eldiario.es

Menú

La crisis antes del desgaste

- PUBLICIDAD -

Uno se interesa, entonces, por las diferencias ideológicas para ubicarlas, pero no hay manera de dar con los matices. Sólo explican la devoción a los "cabezas de familia" las simpatías derivadas de complicadas razones que, al final, se reducen a una: las posibilidades de conseguir cada cual, con uno o con otro, algún tipo de acomodo, medro o pisquito de poder.

Hay familias a las que sienta mal que otra consiga los objetivos electorales del partido; sé de candidatos psocialistas más zancadilleado por los compañeros que por los rivales; confeccionar planchas electorales es labor de encaje de bolillos para que todas las dichas familias queden satisfechas en la medida de lo posible; que debe ser poca porque tras las elecciones continúa el forcejeo dentro de las corporaciones a las que han accedido.

El resultado de todo eso es que, con frecuencia, muchos de los mejores quedan fuera de las listas por exceder el cupo concedido a su familia y se cuelan sujetos de santiguarse tres veces, de esos que te hacen exclamar Dios mío, esto no puede ser. Pero lo es; al 50%, para cumplir con la cuota de género.

Es evidente que pienso en el PSC grancanario y en la espantada de Carmelo Padrón, que dimitió como director gobierno de Urbanismo. Sus razones tendría, aunque diga Jerónimo 4que no las entiende. Razones que relaciono con el juego de las familias, ahora entregadas a la guerra por ver cual manda más. A la batalla de la concejal Teresa Morales y el director de gabinete de comunicación, Miguel Ángel Sáiz, sigue ahora la marcha de Padrón, que es un buen golpe al hígado del alcalde.

Dejando al margen otras apreciaciones y a la espera del camino que cogerá esto, destacaría, de entrada, que la mayoría municipal saavedriana ha logrado el más difícil todavía. Lo normal, ya saben, es que las crisis sobrevengan como resultado del desgaste tras un largo periodo de tiempo gobernando. Sin embargo, los psocialistas del Ayuntamiento lo han hecho al revés: pusieron la crisis por delante del desgaste, que todavía no tocaba pero que ya comenzó.

Pierde crédito la opción psocialista; que esto es como el carné de conducir por puntos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha