eldiario.es

Menú

El juez García Sotoca

- PUBLICIDAD -

Hoy se ha sabido en Madrid que la cúpula del PP valenciano dirigía con "El Bigotes" una amplia trama de financiación ilegal, según la policía. Otro juez independiente, José Castro, está investigando el patrimonio del ex presidente balear, Jaume Matas, y de su cuñado, pues la Fiscalía Anticorrupción le atribuye un cohecho de 1,5 millones de euros. No es casualidad que en una cierta época del PP, Zaplana, Matas y Soria hicieran íntima amistad y vacaciones juntos, con sus respectivas familias, por su afición a los deportes náuticos... y a los puertos deportivos. Soria, de hecho, quería llenar Gran Canaria de puertos deportivos, en otro "pelotazo" comparable al de los ex directivos del Club de Tenis Gran Canaria. Y aún queda por conocer lo de las cuentas suizas, cuyos documentos guardo como oro en paño hasta el momento procesal oportuno, por avisado tomo mis cautelas. Y algunas cosas más. Todos los dirigentes del PP citados han sido ya retirados de la política. Sólo queda Soria.

La sentencia del juez García Sotoca ya ha sido comentada por varios compañeros de sección. No añadiré ni un ápice a lo ya escrito, porque de su lectura no sólo se deduce una actitud temeraria, falsaria y fraudulenta, que termina por el "caso Chalet" pero empieza por el "caso Eolo", aquel que me costó el puesto en el periódico en el que llevaba 20 años, por los manejos de Soria con su editor. Ya desvelé en otra ocasión que fui el periodista que publicó en "Interviú" que este trapicheo de los Soria con sus caseros eólicos se hacía a través de "Atlantic Building", empresa que nadie conocía. Y en efecto, son tan temerarios que también en esta revista nacional intentaron moverme la silla, aunque esta vez el tiro les salió por la culata... y han quedado en evidencia.

Pero el mérito es de la tenacidad de Carlos Sosa con el apoyo de Chavanel. Y de la sentencia, que revela un cierto estilo de hacer política. Lo lamentable no es que hoy no nos desayunemos con la dimisión de Soria, que acreditado ya su nivel de moralidad, jamás se producirá. Lo peor es que nunca se firmará su cese, pues el gobierno de Coalición Canaria está en manos de este sátrapa. Y Paulino Rivero aguantará no uno sino diez mil chalet, salmones, eolos, anfis y tebetos con tal de permanecer en el poder. Y hemos sido los ciudadanos, con nuestros ingenuos votos o abstenciones, los únicos causantes de este estropicio que ni un ejército de cien sotocas podrá ya evitar hasta el 2011. Jamás he entendido porqué la derecha y el nacionalismo se pone la mano en la nariz y vota PP o CC y no hace lo mismo para al menos probar un proyecto nítidamente regenerador de la ética pública como el de Juan Fernando López Aguilar, que aunque no sea afín ideológicamente, al menos medido en términos de saqueo de las finanzas autonómicas, saldría más barato. ¡Pobre Canarias, en que manos (largas) has caído!

Federico Utrera

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha