eldiario.es

Menú

Té y pólvora

- PUBLICIDAD -

Uno de cada cuatro adultos estadounidenses posee al menos un arma. Nueve mil quinientas personas mueren al año a causa de disparos. Se regalan armas al abrir cuentas en bancos. Todos recordamos al ya fallecido actor Charlton Heston en un acto de la asociación nacional del rifle que él mismo presidía con una de sus armas en alto.

La representante del Tea party, la conservadora Sara Palin, ha mostrado siempre en público su pasión por la armas. Es miembro de la influyente Asociación Nacional del Rifle. Según sus propias palabras, cuando sale a cazar siente una gran sensación de éxito.

Palin, conocida por ser muy poco delicada en su forma de hacer política, ha sido una vociferante opositora a la legislación sobre la salud promulgada por el presidente Barack Obama.

Su campaña publicitaria muestra un mapa del país con lo que aparenta ser una mira de escopeta sobre cada estado en el que algún congresista haya votado a favor de la ley, incluyendo el estado de Arizona de donde es Gabrielle Giffords. La congresista demócrata que fue tiroteada el sábado junto a más de una docena de personas.

Jared Loughner, cogió un arma, se acercó a poco más de un metro de la congresista demócrata mientras se encontraba en un acto con votantes y comenzó a pegar a tiros como si se encontrara en el lejano oeste. No se trata de un hecho aislado en el país amante de las armas. Lamentablemente, Loughner no ha sido el primero y no será el último vaquero que queda en EEUU.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha