eldiario.es

Menú

La ganadería a este paso será cosa del pasado

- PUBLICIDAD -

Si los precios de la leche en Canarias siguen a la baja y ni así se compra toda la leche que producimos, no nos debe extrañar que en muy poquitos años desaparezca la cabaña lechera de nuestras islas. Hemos visto en prensa estos días como algunos ganaderos tienen que tirar el producto de su ganadería, ya que, después del tiempo máximo que se puede tener la leche en los depósitos, ninguna empresa se la compra, hay que tirarla. Es probablemente lo más duro que le puede pasar a un ganadero, que el producto de su trabajo tenga que irse por el sumidero. Y parece que a nadie le preocupa el tema, salvo para llenarse la boca  de lo bien que se están haciendo las cosas por estas islas nuestras.

A las industrias lácteas de Canarias no les preocupa absolutamente nada que nos quedemos sin ganadería, es más, a sabiendas de que los precios que se ofertan al ganadero están muy por debajo del costo del producto, siguen manteniendo su oferta. Y si pueden, la ponen aun más barata. A ellas sólo les preocupa cómo ganar más dinero, aunque el ganadero cierre, y por esta política ya han cerrado muchas ganaderías para desgracia de la ciudadanía, aunque ésta no sea muy consciente  de lo que eso significa para las islas y su soberanía alimentaria.

Se quejan los ganaderos del uso de la leche en polvo por encima de los límites permitidos en la transformación de los productos lácteos, 5%, y se quejan más en el queso tierno o fresco, donde puede estar la madre del cordero. Pero claro, no existe inspección, o al menos no se conoce el resultado de las mismas, pero algo huele mal en la leche en polvo y sus productos en Canarias. La falta de un etiquetado claro, con qué se hace, de dónde viene el producto y, por qué no, cuánto se paga al ganadero, serían algunas de las señas de identidad de un producto necesario para el consumidor.

No pueden decir que eso no se puede hacer. La Cooperativa Cosecha Directa en Gran Canaria hace queso y yogur con leche de cabra y en su etiquetado lo tiene muy claro, desde cuánto se paga al ganadero por la leche, hasta cuánto gana el comercial que recorre los comercios de alimentación para vender el producto. Cierto es que nadie paga el litro de leche de cabra a mejor precio que la Cooperativa Cosecha Directa, (90 Céntimos litro). Esa es la mejor forma de que el sector tenga y mantenga su dignidad, pero también de potenciar eso de lo que tanto se habla, la soberanía alimentaria. Todo lo demás son promesas y cantos de sirenas, vengan de donde vengan, en el sector primario hace falta que lo tratado en los despachos se vea en la cotidianidad como un hecho, no como una promesa más.

Seguramente harán falta más inspectores para poder hacer un trabajo bueno y descubrir a los incumplidores. Habrá que hacer un esfuerzo con respecto al REA, para que no lo reciban los aprovechados de turno que hacen trampas y se burlan de los consumidores. Ya va siendo hora de poner las cosas en su sitio, si de verdad lo que importa es la ciudadanía y no la industria alimentaria que nos obliga a comer lo que ellos quieren.

Cierto es que tenemos unas queserías artesanales en Canarias y que tenemos con seguridad los mejores quesos del mundo, yo al menos no lo dudo, pero hay que ponerle coto a los que hacen el queso con leche en polvo, ya que de lo contrario corremos el riesgo de perder el patrimonio de calidad del queso canario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha