eldiario.es

Menú

Las luces de Antonio Morales

- PUBLICIDAD -

Quienes quieran conocer las causas de ese fracaso político a partir de datos rigurosos y reflexiones con fundamento tienen la oportunidad de acercarse a las librerías y comprar el libro "Nos faltan luces" de Antonio Morales. Más de 300 páginas donde se reproducen artículos periodísticos que el alcalde de Agüimes ha publicado en los últimos años en la prensa canaria. El economista Antonio González Viéitez dice en el prólogo que este libro es el diario de una batalla del autor que defiende un nuevo modelo económico frente a los poderes políticos y económicos canarios anclados en conservar el viejo modelo energético.

En la defensa de lo viejo han ido de la mano los principales partidos políticos de las islas (CC, PP y PSOE), la compañía Unelco-Endesa y los empresarios que más se han enriquecido en las dos décadas prodigiosas de gobiernos de CC-PP. La creación de la empresa Gacan desnuda todo el entramado: 45% de acciones de Endesa, el gobierno canario con un 10,37%, las cajas de ahorros con un 2,31%, tres empresarios de Tenerife: Antonio Plasencia (que reconoció en la prensa que patrocina las campañas electorales de los grandes partidos), Pedro Luis Cobiella y José Fernando Rodríguez de Azero, y por Gran Canaria Juan Miguel Sanjuán (Satocan), Eustasio López(Lopesan), Germán Suárez ,Pedro Agustín del Castillo (conde de la Vega Grande) y una empresa vinculada a Prensa Ibérica. El poder energético, económico, político, mediático y, para que no falte nada, hasta la aristocracia, en el mismo barco del gas. Morales describe el cabreo de muchos empresarios canarios por esta entrega de la energía a unas empresas elegidas a dedo. Los gobernantes liberales apuntados a izquierdistas interventores que querían controlar la economía y cerraban el paso al libre mercado.

Pero esta es sólo una muestra de las cientos de contradicciones que han marcado los pasos de los gobiernos que hemos padecido las últimas décadas. No lograron su objetivo de imponer el gas sin debate social, pero sí han provocado el freno a las energías renovables, sí han bailado al son que ha marcado Endesa, una compañía que en Canarias es un auténtico poder fáctico desde que era una empresa pública y con sus campañas publicitarias compraba el silencio de los medios de comunicación. Una empresa que acumula decenas de sanciones por no cumplir la normativa, por dejar sin suministro a importantes núcleos de población debido a sus deterioradas infraestructuras. También denuncia Morales el panorama energético español tras un proceso de privatizaciones que fue cuestionado por el Tribunal de Cuentas de España debido a que Aznar vendió la compañía a precio de saldo. Después hemos visto lo agradecidas que son estas multinacionales energéticas con los expresidentes Felipe González y José María Aznar, y el descaro con el que comprar sus servicios como traficantes de influencias con los gobierno latinoamericanos.

No se queda Antonio Morales en la crítica al viejo modelo controlado por los oligopolios energéticos. También hace alusión a la ética política, a textos de Victoria Camps, al valor de lo público para defender los intereses generales, a las resoluciones de la ONU y de organismos internacionales, a los debates académicos sobre el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Una amplia relación de autores y textos que demuestran que realmente hay alternativas, y los del "no a todos", los del nonismo son los que siempre niegan la alternativa y el desarrollo sostenible porque sus miradas están hipotecadas por los grandes beneficios económicos a corto plazo que persiguen los oligopolios económicos.

No faltan los artículos dedicados a los casos de corrupción. El alcalde de Agüimes recuerda las mentiras de José Manuel Soria y de su hermano Luis en el Parlamento durante la comisión de investigación del caso eólico, que finalizó con unas escandalosas conclusiones que echaban la culpa al PSOE y a José Francisco Henríquez. Todo ante el papel pasivo o colaborador (con los que tapaban a los corruptos)de la fiscalía y del Tribunal Superior de Justicia de Canarias. Muy actual es el caso que recuerda Antonio Morales de las declaraciones que hizo José Carlos Mauricio cuando era consejero de Hacienda. Mauricio declaró en una emisora de radio que unas empresas eléctricas le habían ofrecido "cosas feas" al gobierno canario a cambio de que se aprobaran sus proyectos. Una insinuación de presunto soborno que no provocó ninguna investigación judicial. Escribe Antonio Morales: "En cuanto le ofrecieron 'cosas feas al gobierno alguna de las empresas fabricantes de las tecnologías mar adentro ¿no está obligado el Consejero o el Gobierno a ponerlo en manos de la Justicia?¿No está obligada la mismísima Fiscalía a intervenir ante una afirmación de este tipo?"

Esta semana hemos visto las respuestas de la Fiscalía a las preguntas que Antonio Morales hacía ¡en enero de 2007! A la Fiscalía de Las Palmas le preocupa más que un pensionista maneje correctamente su coche sin carné de conducir, que un consejero de Hacienda reconozca un intento de soborno a todo un gobierno o que una funcionaria del Servicio Canario de Salud declare en una televisión pública que la intentaron sobornar. Como podemos comprobar, también en la justicia canaria faltan muchas luces. Y acabo aquí, si quiere usted saber más vaya a la librería y compre el libro. No le digo que acuda a una biblioteca pública, porque al Gobierno canario también le faltan luces y acaba de perder más de 700.000 euros que daba el Ministerio de Cultura para comprar libros para las bibliotecas canarias, así que habrá que esperar algunos años para encontrar títulos nuevos en ellas.

Otros artículos en el Blog Somos Nadie

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha