festival de Sitges es un más que merecido galardón para una de las películas que mejor sabor de boca deja, a pesar de lo delicado del tema que trata.

Eduardo Serradilla Sanchis

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha